lunes, abril 02, 2007

Quisiera ser...

Era un poco reacio a responder a este meme que he visto en algunos blogs amigos. Me cuesta decir quién me hubiera gustado ser porque, como a Noelia, a veces me cuesta trabajo saber quién soy. Como para aventurarne en la ficción de identidad... Además, la historia no es mi fuerte (para eso dependo de mi amigo Edu), y aunque podría apostar por un conquistador (tendría que dejar de lado las muertes de la que fue causante), un político (¿fue corrupto o no?) o un artista (si el consumo de sustancias alucinógenas no me fuera algo tan ajeno y censurable), prefiero no hacerlo por desconocimiento puro de los detalles personales de las figuras históricas que se me vienen a la cabeza.

Así que, y como ya he dicho en alguna ocasión que no puedo resistirme a la petición de una dama (y Noelia me ha apuntado expresamente en su Devezencuandario para que me sume al meme), me lanzo de cabeza, pero haciendo una pequeña trampa. No voy a decir un personaje histórico, voy a citar uno de ficción. Y quien quisiera ser es Atticus Finch.


Quien no conozca a Atticus tiene unas cuantas horas de entretenimiento por delante. Primero, para leer la novela Matar a un ruiseñor, la obra que le dio un Premio Pullitzer a Harper Lee. Después, viendo la adaptación cinematográfica que se rodó en 1962, dirigida por Robert Mulligan y protagonizada por un inmenso Gregory Peck. Quizá me pueda la pasión cinéfila (aunque creo que no), pero recomiendo todavía más la película que el libro. Sobre todo si se tiene admiración por este personaje, que crece mucho más en la pantalla que en las páginas de la novela. Y es que si Gregory Peck anda de por medio...
-
Atticus Finch es un abogado que vive en un pueblecito americano con sus dos hijos, Jem y Scout (si alguien se ha preguntado alguna vez porque he soñado con tener una niña algún día, que vea esta película; quizá así me entenderá mejor como persona). Es la pequeña Scout quien narra la historia y quien coloca como protagonista a su padre. Como abogado, se hace cargo de la defensa de un joven negro al que se acusa de haber violado a una muchacha blanca. Y aunque todas las pruebas y testimonios apuntan a la culpabilidad, acepta el caso por principios, porque el acusado está diciendo la verdad al proclamarse inocente. Era una época muy dura para los negros y también para los blancos que se pusieran de su lado, como explica de maravilla esta historia. Atticus Finch es un modelo de integridad como he visto pocos. Uno se pregunta si existen personas así en la vida real y, buscando el optimismo, me gusta responder que sí.
-
En 2003, el American Film Institute hizo una votación para saber cuál era el héroe cinematográfico más grande de la historia. Venció Atticus Finch, por delante de Indiana Jones, Superman, Ghandi, Tarzan, James Bond o Robin Hood. Las ideas, los principios, la ética prevalecieron sobre las hazañas físicas, sobre las heroicidades de papel (igualmente necesarias, que nadie me malinterprete...). Un año antes, en 2002, un grupo de editores, escritores, agentes literarios y actores buscaban los mejores personajes de la literatura de ficción desde 1900. Atticus Finch quedó en séptima posición. El ganador de aquella votación fue Jay Gatsby, de El gran Gatsby, la novela de F. Scott Fitzgerald.

3 comentarios:

Pablo López dijo...

A penas me acuerdo de la peli de Matar a un ruiseñor, así que no puedo decir mucho.


No te parece Diógenes un tipo interesante? era un cínico, pero pocos hay como él

C.C.Buxter dijo...

Es que Gatsby es mucho Gatsby: un hombre que, en la oscuridad de la noche, desde su mansión, mira melancólicamente una luz verde a lo lejos, en el malecón...

Si todos los abogados fuesen como Atticus Finch quizá no quisiese ser juez... Lo que hace diferente a "Matar a un ruiseñor" es que no hay final feliz: el abogado es la excepción dentro de una sociedad que se mueve por los prejuicios, tal y como lo demuestra el veredicto final del jurado. Además, me gusta el final abierto: ¿de verdad el acusado negro intenta escaparse para que lo maten, o alguien se toma la justicia por su mano?

Elegir quién nos gustaría ser es complicado, porque como dices no podemos conocer siempre cómo eran "realmente" esas personas. Hay grandes pintores, escritores, políticos... que en su vida privada eran unos auténticos cretinos. Habría que pensárselo bien.

Sprocket dijo...

Muchas veces me he hecho esa pregunta. De no ser yo, quien me gustaria ser. Y mas de una vez, para mi sorpresa, me he respondido que queria ser... yo mismo. He de reconocer que, por suerte, estoy bastante satisfecho con las cartas que me han tocado (hasta ahora). Podian haber sido mejores, pero tambien mucho peores. De modo que doy gracias por lo que tengo y trato de disfrutarlo lo mejor que puedo...

P.D. Tambien me parece un buen personaje Atticus, sobre todo en relacion con sus hijos.

P.D.2 Perdon por la falta de acentos pero escribo desde un teclado azerty en vez de qwerty y resulta un martirio buscar cada tecla