miércoles, abril 16, 2008

Tengo una pregunta para Luis Aragonés

A pesar del morbo, a pesar de las ganas que había de ver a Luis Aragonés junto a un grupo de ciudadanos anónimos, la edición de Tengo una pregunta para usted con el seleccionador nacional de fútbol fue un auténtico coñazo. Sí, lo fue, a pesar de que es indudable que siempre tiene muchos puntos de interés hablar con un entrenador a dos meses de una competición tan relevante como una Eurocopa. Y la culpa de la aburrida noche que ofreció La Primera de TVE es, sobre todo, del propio Luis Aragonés, que, como dejó claro desde el inicio, fue al programa sólo para rebatir la mala imagen que, dice, están dando de él los medios de comunicación, se supone que injustamente.

Para lograr su propósito de crear un Luis Aragonés amable y afable, su estrategia fue simple: eludir las respuestas que demandaban las preguntas que le hicieron. No se mojó en nada y, por tanto, aburrió a todo el mundo. A los entrevistadores por un día y, sobre todo, a los telespectadores (es el programa de Tengo una pregunta para usted que menos audiencia ha logrado. Con todo el respeto del mundo al líder de IU, pero con los pies en el suelo... ¡hasta Llamazares reunió a más gente delante de la tele!). Las preguntas, además, fueron en general muy flojas. Casi ninguno de los invitados quiso hurgar en la herida y se sintió en ocasiones un peloteo que no tuvieron los políticos que previamente habían acudido al estudio.

Como dijeron después algunos de los asistentes después del programa, no vieron al Luis real. Vieron a un actor. A un técnico que quiere caer bien, entre otras razones porque busca trabajo después de la Eurocopa. Desde mi punto de vista, no consiguió su objetivo. Para caer bien, tienes que sonar sincero (no lo pareció al hablar de Rául), cercano (trató de ponerse por encima del aficionado común con supuestos conocimientos que le dan la razón a la hora de convocar a un futbolista u otro; Luis, nosotros también somos capaces de sacar una media de goles marcados y minutos jugados, no te creas que eso es tan avanzado...) y, sobre todo, confiado en sus posiblidades (dejó tantas frases sin acabar y preguntas sin contestar que todo sonó a prefabricado).

Luis es un profesional que restó importancia a su palabra, comparando una actividad diaria que no se puede al final hacer con su decisión de no cumplir una promesa de marcharse tras el Mundial si no superábamos los cuartos de final. Dijo que la imagen que se ve de él en los medios es falsa, que él no es "tan ogro" como le pintan los periodistas. Será que era otro Luis Aragonés el que se negó por un tiempo a dar ruedas de prensa o el que ninguneó la trayectoria de Rául, que tanto alaba ahora al hablar, con unos chavales y pensando que no había cámaras delante. Y dijo que no le molesta la crítica, sólo "el insulto". Y, claro, me he acordado del siguiente vídeo, emitido en su momento por El día después, aquel magnífico programa de fútbol que tenía Canal +.



El partido es de la temporada 1997-1998. Luis entrenaba entonces al Betis y visitaba el estadio de Anoeta. El partido acabó 2-0 para la Real Sociedad, pero Luis tuvo un mal perder aquel día y se enzarzó, durante el juego, en una continua discusión con Darko Kovacevic. No sé cómo calificará hoy Luis Aragonés la expresión "además de tonto, eres malo", pero yo juraría que es un insulto. ¿O no? Y además de ser un insulto, una valoración futbolística un poco pobre de un jugador que ha marcado más de cien goles con la camiseta de la Real, que fue en su día traspasado a la Juventus por 3.400 millones de las antiguas pesetas y que, por cierto, marcó los dos goles de aquel partido en el que Luis Aragonés entrenaba al Betis.

Ojalá España gane la Eurocopa. De verdad. Cuando llegue junio, estaré con mi camiseta de la selección sentado delante de la tele, sufriendo como siempre con el equipo. Pero ésta vez lo veo más difícil que nunca porque el equipo no me ha transmitido nada bueno en los dos últimos años. Victorias apuradas ante rivales de medio pelo y triunfos ante selecciones potentes pero siempre en amistosos. Seguro que la sensación se borra cuando ruede el balón en el primer partido, pero hoy no veo a España con opciones de ganar. A mí no me ha cautivado España desde el segundo partido del pasado Mundial. Y fue contra Túnez, ojo. Si pasamos la primera fase, Italia, Francia u Holanda nos van a pasar por encima en cuartos. Vaya, en cuartos, siempre tiene que ser en cuartos...

3 comentarios:

El Impenitente dijo...

¿Le preguntaron algo sobre el juego? ¿Le preguntaron su opinión sobre lo que siempre le cantaba el Frente Atlético: Luis Aragonés, qué borracho es? ¿Por qué siempre Raúl?

Y otra duda: ¿existen las pesetas modernas? Entonces, ¿por qué todo el mundo dice las antiguas pesetas? Que una moneda no esté en curso no significa que sea antigua.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Asumo que he caído en la trampa de las antiguas pesetas, amigo Impertinente, je, je... Prometo vigilarme más en futuras ocasiones.

En cuanto a los cánticos, nunca me han gustado referidos a nadie (y menos del Frente Atlético, grupo al que no guardo precisamente mucho cariño...), pero Luis se refiere a la imagen que da de él la prensa, no las críticas de la gente.

A mí lo de Raul me da igual, de verdad, pero que sea valiente y diga que no lo quiere llevar. Clemente lo hizo con Michel y después hicimos un muy buen Mundial, reconocido por casi todos...

Petrarca dijo...

Luis Aragonés está más pasao que Berlusconi... ¡Y la guerra que seguirán dando! Yo creo que haremos un buen mundial porque tenemos a muchos buenos jugadores que se han hecho magníficos en el exilio. Eso sí, de llegar lejos será a pesar de Luis. Y tal. Y Luis y tal y tal. ¡¡Luis Superstar!! Luis Aragonés, Jesús Gil, Telecinco, Berlusconi... Está claro.