martes, marzo 20, 2007

Todos contra el canon

Queda poco, aunque ahora parece que se va a retrasar algo más de lo previsto, para que el Gobierno fije qué aparatos y qué cantidades estarán dentro de la "remuneración compensatoria por copia privada", o lo que es lo mismo, el nuevo canon digital que se va a aplicar, dicen, como medida contra la piratería y como conpensación por las pérdidas que sufren los autores por las copias. Estoy abiertamente en contra de este nuevo canon. Y lo estoy, en primer lugar, porque supone condenar a justos por pecadores. Que hay piratería lo sabemos todos, pero que CDs, DVDs, escáners, fotocopiadoras, memorias portátiles y discos duros externos se utilizan para muchas más cosas que para piratear debería estar fuera de toda duda. ¿Por qué hay que pagar por adelantado por la posibilidad de que se utilice un soporte o un aparato para piratear si al final no se hace? Y aún más importante, ¿por qué tengo que pagar un canon por ejercer mi derecho legal a hacer una copia privada?
-
No es que España vaya a ser un país pionero en la implantación de un canon, ya que son 20 los países que lo aplican, pero Gran Bretaña, Irlanda, Luxeumburgo, Chipre y Malta no tiene en su ordenamiento legal esta medida sancionadora para los consumidores. Luego existe vida para los autores (y por ejemplo en países con gran industria en este campo como Gran Bretaña). Por un CD se paga entre 0,07 euros (en Alemania) y 0,35 (Francia). Por un DVD, entre 0,14 euros (Portugal) y 1,34 (Dinamarca). Son catorce los países que cobran canon por un reproductor MP3 y 12 los que graban los discos duros y las grabadoras de DVD. España es ahora mismo, antes de la aplicación del nuevo canon, el cuarto país europeo que más dinero recauda por estas partidas, casi 60 millones de euros.
-
Creo que España debería tener una especial sensibilidad en este terreno. Creo que a nadie se le escapa que nuestro país está bastante atrasado en el uso de las nuevas tecnologías con respecto a otros países de nuestro entorno. Las comunicaciones no tienen ni la calidad ni los precios de otros territorios. Muchas veces se ha hablado del necesario impulso al uso de Internet, y el Gobierno suele impulsar campañas de vez en cuando con este fin. Pero si no hacemos más que dificultar y gravar todavía más su uso, ¿cómo vamos a universalizar el uso del ordenador y de la Red?
-
El tema de la piratería es espinoso, sí, pero los consumidores llevamos mucho tiempo aportando la idea definitiva para mitigar en parte sus efectos (acabar con la piratería supongo que es imposible): una reducción de precios. Es imposible pagar 20 euros por un disco recién salido al mercado o 24 euros por un DVD de la película de éxito de turno. La experiencia que se ha hecho con los cines en la Comunidad de Madrid (entradas a un euro los martes para los mayores de 65 años, con un espectacular aumento del número de espectadores) demuestra que si la cultura fuera más accesible económicamente, la gente no tiene motivos para recurrir al mercado del pirateo. Además, tengo la sensación de que muchos autores han encontrado en este asunto una excusa para exprimir la gallina de los huevos de oro sin ofrecer novedades a los consumidores. Y eos me da rabia.
-
La plataforma Todos contra el Canon (http://www.todoscontraelcanon.es/index2.php?body=suscribe_firmas) ha entregado más de un millón de firmas contra esta "compensación" al nuevo ministro de Industria, Joan Clos. Cionsideran que el canon es "pan para unos pocos", esos vividores de los que hablo, "y hambre para todos", sobre todo para los consumidores, "en pocos años tal como ha sucedido con el mercado de los CD y DVD, que antes generaban impuestos y negocio y hoy sólo generan mercado negro y venta ilegal". Y antes de que nadie piense que todos los artistas están todos a favor del canon, hay que citar a Plácido Domingo, quien ha asegurado que si el Gobierno no atendiera a estas firmas, habría que seguir luchando por los derechos de los consumidores.
-
Son las asociaciones de autores las que creen que no se debe fijar un límite a este canon y seguir exprimiendo al consumidor muy por encima de los costes del producto cultural, porque, argumentan, el daño que se les hace va en aumento. La industria de la electrónica piden que el canon no supere el 5 por ciento del precio de los productos, porque, de lo contrario, se produciría una enorme distorsión en el mercado (hablando claro, una espectacular subida de precios de todos los aparatos). Hay estudios como el de la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (AETIC), que hablan incluso de que los consumidores españoles tendremos que pagar unos "2.000 millones anuales de ultra-canon".
-
La Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones (Asimelec) ha publicado un informe que, según explica este colectivo, demuestra que las reivindicaciones de los autores son desproporcionadas, atendiendo a los hábitos de los españoles. Según sus datos, sólo el 20 por ciento de los CDs vírgenes vendidos en España se utilizan para copiar música y el 99 por ciento de las memorias fotográficas se destina a imágenes propias. Ahora, y a pesar de que desde 2003 ya se paga un canon que asciende al 60 por ciento del precio de CDs y DVDs, se van a grabar todos los aparatos de copia y reproducción. Para mí, es insensato y desproporcionado. La solución la tiene que dar el Gobierno antes del día 27 de este mes. Veremos que ocurre.