jueves, febrero 01, 2007

Ana Pastor


Anoche, medio por casualidad, acabé enganchado al debate de 59 segundos, en el que estaban Enric Sopena, Nacho Villa, José María Calleja, Pedro J. Ramírez, Charo Zarzalejos y Gorka Landáburu. Y por ese rato que pasé frente al televisor, me siento en la obligación de alabar el trabajo de Ana Pastor, conductora de ese debate. Ya he hablado bien de esta periodista en algún post anterior, pero después de lo de anoche, tenía que volver a hablar de ella.
Hubo un momento de especial tensión en el que Nacho Villa, jefe de Informativos de la Cadena COPE, estaba enfrentado con casi todos los demás tertulianos, sobre todo con Enric Sopena. Ana Pastor calmó los ánimos como pudo, y lo hizo francamente bien. El problema es que en este país no sabemos debatir. Cuando alguien da una opinión contraria a la nuestra, nos lo tomamos como un ataque personal. Eso es lo que les sucedió a muchos de los tertulianos anoche. Y Ana Pastor estuvo soberbia a la hora de cortar de raíz los arranques de furia. Cuando uno de sus contertulios pedía que se respetara su turno y al poco tiempo él mismo incumplía esa elemental norma de educación, Ana Pastor le recordaba que había pedido respeto previamente. Cuando uno hablaba de "argumentos chuscos" que se utilizaban en la mesa del programa para rebatir sus argumentos, Ana Pastor recordaba que hay libertad de expresión, la misma que ese experto que ahora se quejaba había reclamado en su turno de palabra anterior. Hubo un momento especialmente brillante, en el que Ana Pastor dejó en evidencia a uno de los tertulianos al preguntarle directamente, cuando no se callaba sin estar en uso de la palabra: "¿Qué parte de las normas de este programa no entiendes?". Normas del programa y normas elementales para una conversación o debate. Hay que respetar las ideas y la la palabra de los demás.
Bravo por Ana Pastor. Creo que lidia de maravilla con los mihuras que le sueltan cada semana. Y tiene además una enorme virtud. No es una mujer florero, a pesar de ser una mujer muy guapa. Si hay algo que no soporto en televisión, y mucho menos en un programa informativo, es una mujer florero. Ana Pastor no lo es, es una profesional de los pies a la cabeza. Lástima que este debate se emita a las horas que se emite (entre la medianoche y las dos de la madrugada), porque eso me impide verlo todas las semanas. TVE debería dar más cancha a un programa plural, entretenido y útil como es éste.
No sé si he excedido los 59 segundos que tenía en esta intervención, pero espero que Ana Pastor sepa perdonarme si me he pasado. Cuando vuelva a subir mi micrófono, espero volver a hablar de ella, su trabajo se lo merece.

5 comentarios:

C.C.Buxter dijo...

El problema que tienen los tertulianos en España (¿qué título hay que tener para consolidarse, oficialmente, como tertuliano?) es que están acostumbrados a participar en tertulias monocolores, en las que todos opinan lo mismo. Y claro, cuando salen de la trinchera y entran en el campo de batalla, pues hacen lo propio de la guerra: pelearse entre ellos.

Una de las cosas más molestas en un debate es eso de "no me interrumpas, yo antes te he dejado hablar". Estaría bien que alguien calculase cuánto tiempo se pierde diciendo frases victimistas de ese estilo, seguro que nos llevábamos una sorpresa.

Victoria dijo...

Ja,ja,ja, totalmente de acuerdo con c.c.buxter, lo de las frases victimistas es total.

Desconozco a Ana Pastor y el programa, no veo apenas la tv, pero es importante que haya periodistas válidos en todos los ámbitos, y apostar por alguien como ella es un acierto, sea de quien sea el mérito.

pablo dijo...

Hay que reconocer que la labor de Ana Pastor como moderadora de este espacio es realmente intachable. No sólo me llama la atención el arrojo y el valor que muestra a la hora de afrontar las violentas e indeseables situaciones que con frecuencia se originan en esa semimesa redonda, sino también las formas que emplea para hacerlo. Ana Pastor tiene sentido de la justicia, la imparcialidad y la pluralidad de opinión.Sabe llevar el concepto de turno de palabra a su máxima expresión y hace gala de un saber estar y una formalidad ejemplares, facetas que sin duda contribuyen a amenizar el que posiblemente sea el espacio de debate político mas "bélico" de la pequeña pantalla, y en el que saltan a la vista los malos modales y la arrogancia de algunos de sus tertulianos . Y por supuesto hay que destacar su talento como comunicadora, la simpatía y cercanía que logra trasmitir al espectador, y como no, su gran belleza; motivos por los cuales muchos nos sentamos cada miércoles noche frente a la caja tonta para disfrutar de esta algarada televisiva.

Las comparaciones siempre fueron odiosas pero, en mi humilde opinión, el "alto listón" que según muchos había establecido la anterior conductora del programa, Mamen Mendizábal, ya ha sido clara y sobradamente superado por Ana. Ojalá lo siga haciendo igual de bien.

Anónimo dijo...

¿Y qué tiene que ver que sea guapa? No entiendo los comentarios como "y además es muy guapa". Están fuera de contexto.

Julián: ¿de la Real? Grata es la sorpresa, aunque pasamos momentos muy txungos...

Anónimo dijo...

emm.. luv this text..