sábado, marzo 29, 2008

I Love P2P

Encuentro esta foto en Internet y me veo obligado a declararme de acuerdo con el autor de la pintada. Adoro el sistema de intercambio de archivos en Internet. Y no me importa lo que diga la SGAE o un grupo de artistas ventajistas y aprovechados. Siempre pensaré que Internet y estas redes de intercambio son el mayor difusor mundial de cultura que jamás se ha creado. Gracias al famoso Emule, he tenido la oportunidad de leer cómics publicados en los años 30, de ver series inéditas en España, de escuchar discos que por su carácter minoritario jamás podría comprar en un gran almacén español y de acceder a documentales que nunca verán la luz comercialmente en este país.

Sigo creyendo que se equivoca quien ve en Internet un enemigo. Cuando bajo algo y me gusta, lo acabo comprando (si tengo la oportunidad; insisto en que hay mucho material cultural, de todo tipo, que no llega nunca a España, y eso también debiera tenerse en cuenta; ¿a quién le estoy robando al bajarme un episodio de una serie de Spider-Man de 1967 emitida por Fox Kids en Estados Unidos?). Debieran ser los propios artistas los que impulsaran el comercio en Internet a precios justos (¿de verdad alguien cree estos programas tendrían tanto éxito si un DVD no costara 24 euros o un CD 20?), pero prefieren llorar y acogerse al famoso canon. Hay que seguir viviendo de las rentas, claro. Y de los recopilatorios, y de ediciones lamentables de películas con más de 20 años de antigüedad, y de tantos otros fraudes al consumidor.

Leo que el famoso canon digital, según un cálculo realizado por CC OO, podría costarnos a los españoles en 2008 un mínimo de 225 millones de euros, cantidad que podría incluso cuadruplicarse en función de diferentes variables. Nunca entenderé ese cobro preventivo de un impuesto, asumiendo que todo el que usa sistemas de copia o grabación es, por defecto, un pirata peligroso. No entiendo por qué tengo que pagar un canon por utilizar un DVD para guardar mis fotos o por comprar un disco duro para almacenar mis documentos. No lo entiendo. Y no lo entiendo porque este asunto sólo ha preocupado cuando los artistas ven que pueden sacar dinero. ¿Alguien protestaba por las copias ilegales cuando todos nos hacíamos nuestros cassettes con canciones grabadas de la radio? No. Entonces no había mercado para sacar pasta.

Y entonces leo otra noticia ilusionante. El Juzgado de Instrucción número 1 de Madrid ha rechazado una demanda presentada por Lauren Films, Manga Films, Twentieth Century Fox, Walt Disney , AGEDI, EGEDA, y SGAE (la omnipresente SGAE) contra una web que ofrece información sobre la ubicación de los archivos que sus usuarios pueden descargar de redes de intercambio de ficheros. Y recuerda el juez que si no existe lucro, no hay responsabilidad penal. Sigamos difundiendo la cultura. El cine, el arte, la literatura, la música, el cómic y tantas otras disciplinas necesitan llegar a todos los rincones del mundo para mucho más que pagar las lujosas mansiones de algunos autodenominados artistas.

Por descontado que tienen derecho a ganar dinero por su trabajo, faltaría más, pero no a engañarnos como lo hacen. Me indigna escuchar a artistas que se sienten desangrados por el intercambio de archivos en Internet, cuando son gente que tiene un tren de vida elevadísimo (al que el consumidor de su obra, el currante de a pie, jamás podrá aspirar), que, al final, se preocupan de todo menos de su obra, de esa que dicen defender tanto con sus acciones. No concibo la existencia de un artista que, por encima de todo, no desee que su trabajo llegue a cuanta más gente mejor. Y los de hoy desprecian a la gente y sólo se preocupan de su cartera. Excepciones hay, claro. Las de los músicos que ofrecen su música en Internet, las de escritores que rechazan el pago de un canon por el uso de las bibliotecas. Con ellos me quedo.

Y, definitivamente, I Love P2P.

8 comentarios:

Noelia Jiménez dijo...

Sé que soy una paleta... pero... ¿esto tiene algo que ver con el emule?

Yo también estoy de acuerdo en compartir archivos. Por ejemplo: estoy harta de comprarme discos de los que termino oyendo una sola canción. Si antes los hubiera escuchado en internet, me ahorraría ese dinero y lo invertiría en un libro, por ejemplo. Y al revés: tengo algún que otro disco pirata, cuyo original me he decidido a comprar por su calidad.

barb michelen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Rodríguez Millán dijo...

De paleta nada, que hace un tiempo creo que yo hice exactamente la misma pregunta...

Sí, es lo mismo, el Emule es un programa de P2P. Para explicaciones ténicas, te dejo la dirección delo que cuenta wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Caracteristicas_p2p) sobre esto.

Y lo que dices reafirma mi opinión, que Internet es el mayor difusor de cultura y que no por bajar dejamos de comprar lo que nos gusta.

C.C.Buxter dijo...

En general estoy de acuerdo contigo; a mí lo que más gracia me hace, y creo que ya lo he dicho alguna vez, es que los "artistas", por lo general revolucionarios a más no poder, jaleadores de okupas, fustigadores del vil capital, promotores del consumo de sustancias psicotrópicas... al final salgan diciendo: "chavales, obedeced la ley, no seáis piratas: respetad el derecho de propiedad". ¡Ja!

La fotografía me ha recordado una conversación que cacé al vuelo hace unas semanas, concretamente mientras esperaba a que el semáforo se pusiese en verde. A mi lado estaba el dueño de un videoclub del barrio que debe llevar abierto más de dos décadas, y le contaba triste, aunque irónico, que "uno de nuestros últimos clientes" se había quejado de que subiese el precio de alquiler. "¿Y qué voy a hacer yo, si con el cánon los dvd son ahora más caros?", se preguntaba. Ya no sólo no le alquilan porque se bajan las canciones, sino que además, para él el remedio es peor que la enfermedad.

Estos pocos segundos de conversación me dejaron un sabor agridulce, porque eran una muestra de esos casos en los que el progreso tecnológico echa a patadas a sus competidores, ante la impotencia de alguien que sabe que su negocio es cosa ya del pasado...

Petrarca dijo...

Es un tema difícil porque es difícil tener en cuenta los derechos de los autores y los derechos del público y que ninguno de esos intereses salga perjudicado. Pero, de todos modos, yo me apunto a la vieja escuela liberal de Adam Smith: libertad y que la mano invisible del mercado haga su trabajo. Primero porque, por regla general, las intervenciones desde arriba sólo consiguen prolongar el problema (cuando no agravarlo). Y segundo porque la piratería perjudica a los artistas ricos... Pero favorece a los humildes, ya que se dan a conocer canciones, libros, películas y otras obras de bajo presupuesto que, de otra forma, nunca habrían salido del fondo más hondo de la estantería. Total: que menos "creadores" con mansión en Miami y más trabajadores sudándose los cuartos.

Lo del canon es algo distinto. La piratería tiene sus matices. El canon es un robo puro y duro.

Críptica dijo...

Estoy de acuerdo con Buxter y Petrarca.
Y sobre todo con tu frase:
"No concibo la existencia de un artista que, por encima de todo, no desee que su trabajo llegue a cuanta más gente mejor"

El tema es que internet a veces consigue que muchos sectores, también el mundo de la música, pierdan elitismo y dejen de ser privilegio de unos pocos, como tú dices, Juan, con un tren de vida elevadísimo. Además de que la cultura esté al alcance de muchos más, también les supone una democratización de acceso a estos sectores a veces demasiado gremiales. El que está dentro ya no es artesano sino que se ha vuelto comerciante. Sonará ortodoxo, pero la cultura deja de serlo cuando hay solamente dinero por medio.

Besos.

R. dijo...

Bueno veo que esta frase tiene gran acogida:"No concibo la existencia de un artista que, por encima de todo, no desee que su trabajo llegue a cuanta más gente mejor"

Y si es cierto que los autores quieren ser leídos, oídos o vistos. Pero, siempre existe un pero, los autores quieren normalmente vivir de lo que hacen. La gente tiende a decir eso de "si lo haces porque te gusta" pero que queremos que los autores lo hagan en sus ratos libres para entretenernos y que luego tengan que buscar trabajos para poder vivir. Creo que a lo menos que tienen derecho es a un salario digno.

El en tema de la música todo el mundo dice que tienen que dar directos y asi ganaran dinero (parece que el trabajo de composición, ensayo y grabación no tuviera valor alguno) y yo pregunto y en el mundo literario, porque no queda tanto como creemos para que los libros digitales esten plenamente implantados ¿Qué conciertos van a dar los escritores cuando les piraten los libros? porque si la cosa ya esta mal para vivir de la literatura con las ventas imaginemonos sin las ventas. Y que querran los lectores, que un escritor trabaje en un ministerio (en el mejor de los casos) y por la tarde le dedique otras ocho horas a la novela para que la disfrutemos gratis todos. Si, desde luego que se hará que el placer de la escritura es irrefrenable pero me parece indiscutiblemente egoísta por parte del lector/espectador/melomano/cinefago ya no solo exigir ese esfuerzo y no pagar por algo que se disfruta si no criticar y permitirse el decir cosas como "Ganan mucho dinero" "Que den conciertos""Que se levante a las 7 los artistas (muchos ya lo hacen)" "Total para las mierdas que hacen"

Dicho esto y una vez que he hecho de abogado del diablo tengo que decir que estoy de acuerdo con las P2P. Eso si siempre de manera moderada, me parece interesante poder conseguir material descatalogado. Escuchar música que de otra forma no compraríamos. Probar juegos o incluso ver alguna que otra película. Pero siempre he sostenido que tiene que ser una cosa "parcial". Que los discos que nos gusten una vez bajados tenemos que comparlos. Que al cine hay que ir al menos una vez a la semana. Y que si nos gusta mucho una película lo suyo es comprarla en DVD para disfutarla como es debido. Sobre Comic y libros, pues bueno la verdad es que he curioseado alguno que otro pero siempre que me ha gustado alguno lo he comprado para sentir el tacto del papel. Desgraciadamente y diga lo que diga la gente esta proporcion entre pirateria y legalidad no la cumple casi nadie y la gente tiende al abuso y eso es lo que está haciendo más daño al mercado.

Por que claro la alternativa que nos queda es la subvención total de las artes. Que el estado de subvenciones totales para la creación de obras y que estas sean luego distribuidas de manera gratuita. Pero me temo que los "usuarios" se quejarían y dirian que porque le tienen que dar dinero a esos vagos. Olvidandose una vez más que esos vagos muchas veces trabajan más que ellos por muchisimo menos dinero (lógicamente no hablo de las estrellas)

Espero haberme explicado y lamento haberme enrollado tanto. Un saludo

Anónimo dijo...

Pero que es el canon más que una subvención encubierta para determinados "artistas", con el agravante de que quien distribuye el dinero son entidades privadas.
Además, o no pagamos canon y las descargas son delito o si se paga ya deja de ser delito, pero no las dos cosas a la vez.

Edurne