lunes, junio 11, 2007

Y yo me pregunto...

¿...habrá entendido por fin Mariano Rajoy que el enemigo común es ETA y que los demócratas tienen que estar unidos frente a esta banda mafiosa que no deja de amenazarnos a todos?
-
¿...va a estar realmente dispuesto el presidente del PP a poner orden en sus filas y que sus lugartenientes (que antes lo fueron de Aznar, y eso es lo que asusta) sigan su afirmación de que "no es hora de reproches" al Gobierno?
-
¿...se habrá acabado por fin, de verdad y para siempre la vergonzosa, dañina y beneficiosa sólo para ETA política del PP de convocar manifestaciones, realizar ruedas de prensa monográficas y crispar las sesiones parlamentarias por cuestiones de la lucha antiterrorista?
-
¿...será verdad que vamos a dejar de hablar de lo que se debe o no debe hacer sobre ETA, que presidente del Gobierno y líder de la oposición han acordado actuar juntos por fin y no comentar lo que dice una banda terrorista o lo que está haciendo el aparato del Estado para deternerla?
-
¿...los medios de comunicación de la derecha apoyarán a Rajoy (si este intento de unidad es verídico, que todavía mantengo las dudas) o pedirán el regreso a la estrategia de acoso y derribo al Gobierno socialista?
-
¿... habrán aprendido de una vez la lección tanto Zapatero como Rajoy y recordarán que para dar una imagen de unidad es necesario salir a la rueda de prensa juntos, personalmente y en el mismo escenario, como en los primeros momentos de aquel Pacto Antiterrorista tan reivindicado en fechas pasadas por quien más lo incumplía?
-
¿...funcionará por fin y de verdad la cooperación antiterrorista con el Gobierno vasco (lo que implicaría actuaciones de verdad contra la kale borroka, por ejemplo) después de la reunión del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con la cúpula policial del Ejecutivo que preside Juan José Ibarretxe?
-
¿...será suficiente que sea Rubalcaba quien informe a todos los demás partidos o habría que intentar un foro común, siempre y cuando lo permita el PP, hasta ahora reacio a crearlo?

3 comentarios:

Sprocket dijo...

Mis respuestas:

NO. Porque para el Partido Patético ETA no es sino un arma arrojadiza contra el gobierno, un elemento útil y necesario para su pervivencia.

NO. Porque Mariano no es sino un títere al frente del partido. Podrá decir lo que quiera, pero las instrucciones las sigue dando Josemari.

NO. Porque la campaña para derribar al Gobierno no finalizará hasta la recuperación del poder, de modo que como mínimo seguirán así hasta las generales (y espero que después)

NO. Porque una vez roto el Pacto Antiterrorista, especialmente en su artículo primero que decía que el Gobierno era encargado de diseñar la política antiterrorista, TODOS parecen tener el derecho de decir cómo hay que hacer las cosas y lo mal que lo hacen los demás...

NO. Harán lo que diga Josemari (ver la respuesta a la segunda pregunta)

NO. Ninguno de los dos habla el lenguaje del otro. Ni estando en la misma habitación llegan a entenderse. Viven realidades distintas.

NO. Para el Gobierno Vasco la kale-borroka no deja de ser “una violencia de bajo nivel” asumible por que conjunto de la sociedad y que les permite desviar la atención de otras actuaciones gubernamentales.

NO. Al Partido Patético no le interesa acabar con la violencia, y sin diálogo ésta no cesará. Por lo cual siempre estará en contra de cualquier foro o mesa de partidos que pretenda acabar con ella.

Lamento ser tan negativo, pero así lo veo y así os lo cuento.

Pilix Forever dijo...

Todo indica que se irá enterando a medida que se acerquen las elecciones. O todo lo contrario. Según le indiquen los sondeos...

Margot dijo...

A todo no y por una razón bien simple. En el PP manda Aznar y Aznar no va a consentir que se hable de otra coas que no sea terrorismo etarra. Ya lo hizo con Felipe González. Fue entonces cuando empezo la ignomina de este partido en relación con la lacra de ETA.

Y mientras se habla de ETA, se pasa de puntillas por el juicio del 11-M. Eso es lo que ha pasado en Madrid. Ni una palabra del 11-M por parte de nadie.

Así será en las próximas elecciones. Al final, ellos se llevarán el gato al agua.