lunes, marzo 10, 2008

"Talante 2 - Mentira y Crispación 0"

"Talante 2 - Mentira y Crispación 0". Eso es lo que decía una de las pancartas que se pudo ver anoche en Ferraz, en la celebración del PSOE. Me gusta el simil, pero me gusta mucho más el resultado, contundente a favor de aquellos a quienes voté hace cuatro años y a quienes voté este domingo. Aquellos que se han ganado mi confianza con tanta fuerza como la han perdido los de enfrente. Y es que desde el principio he tenido claro que ése era el partido. Por un lado talante, por otro lado mentira y crispación. Por un lado, el PSOE, con todos sus errores de marcaje y de estrategia que se quieran, pero que practica el juego limpio y de toque. Por otro lado, el PP, un equipo marrullero y resultadista, que piensa más en un juego defensivo que ofensivo y que, a pesar de la enorme fidelidad de su hinchada, pasa por uno de sus peores momentos. El resultado, 2-0. Claro y contundente. Pero el juego abre muchas incógnitas. Y las abre en los dos equipos.
-
El PSOE de Zapatero ha triunfado en el marcador y, al final, es lo que todo el mundo recuerda. Puedes jugar todo lo bien que quieras, que si no ganas la gente lo olvidará. Dos partidos para Zapatero, dos victorias, en ambas con Rajoy como rival, que cosecha sus dos derrotas. Zapatero ha triunfado en el respaldo electoral, que ha subido desde hace cuatro años, tanto en votos como en escaños. Pero su victoria no ha parecido tan rotunda como señalan estas cifras. No hay más que ver que la presencia de los ministros como cabezas de lista en provincias que no eran las suyas no han servido para mucho. Los jugadores titulares de este equipo no cuentan con el reconocimiento de los aficionados. Tocan muy bien el balón, sí, elaboran muy bien la estrategia, pero les falta la pasión que deja huella en la grada.
-
El PP ha perdido. No lo reconocen, como tampoco lo hicieron hace cuatro años, pero han perdido. Encararon la temporada con el título como único objetivo. El juego no les importa, ni tampoco engañar al árbitro o desesperar a la grada rival con sus trucos para arañar tiempo. Tenían el apoyo incondicional de los suyos para ganar de cualquier manera y han hecho uso de ese aval hasta el último minuto del partido. Han logrado más apoyo que hace cuatro años. Pero han perdido. Si un resultadista no consigue resultados, lo suyo es replantearse la estrategia. ¿Lo hará? Para eso habría que cesar al entrenador... y a la junta directiva, claro, que para eso ellos son los que toman decisiones.
-
El símil futbolístico sería perfecto si este fuera un sistema bipartidista. Pero hoy, al menos hoy, no lo es. Claro que los dos grandes partidos han arrasado y arrinconado a los partidos minoritarios en el Congreso (cada resultado tiene un análisis diferente, en todo caso), pero no lo es. Y por eso hay muchos más datos que debieran interesar de la victoria socialista y la derrota popular. La mayoría de las reflexiones me surgen del bando del PP. Ese partido necesita una renovación ya. Rajoy no puede ser el candidato que se exponga a perder tres elecciones. Pero con él tendrían que irse Acebes, Zaplana, Astarloa, García-Escudero, Pujalte y algunos otros más. Y si la solución pasa por Esperanza Aguirre (según ella misma y dicho antes de la derrota electoral, muchos en el PP la veían como "la lideresa" del partido) entonces nada habrá cambiado. Gane o pierda.
-
Y es que la principal reflexión que me dejan estas elecciones es precisamene esa. Que el resultado electoral no ha sido el que, desde mi humilde punto de vista, se merecía el PP. Cuatro años de crispación, de insidias, de tergiversación, de ataques desmedidos, de frases malsonantes. Una política muy dura, muy desleal en materias esenciales para el Estado que no ha tenido un castigo en las urnas. El PP ha logrado en estas elecciones cinco escaños y medio millón de votos más. Esa es su victoria. Pírrica, pero victoria al fin y al cabo. Los populares han sacado lo peor que llevaban dentro estos cuatro años y han conseguido más respaldo social. Y eso es, precisamente, lo que les puede llevar a continuar con su estrategia, nefasta para España pero, al parecer, positiva para el PP.
-
La noche electoral me dejó detalles que no me gustaron en el bando popular. No me gustó que Rajoy tardara tanto en aparecer, rompiendo la costumbre de que sea el candidato ganador el último en salir ante sus fieles. No me gustó que el candidato popular no reconociera la victoria de Zapatero (sólo dijo que le llamó para desearle "suerte por el bien de España). No me gustó el olvido de la última víctima de ETA en los discursos públicos de los dirigentes del PP. No me gustó que los populares que se concentraron en la calle Génova gritaran cosas como "A por ellos" (¿a por quiénes? ¿por qué?) o "Zapatero, embustero". ¡Si hasta pidieron la dimisión de Zapatero, que todavía no ha tomado posesión del cargo! Me pareció muy dramático que ese sea el talente con el que encajan una derrota, otra derrota más, y eso me hace pensar que nada va a cambiar en los próximos cuatro años. Ojalá me equivoque, pero veo más crispación social en el horizonte.
-
Pese a todo, estoy contento. Lo estoy porque la estrategia del PP no les ha devuelto a La Moncloa. Lo estoy porque Zapatero ha ganado las elecciones con bastante claridad, superando todo lo que le han echado los populares en estos cuatro años. Decían que era el peor presidente de la democracia, el hombre que rompía España, negociaba con terroristas, cedía a los independentistas, entregaba Navarra, nos llevaba a la ruina económica, no tenía ni idea de nada y cerraba peligrosas alianzas internacionales. A todo eso ha sobrevivido Zapatero y ha conseguido muchos más apoyos que hace cuatro años. No es poco con los tiempos que corren. Y, además, tiene mayor margen de gobierno y menor nivel de dependencia en las fuerzas minoritarias, pero sin llegar a la temida mayoría absoluta que, visto el panorama, ahora mismo no quisiera para ningún partido (aunque veo a este PSOE con mayor capacidad para administrarla que a este PP).
-
Hay otro triunfo del PSOE (lo derrota del PP, según se mire) que se ha silenciado bastante: el Senado. Los populares siguen siendo la fuerza mayoritaria, pero de estar al borde de la mayoría absoluta han pasado a perder un escaño. El PSOE, por contra, ha conseguido ocho señadores más que hace cuatro años. Cuando las encuestas a pie de urna daban casi mayoría absoluta en el Congreso a los socialistas, desde la sede del PP se agarraban, entre otras cosas, a su presencia en el Senado. La victoria aquí también es bastante pírrica para los populares. El golpe, muy duro, es en todo caso para PNV (que pasa de seis a dos senadores) y Coalición Canaria (pierde toda representación en el Senado, además de un diputado en el Congreso).
-
¿Y qué pasa con los minoritarios en este escenario bipartidista...? Pues que los únicos que salen airosos son CiU y PNV. Los primeros parecen identificarse ya por completo con el nacionalismo catalán. Los segundos tendrán más problemas en el futuro. Sí, son el partido nacionalista vasco por excelencia (EA desaparece del Congreso), pero en estas elecciones han conseguido menos respaldo que los socialistas. Ese dato es esencial, importantísimo e histórico. El PSE ha sido el partido más votado en las tres provincias vascas. ¿Se avecina un cambio de ciclo en Euskadi, uno que tendrá cabida en los libros de historia? Para valorarlo en su justa medida, hay que apuntar que en Euskadi hubo una abstención del 25 por ciento (diez puntos por encima de la media total) y un voto nulo casi del ocho por ciento (siete puntos por encima del total). ¿Voto a las listas ilegalizadas o miedo a votar? Qué difícil de decir con la compleja situación vasca que vivimos...
-
Las elecciones, además del PP, dejan dos claros perdedores: IU y ERC. IU es víctima del bipartidismo, sí, pero también de una Ley Electoral injusta. Con casi un uno por ciento más de voto que CiU tendrá nada menos que nueve diputados menos. Pero también hay que recordar que con esta injusta Ley Electoral IU ha tenido resultados muchísimo mejores. Gaspar Llamazares lo sabe y por eso arroja la toalla. IU no ha sabido mantener su sitio y el voto útil está devorando a la formación de izquierdas. Hace no mucho pensé y dije que le quedaban tres elecciones antes de desaparecer del Congreso. A lo mejor ya sólo les queda otra, a tenor del descenso...
-
Esquerra ha perdido muchísimo apoyo. Demasiado. Las pasadas elecciones no mostraban la realidad del independentismo republicano catalán y ahora se ha demostrado. O eso, o a sus votantes de entonces no les ha gustado su gestión de la reforma del Estatuto y de su actuación en Madrid para con el Gobierno de Zapatero, que de todo habrá. ¿Aprenderán de esta lección o querrán seguir condicionando la política española como si los intereses de ERC fueran los únicos a tener en cuenta a la hora de gobernar y legislar? Me da que no van a aprender, pero al menos su fuerza ahora es menor.
-
Además del PSOE, sólo hay otro partido que se pueda considerar ganador de estas elecciones: UPD. La formación de Rosa Díez ha conseguido un escaño, para ella, y también se ha visto perjudicada por la Ley Electoral. No me cae bien Rosa Díez, no me cae bien alguno de los que iba en su lista (Mikel Buesa, por ejemplo), pero hay que reconocer que han tenido bastante mérito. Sin medios, sin apoyo de los bancos (¿por qué será que al poder sólo le gusta el poder...?), han conseguido meterse en el Congreso de los Diputados. Creo que Rosa Díez se ha equivocado en muchas cosas en sus últimos tiempos en el PSOE. Veremos qué hace en el Congreso bajo otras siglas.
-
Pero quedan cuatro años de legislatura todavía, mucho tiempo y muchas cosas por pasar...

7 comentarios:

Silvia dijo...

jajajajaja, no había visto la viñeta, que buenaaa.

Hoy toca celebrar, aunque hubo momentos de susto ayer....

Bss.

Margot dijo...

Yo tampoco había visto la viñeta, es genial.

Que análisis tan bueno. Que fácil y entendible lo haces todo. Podían aprender un poquito todos los tertulianos y periodistas que les moderan.

Bueno que ¡VIva ZP!

Isabel dijo...

Buenísima la viñeta del txikitxiki.

Sabes? tenía muchas ganas de meterme hoy en tu blog y leerte. Como esperaba me ha encantado tu análisis y tu escrito.

Un abrazo
Isa.

JoJosho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Rodríguez Millán dijo...

Que nadie se asuste, que no he borrado ninguna opinión... Sólo era ese spam que tanto se prodiga últimamente por la blogsfera...

Gracias a todos por los elogios, me encanta que os paséis por aquí y que me leáis con interés, de verdad.

Y en cuando a Forges... Qué puedo decir de él que no haya dicho a estas alturas. Sigo creyendo que es el mejor analista social que hay en este país. Y no le hacen falta grandes y huecas palabras para demostrarlo día tras día.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con lo expresado en tu blog Juan. Ahora toca esperar a ver que pasa y que tome el mando......

La niña de Rajoy:

http://blogs.publico.es/manel/369/%c2%bfy-ahora/

maty dijo...

Muy buena crónica!!!

Diez millones de españoles les han votado?? Tienes razón, no se merecían tanto...Lo que me fastidia es que nunca reconozcan la derrota, han perdido y punto!!
Y la incertidumbre se desveló hoy, Rajoy se queda... Yo casi que me alegro, porque me parece que para nada les beneficia.
Me ha dado penita Llamazares.
Lo que sí me gustaría ahora es que se quedara Rubalcaba, que ha dicho que se ve muy mayor...a ver...