domingo, marzo 18, 2007

Energúmenos contra la prensa


"Ayer, dos compañeros de la prensa de Cádiz (un cámara de Canal Sur y el fotógrafo Miguel Gómez, de La Voz) fueron agredidos en la puerta de los juzgados de San José, en Cádiz. Uno de los detenidos acusados de quemar decenas de vehículos y asaltar una tienda de informática salió del coche y se lió a patadas con los periodistas. Pero no estaba sólo. Le acompañaban decenas de amigos que sujetaron a Miguel por la espalda, le zarandearon, golpearon y amenazaron con matarlo a navajazos si el periódico publicaba una sola fotografía de ellos (la imagen fue la portada de La Voz).En solidaridad con los compañeros, y en repulsa de las amenazas este blog publica bien clara la imagen del agresor en plena acción y os invita a que hagáis lo mismo. Es necesario que circule para que no se ceda a los chantajes de matones de esta calaña. ¡Pásalo!
-
Foto de Miguel Gómez, uno de los fotógrafos agredidos".
-
Leo esta historia en Lo que se tercie (El blog de Betialai) y por supuesto que me apunto a difundirla. Los energúmenos tienen cara, nombres y apellidos. De este sólo tenemos la cara y tiene que quedar bien a la vista de todo el mundo. Las agresiones a la prensa se están convirtiendo en algo habitual, no ya en casos como éste, sino en las manifestaciones del signo que sean y protesten por lo que protesten y hay que ponerles freno en lugar de encontrar razones en el comportamiento de los energúmenos.
-
Publico además esta fotografía como denuncia de la estupidez que ronda a la juventud de nuestro país (supongo que a la de todos, no creo que España sea tan especial...), y que vi de cerca el viernes. Estaba tomando algo con un amigo cuando entraron en el bar cuatro niñatos que no llegarían ni a la mayoría de edad, dos chicos y dos chicas. Una de las individuas se encendió tranquilamente un porro y se cachondeó de la camarera que había acudido a pedirle que lo apagara o que se fueran (además de ser china y no hablar bien el castellano estaba sola atendiendo el bar). Por supuesto no apagó el porro y tampoco se marcharon del bar, en el que seguían por lo menos un cuarto de hora después de que nosotros nos fuéramos. Imagino que se quedaría muy feliz con su actitud chulesca. Algún día la vida les pegará una bofetada de realidad a todos estos niñatos que se creen los reyes del mundo. Se la merecen, desde luego. Una cosa es ser joven y otra muy distinta es ser imbécil.

5 comentarios:

Reverendo Pohr dijo...

Creo que debes conocer este famoso video (http://www.youtube.com/watch?v=vcuHxKDX-GU)

Es desagrable toparse con gente mal educada. No osbtante, se recoge lo que se siembra, no aquel que no conoce el respeto, tampoco será respetado. Aunque tampoco creo que la solución sea liarse a guantazos.

Juan Rodríguez Millán dijo...

A casos como el del vídeo me refería, sí, muy interesante la aportación, Reverendo Pohr... Cuando pides educación, encima la toman contigo. Qué triste es ver a los jóvenes comportarse así...
Y no, la solución nunca puede ser liarse a guantazos. Así nos convertiríamos en lo mismo que son ellos. Por ahí sí que no paso.

Ana dijo...

Desde luego ver imágenes como ésta muestran la falta de respeto que tienen muchos hacia los periodistas. Es algo que me parece lamentable,además que esta profesión junto con la de militar es el trabajo menos valorado en nuestro país (y eso que tienes que estudiar 5 años de carrera).
En cuanto a lo de la juventud de hoy te doy toda la razón, y eso que yo estoy dentro de ella con 18 años. Yo también veo a muchos niñatos que van de guays por la vida, que no estudian y solo se dedican a fumar porros, emborracharse e ir buscando pelea. Esos sí que se merecen un buen collejón...

Un saludo

http://anajeronimo88.blogspot.com

C.C.Buxter dijo...

Hablar de la falta de educación de los jóvenes es un síntoma de que uno empieza a envejecer... pero hay que aceptarlo. Claro que yo no circunscribiría la mala educación sólo a los jóvenes, sino a la sociedad en general. Arturo Pérez-Reverte, uno de mis oráculos morales, lo explica muy bien:

http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentescorso/pc_14ene07

Hace unas semanas pasé por un caso similar. Iba en el metro, sobre las 15:30 h, y se montaron en el vagón una decena de niños que no creo que tuviesen más de 13 años. En tan solo cinco paradas, uno de ellos se fumó dos porros. El resto, chillando y molestando, acabaron pegándose entre sí.

Lo curioso es que uno de ellos, al verme que estaba con folios (porque iba a casa de mi preparador de las oposiciones), me preguntó si todavía estudiaba. Le dije que sí, y él, tan tranquilo, me contestó: "Yo de mayor a lo que me quiero dedicar es a robar motos, porque trabajas cuando quieres y nadie te dice nada". No le dije que yo estudiaba para ser juez y que me quedaba con su cara para el futuro (je,je), pero pensé que ojalá simplemente acabe robando motos y no vaya más allá...

Roi Piñeiro dijo...

La verdad es que llevo media hora calentándome la cabeza para ver que salida de tono se me ocurre contra toda esta gentuza que me encantaría ver sufrir segundo tras segundo mientras se desangran...
Pero una vez más he decidido tirar por la vía del humor para relajar un poco la tensión que provocan estos pequeños hijos de puta...

http://www.youtube.com/watch?v=A7S2MsVwoQk&mode=related&search=

Una versión alternativa que me ha sacado alguna que otra carcajada. Saludos para todos, y que lo disfrutéis.