lunes, marzo 12, 2007

De manifestaciones y ecos

No quería escribir sobre la manifestación del pasado sábado, pero al final he claudicado y me pongo a ello. La culpa la ha tenido uno de mis adorados periodistas (¿periodistas...? Ja, qué más quisiera...), Julio Somoano. Ver su informativo en Telemadrid (casa en la que me consta que hay grandes profesionales pese a todo) se ha convertido en mi momento masoquista del día. Hoy, además de decir que Al Qaeda "amenaza al Gobierno de Zapatero" (digo yo que amenazará a España, pero en fin...), nos ha dado muchas más perlas sobre la manifestación del PP. Entre otras cosas, me ha hecho mucha gracia la propaganda que ha hecho a la cadena que le paga. Según ha explicado, más de 1.300.000 madrileños vieron la retransmisión que Telemadrid hizo del evento, según ha explicado una de cada cuatro personas que en ese momento veían la televisión. Ya me parece complicado entonces que fueran a la manifestación los más de dos millones de personas que fueron según su jefa, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre... A mí las cuentas no me salen, pero es que nunca me han salido cuando la manifestación la ha organizado la derecha.

Ha dicho hoy el presidente del PP, Mariano Rajoy, que la manifestación fue "serena, tranquila, pacífica y hermosa", "uno de los días más bonitos" de su vida política y "un ejercicio de libertad" que "unió a la mayoría por encima de los partidos políticos". Sí, claro. Serena y pacífica porque sólo fueron los de un lado, porque nadie se asombró de pancartas y carteles como los de estas fotos, en los que se pueden leer cosas como "11-M golpe de Estado", "Esto es España y al que no le guste que se vaya" o "También estoy a dieta. ¿Puedo matar gratis?" (qué fácil es tergiversar; De Juana Chaos, insisto, no está cumpliendo ya condena por sus asesinatos, sino por un delito de amenazas por el que se le procesó con el PSOE ya en el Gobierno y para evitar que saliera a la calle). Eso es pacifismo y lo demás son tonterías, sí señor...
-
Y en cuanto a la unión de la mayoría por encima de los partidos, tiene gracia que lo diga precisamente el presidente de un partido político que es, oh casualidad, el que ha convocado la manifestación. ¿Hubo banderas del PSOE en la manifestación? Porque no se me ocurre mejor manera de reivindicar la presencia de un socialista allí. Hombre, me acuerdo de la última vez que un socialista intentó acudir a una manifestación de víctimas del terrorismo. Fue José Bono. Como poco, salió entre insultos. ¿Qué hubiera pasado si a mí se me ocurre salir el sábado pasado a la calle con una bandera del PSOE? ¿O con una pancarta en defensa del Gobierno o de Zapatero, aunque sea crítico con él por lo de De Juana Chaos? Seguro que habría habido incidentes, ¿verdad?

No podía faltar en esta convocatoria el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Francisco José Alcaraz, que aprovechó para pedir al Gobierno que vuelva al Pacto Antiterrorista. Señor Alcaraz, no me cansaré de recordarle que ese Pacto señala de forma muy clara que la política antiterrorista la dicta el Gobierno. Y aunque le pese, el Gobierno está ahora en manos del PSOE. Otra asidua en estas citas es la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que justificó la manifestación en su orgullo de ser española. Me parece genial. Yo también soy español, pero ¿qué pasa si no estoy orgulloso de serlo? ¿Qué pasa si para mí ser español es otra cosa distinta de lo que es para usted? Parece que estar orgulloso de ser español se está convirtiendo en una obligación y no en un derecho, y por ahí no paso. Por muy español que me pueda sentir.
-
Pero, en todo caso, mi enhorabuena al PP. Ya ha asumido que la ultraderecha se manifesta con ellos y por eso Nuevas Generaciones, las juventudes de los populares, anunciaron que cambiarían las banderas franquistas por lazos azules. Alguna banderita hubo, para qué engañarse... Mi enhorabuena también por mostrarse ahora convencido de que el Gobierno tiene que hacer caso a los ciudadanos que salen a la calle. Le podía haber dicho lo mismo al presidente de aquel Gobierno en el que él era el vicepresidente, un tal José María Aznar, sobre las armas de destrucción masiva y la guerra de Irak, o su querido compañero de partido y paisano, Manuel Fraga, sobre el Prestige. Qué cara hay que tener para pedir que se escuche a los ciudadanos sólo cuando opinan lo mismo que uno. Qué mediocridad de políticos. Pero, claro, qué se puede esperar de alguien que no puede conseguir ni un solo acuerdo con partido alguno en el Parlamento.
-
Por lo que no puedo dar la enhorabuena al PP es por la continua perversión de símbolos. Ya no se conforman con la bandera española, ni con el himno nacional, ni con el lazo azul... Ahora se apropian de una de las canciones emblemáticas de la lucha contra la dictadura. Qué pena que algunos ya no podamos cantar aquello de "libertad, libertad, sin ira, libertad" sin pensar en esta manifestación partidista, falsa y absurda. Ya van ocho manifestaciones (y lo dicen ellos mismos, asumiendo que las de la AVT eran suyas; han tardado, pero lo han reconocido aunque al principio lo negaran...) y seguro que nos quedan algunas más antes de que termine la legislatura. El sábado tenemos otra en Pamplona, a la que también irá Rajoy, porque dicen que Navarra está en peligro y que el presidente del Gobierno tiene que decir todos los días que Navarra no está en venta. ¿No se cansarán de hacer el ridículo...?

7 comentarios:

Sprocket dijo...

¡Pues menos mal que no querías hablar del tema! Una vez más te has despachado a gusto. Y no te falta razón. Usando la misma frase de la que se apropió en su momento ese modelo de moderación, faro de intelectualidad y lider mesiánico de nuestra oposición, sólo puedo repetir:
¡Vaya tropa!.
Aprovechando la oportunidad quisiera dejar por escrito algo que llevo repitiéndome ya algún tiempo. El 11-M de hace tres años se rompieron algo más que un buen puñado de vidas. Se rompió algo que ha llegado a afectarnos a todos y cada uno de nosotros. Se rompió el contacto con la realidad de los principales dirigentes de la derecha española. Supongo que el trauma fue demasiado grande para ellos, ni siquiera imaginaban que pudiese suceder algo así. Y si a eso le añadimos que tres días después pierden su “derecho divino” a gobernar, ya fue demasiado.
Desde entonces viven en un mundo paralelo, una realidad alternativa a la nuestra en las que son diferentes hasta las leyes de la física (Caben 2 millones de personas en unas cuantas calles del centro de Madrid) y las de la lógica (Todos los partidos lo hacen mal porque no hacen lo que yo propongo), donde la Historia se construye a partir de los datos que se desean usar y no a partir de los hechos ocurridos, y la paranoia es la forma correcta de pensar (todos conspiran contra mi).
No creo que la solución sea el “no hacerles caso, ya se cansarán”, mejor será estar atentos y contestar a todas sus paranoias con hechos lógicos y pruebas contundentes, demostrándoles hasta la saciedad su equivocación, y sobre todo ejerciendo nuestro derecho a elegir y votar relegándolos a las cloacas de las nunca más deberían salir.

Margot dijo...

Te felicito Juan por esta mágnifica forma de explicar parte de lo que ha ocurrido durante los últimos días.

Voy a añadir sólo una cosa. Me da una profunda pena que estos señores del PP hayan conseguido dejar sin la relevancia que le corresponde al acto conmemorativo del terrible atentado del 11 M. Estas víctimas no les interesan por una simple razón. Estas víctimas para ellos no son tales, son las culpables de que ellos hayan salido del poder.

Øttinger dijo...

margot es verdad, es una pena que las víctimas también se rapartan por partidos. Esta para mi, esta para ti...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pues de verdad que no quería, Sprocket, esta vez hubiera preferido pasar del asunto, pero, como ya he dicho, lo de Telemadrid raya la paranoia... Coincido plenamente con tu análisis y con la necesidad de recuperar los hechos en nuestro argumentario para desmentir tanta mentira.
Margot, Ottinger, qué razón tenéis. Qué lástima que las víctimas tengan que tener también partido por decreto... Las personas que manipulan a este colectivo acabarán consiguiendo que mucha gente no haga ni caso de lo que dicen.

Anónimo dijo...

http://www.libertaddigital.com/opiniones/opi_desa_36356.html

Reverendo Pohr dijo...

El PP y sus "chicos" tienen todo el derecho a manifestarse. Pero eso no significa que tengan razón ni que sean mejores gestores políticos ni que sean la última esperanza de los iberos auténticos de la península. Parece que los gritos asustan, pero ya se sabe que "perro ladrador, poco mordedor". Y se requiere mucha paciencia para permanecer aguantando el innecesario ruido.

Protestan porque el "Estado ha cedido al chantaje".Y tienen razón: cuando ellos gobernaban también cedieron (y mucho), así que no es cosa de partidos.Saben bien lo que dicen: la experiencia se lo dicta; Reclaman conocer la verdad del 11-M. Si la verdad que piden es que se reconozca que la policia (sin especificar cuerpos), cuya dirección a nivel municipal, autonómico y nacional estaba en manos de administraciones en manos del PP, incluida la de los GEOS de Leganes, está implicada en un conspiración para liberar de culpa a ETA, pues bueno. No sé si será verdad, pero cuanto menos es ingenioso que una parte de la policia nacional, por muy pequeña que sea, simpatice con una banda terrorista; Parece inverosimil, pero también lo es que victimas de terrorismo desfilen junto a los políticos que firmaron la excarcelación de sus verdugos;

Cuando esa chica tan guapa se muestra con su bufanda "ESTO ES ESPAÑA", ¿a qué o a quién se refiere? Para esos esloganes mejor que contraten a alguien de OT. Seguro que hay mucha más población identificada.

La gestión del PP es indefendible en algunos temas. Así que se defiende atacando al PSOE. La cuestión no es ser malos sinó demostrar que los otros lo son más. Así me gusta, que seamos un país constructivo!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Amigo anónimo, no he conseguido abrir el enlace que me pones, así que te pido que nos aclares qué queríamos que viéramos. Dada la fuente, asumo que es una opinión que no está en la misma línea que las aquí vertidas, lo cual anima el debate.
Muy poco constructivo, amigo Reverendo, muy poco... Y eso es lo verdaderamente peligroso... No el hecho de que se manifiesten, que por supuesto que tienen derecho a hacerlo y yo lo defenderé siempre, por muy poco de acuerdo que esté con quien se manifiesta.