lunes, junio 04, 2007

Reflexiones sobre la vida

No, no penséis que os me ha dado un arrebato de locura y voy a poner aquí disquisiciones sobre la vida en general y la mía en particular, lecciones maestras sobre lo que nos ha pasado y lo que nos espera... Nada de eso. El caso es que después de cruzarme con una disputa de egos en los comentarios de un blog que estoy empezando a frencuentar (y disfrutar), me ha venido a la cabeza una frase que me guardé de una novela para su posterior inclusión aquí.

La frase en cuestión la he sacado de un libro de Antonio Tabucchi, Tristano muere (que, por cierto, me ha aburrido un pelín; lo leí buscando la genialidad de Sostiene Pereira, del mismo autor, pero no la encontré...): "Ferruccio decía que quien escribe para comentar la vida cree siempre que su comentario es más importante que lo que comenta, aunque no se dé cuenta. Tú, que escribes acerca de la vida, ¿qué opinas de ello?".

Pues yo lo tengo claro. La parte de la vida que comentamos es siempre más importante que nuestros comentarios. Pensar lo contrario lo considero una muestra de egocentrismo sin límites. No escribo aquí para que nadie me adule, ni me haga caso como si fuera un guía espiritual. Escribo aquí porque la vida está llena de cosas que me emocionan, me obligan a reflexionar, me apasionan y me indignan. Porque la aportación de cada uno de nosotros le puede ser muy valiosa a otra persona. Y porque me gusta escribir.

Todo eso me lleva a preguntarme si la gente escribe porque cree que sus comentarios son más importantes que la vida misma (seguro que hay muchos que así lo creen) o si tiene otros motivos distintos... Para averiguarlo, no me queda más remedio que seguir leyendo lo que escribís...

3 comentarios:

Mara dijo...

La verdad es que yo también me lo preguntó.
Yo empecé el blog porque me encanta escribir, aunque a veces esté escas de ideas.
También porque necesitaba un lugar donde gritar y donde susurrar.
Yo no busco fama (qué tontería) ni que adulen lo que escribo. Por eso no entiendo las actitudes de diversas personas. Mejor hacer caso omiso.
Y tienes razón. ¿Qué es lo más importante?

Reverendo Pohr dijo...

Un post con cierto trasfondo filosófico. Qué es más IMPORTANCIA? Hablar de cosas de la vida es concederle importancia. Si no acude el ser humano a esa cosa, ¿qué es de ella? ¿pervive en la naturaleza, el espacio y el tiempo? Hay tanto de lo que podemos hablar y no hacemos; Hay tanto que nos puede entusiasmar y no lo hace; Hay tantas ajenidades que permaneces en el ajeno olvido.

¿Las cosas son importantes cuando las hacemos importantes?. Cuando las ignoramos, ni siquiera se repara en su existencia o en su realidad. Si algunas ya se pierden en el olvido, imagina las que nunca se tuvieron en cuenta.

Me temo que el tema es muy complejo. Pero coincido que aquel que considera que su palabra es lo más importante, es un egocéntrico. Y también es por algún motivo.

ASFOSO dijo...

Es tan tarde que he perdido el sentido ¿de la vida?.
Saludos.