lunes, abril 21, 2008

Sueños

El mundo de los sueños siempre me ha fascinado por lo poco que en realidad sabemos de él. Cuando descansamos, por nuestra mente pasan imágenes de todo tipo y condición, abrimos la puerta a unos momentos en los que no tenemos ningún tipo de control ante lo que vemos. Hay quien sueña con realidades fantásticas, con situaciones imposibles, con personajes inexistentes. Aunque alguna vez los he tenido, claro, mis sueños no suelen ser así. A mí se me cuelan habitualmente en la cabeza imágenes cotidianas, personas que conozco. No me acuerdo demasiadas veces de lo que he soñado, pero algunos días esos sueños son tan claros o incluso más que algunos recuerdos reales. Eso me encanta y me sorprende a partes iguales.

Y me parece fascinante todo lo que rodea a ese mundo. Supongo que veo los sueños como una extensión del mundo cinematográfico que tanto adoro. Al fin y al cabo, lo que veo son películas. Pequeñas historias de ficción a las que asisto como protagonista (¿quién no ha querido ser el personaje principal de alguna película?) o como espectador. Situaciones hipotéticas de las que siempre he querido saber más, de su desarrollo o de su final. Otras situaciones que jamás podría imaginarme que sucedan en el mundo real. Mi crítica de esa película es la interpretación que doy a los sueños. A veces son sueños trascendentes, a veces son puro divertimento (o sufrimiento). Como el cine.

Relacionado con la redacción propia de esa interpretación, otro aspecto que me parece realmente curioso de este mundo es la proliferación de páginas en Internet que (dicen que) saben sacar el significado de la presencia en nuestros sueños de objetos, lugares, personas o situaciones. Escribo en Google "interpretación de sueños" y me salen nada menos que 69.000 páginas diferentes. Al final, siempre he pensado que la interpretación de mis sueños es mucho más sencilla que todo eso. Nunca he sabido cuánto hay de engañabobos y cuánto de certeza en esos análisis, y por eso no suelo tenerlos muy en cuenta.

Sólo consultando dos de esas páginas, he sacado dos interpretaciones diametralmente opuestas para un sueño que he tenido hace no muchas noches. Lo más gracioso es que no me satisface ninguna de las dos, no creo que ninguna de ellas haya dado con la clave real de ese sueño. Sé lo que he soñado, sé lo que pienso, sé lo que siento. Y eso es mucho más valioso y útil para entender lo que he visto en mi mente que la interpretación de una persona que no me conoce de nada. Sé de sobra qué significa que aparezcan personas concretas, no necesito a ningún experto para que me lo diga.

Mis sueños, por cierto, aunque están anclados en el mundo real, no suelen ser de los que se hacen realidad. Hace mucho tiempo, se me quedó grabada una cita de la inmortal obra de Calderón de la Barca: "Porque toda la vida es sueño... y los sueños, sueños son". Y la tengo como una gran verdad.

9 comentarios:

Reverendo Pohr dijo...

Como diría Morpheo, alias "Lawrence Fishburne": "¿cómo sabes si es real o estás soñando?". En cualquier caso, lo importante no es pensar si algún día se hará realidad o no, sinó más bien ¿quieres que se haga realidad?. Dicen que la clave es el camino más que el destino final.

Leyre dijo...

Qué artista eres, has dado en un tema que me fascina, y encima cuentas todo genial. Sólo decirte que la frase tiene su historia, pero la magia está en los sueños. Se cumplen, puede, o no, quien sabe. Lo cierto es que soñar va más allá de los propios sueños, nos dice mucho de nosotros, aunque en muchas ocasiones carezcan de sentido. Descansamos, cerramos los ojos y empiezan los viajes...

Qué bonito Juantxu!jeje Besotes!

Silvia dijo...

Hace como dos semanas vi una película que habla sobre las sueños y cosas así. Se llama "Oculto" y sale Leonardo Sbaraglia y Laia Marull. Está muy bien, te la recomiendo.

Bss.

Noelia Jiménez dijo...

Yo últimamente sueño más que nunca. Algunas cosas inconexas; otras, historias con principio y fin. Y no sé qué quiere decir, pero me asusta... Muchas veces he tenido sueños premonitorios, aunque nunca buenos presagios...

En fin, leeré una de las miles de entradas que dices que hay en Google sobre la interpretación de los sueños.

Besos.

bebita dijo...

Aunque lo mejor es, sin duda, soñar despierta... Así el desenlace es el que quieres, no necesitar interpretarlos e, incluso, puedes construirlos de manera que sea muy fácil hacerlos realidad. Un besote, guapo!

Beth dijo...

Yo tengo habitualmente sueños eróticos y la gente me toma por una salidorra.

La Sonrisa dijo...

desde luego que los sueños sueños son, y creo que por eso nunca se hacen realidad.
Recientemente me he dado cuenta de que siempre es mejor soñar dormida que soñar despierta.
En fin... que vuelve a llover.
Salud!

C.C.Buxter dijo...

El mundo de los sueños es fascinante porque es desconocido. Hace poco escuché en un programa de radio que hablaban de los "sueños lúcidos": hay gente que tiene la capacidad de saber que está soñando, y así poder decidir (como si fuese el director de una película) qué quiere que pase; decían, incluso, que esa gente podía utilizar su habilidad para "visitar" los sueños de otras personas, o "quedar" con otros que tengan esa misma habilidad. Dejo a tu elección creer o no en esto último...

Aunque dicen que todos soñamos, yo apenas recuerdo lo que sueño. Con todo, mis sueños más repetidos tratan sobre dolor de muelas (me he quedado mellado varias veces en esos sueños...), sobre la necesidad de tener que coger un avión o bien sobre la angustia de tener que llegar a un sitio a una hora, y retrasarme continuamente porque se me olvida coger algo, no encuentro la ropa, hay tráfico...

Si quieres ayuda sobre cómo interpretar los sueños, sinceramente, sólo me veo apto para descifrar el significado de aquellos sueños en los que sale gente desnuda :P

Críptica dijo...

Te contaré un secreto. Desde niña antes de dormir la última imagen que me dedico cuando cierro los ojos es la del mar. La playa. Pero no me imagino con mi 170 de estatura, me veo cuando tenía cinco o seis años jugando en la arena. Despues mi mente pasa a imaginar otras cosas, lo que me gustaría hacer, y otras que no te puedo contar... Otras veces en otra época y otro cuerpo.... en fin... que me encanta soñar¡¡¡ Es lo mejor de esta vida¡¡¡ Un besote, me ha encantado la entrada Juan.