miércoles, octubre 15, 2008

Cambio de ministros

La disparatada y divertida novela de Eduardo Mendoza El laberinto de las aceitunas deja en el aire una idea de lo más interesante: "Que nadie se llame a engaño: aunque ostento la cartera de Agricultura, me ocupo de los asuntos que competen a Interior. De la Agricultura se encarga el Ministro de la Marina. Un truquillo que hemos urdido para eludir responsabilidades", cuenta en la novela el presunto ministro de Agricultura. Y, claro, la imaginación se dispara, y más con esta política que tenemos, que tiene precisamente en eludir responsabilidades su principal objetivo...

Y si fuera así, ¿acaso nuestra maltrecha economía está en manos de Bibiana Aído (y así nos va...)? ¿Es Alfredo Pérez Rubalcaba el auténtico ministro de Igualdad y, teniendo en cuenta la ironía que gasta, el cerebro detrás del vocablo "miembras"? ¿Es en realidad Magdalena Álvarez la primera ministra que ha ocupado la cartera de Defensa y los sovacones del AVE eran en verdad trincheras para nuestras tropas en caso de ataque? ¿Acaso María Teresa de la Vega sólo tiene responsabilidad en Ciencia y Tecnología? ¿Es en realidad Miguel Sebastián el ministro de Cultura y por eso domina el arte de defender lo contrario de lo que en realidad está diciendo?

Eso en lo que respecta a este Gobierno, porque echar la vista atrás da también mucho juego... ¿Acaso era Celia Villalobos y no Ángel Acebes el encargado de Interior, y por eso se montó tal desaguisado en la investigación del terrorismo islamista? ¿Y si Trillo realmente era el titular de Agricultura (entre el "manda huevos" y aquel discurso sobre Perejil con algo de vinillo es lo más cercano que se me ha ocurrido...)? ¿Era Álvarez-Cascos el auténtico ministro de Defensa y por eso su defensa era expulsar al enemigo Prestige lo más lejos que pudiera? ¿Acaso Rodrigo Rato era el titular de Cultura y por eso no comprendía al resto de sus compañeros de gabinete? ¿Y Mariano Rajoy, ahora tan preocupado por el tema, no llevaría la cartera de Economía...? No, vale, eso último es imposible...

Mira que si Mendoza ha dado en el clavo y estamos engañados de esta forma... Que ya sabemos que la realidad tiene capacidad de sobra para superar a la ficción...

4 comentarios:

MoN dijo...

yo a todo eso no te digo que no e? igual detras de eso se esconde el secreto de porque nos va como nos va o de porque yo cada dia soy mas pobre.... :(

C.C.Buxter dijo...

Es esta una idea que también me pareció muy sugerente al leerla. No obstante, confieso que me siento más seguro pensando que es Rubalcaba el auténtico ministro del Interior...

Vanessa León dijo...

Muy divertida tu ocurrencia. Quien sabe.... Todo tiene cabida o como dice otro refrán: Piensa mal y acertarás.

Por cierto, estoy en el paro ¿a quien tengo que culpar?

Un beso

Juan Rodríguez Millán dijo...

Mon, quién sabe, quién sabe...

C.C.Buxter, yo también, la verdad. La idea es genial, me reí mucho al leerla...

Vanessa, qué difícil es dar con esa respuesta, ¿verdad...? Yo te diría que al empresario que ha decidido echarte, pero seguro que hay otros muchos a los que se puede culpar... Ánimo.