jueves, octubre 30, 2008

Amores bidimensionales

Noticia bomba (que descubro en castellano aquí y en su original en inglés aquí). Resulta que un japonés se quiere casar con un dibujo animado. Tal cual. Dice que no le atraen las personas de tres dimensiones y que prefiere a las de dos dimensiones. Concretamente, a esta chica nacida de la imaginación de guionistas y dibujantes:


La niña en cuestión se llama Mikuru Asahina y procede del manga La melancolía de Haruhi Suzumiya. Dicen sus biografías en Internet que tiene 18 años, que es la chica más mona del instituto, pese a todo es muy tímida y sus compañeros varones de estudios la consideran (y esto es literal) "una intocable flor en la montaña". Que no se me olvide decir que entre sus habilidades están la de hacer un te formidable y la de viajar en el tiempo (tiene un yo futuro que se deja ver de vez en cuando por la serie), y que por eso la reclutan para un grupo llamado SOS Brigade. Del japonés de carne y hueso que quiere casarse con ella no sabemos nada, sólo que ha colgado en Internet una campaña de recogida de firmas para que se legalice de alguna forma la unión en matrimonio entre un ser humano tridimensional y una persona (así se refiere a ella, supongo que para que no se sienta ofendida y le dé calabazas) bidimensional. Imagino que, ya puestos, el género de los contrayentes no será problema. La cosa parece haber calado, porque hay ya mil personas que le han dado su apoyo y su firma a este japonés con el corazón partido.
-
Y, claro, me pongo a pensar en el universo de posibilidades que abriría algo así. Con tantos años que llevo leyendo cómics, hay muchas mujeres que me han llamado la atención en un momento u otro. Lástima que no se me ocurriera pedirles el teléfono según leía sus aventuras... Me acuerdo de Susan Storm, la Mujer Invisible de los 4 Fantásticos, pero resulta que por mucho que utilice su apellido de soltera está casada con Reed Richards, Míster Fantástico, uno de los cerebros más brillantes de la Tierra, y además tiene dos hijos... No, no, nada de comprometidas... Está Supergirl, claro: superpoderosa, responsable, rubia y con minifalda. Pero es que en realidad es una cría, una adolescente... No estaría visto bien, desde luego... ¿Wonder Woman? ¿Y cómo demonios se le dice un piropo a una diosa...? Nada, demasiado complejo... Mary Jane Watson tampoco me vale, porque eso de quitarle la novia a Spiderman me parecería una puñalada tremenda al personaje con más problemas del Universo Marvel. No sería justo desde luego... ¿Catwoman? No sé si me conviene una mujer fatal... Además, ahora que ha tenido una hija la veo muy liada y con poco tiempo libre como para conocernos...
-
Vaya, pues no acabo de ver claro eso de buscarme novia en universos de dos dimensiones... En cualquier caso, seguiré atento a las evoluciones de la petición de este desgraciado (sentimentalmente hablando) ciudadano japonés, no vaya a ser que me pueda ser útil en el futuro... Que si Zapatero revoluciona España con el matrimonio gay, lo que podría hacer un dirigente nipón si promete legalizar el matrimonio con un personaje de ficción...

5 comentarios:

Silvia dijo...

Yo de tí me quedaría con MJ, y Spiderman que se espabile, que a veces parece un alelado, jaja.

Bss.

Leyre dijo...

¡jajjaja! Podría ser no?¿ Yo si quieres te hago una a tu medida pero en 3D, para verla en condiciones. Apunta características que yo la voy modelando. Y cuando la acabe, me dices que quieres que te diga todas las mañanas.

;-)

antonella puntocom dijo...

Jajajaja! Si es que lo que no inventen los japoneses...
Me parece haber oído cosas similares pero con cónyuges gatos... o algo por el estilo.
EL mundo da muuchas vueltas.
Besos!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Silvia, pobre Spiderman, no seas cruel con él, je, je...

Leyre, yo creo que casi me va a gustar más la vida real, pero si cambio de opinión, te pido sin dudar ese modelo en 3D...

Antonella, ¿con gatos...? A ver si va a convenir que el mundo no dé tantas vueltas, que la gente parece que se marea y hace cosas raras...

PAblo dijo...

No haga caso a estos japoneses que como los galos de Asterix están locos y busquese una media naranja de carne y hueso que quizás no sea perfecta pero que probablemente le asegure más satisfacciones.

Impacientes Saludos.