martes, enero 16, 2007

Los incumplimientos del Pacto Antiterrorista

Harto ya de escuchar al presidente del PP, Mariano Rajoy, hablar sobre el Pacto Antiterrorista propuesto y firmado por José Luis Rodríguez Zapatero, va siendo hora de poner los puntos sobre las íes, hablar de los incumplimientos del PP y de aspectos ya superados. No reproduzco el texto completo, que se puede hallar fácilmente en Internet, sólo aquellos puntos sobre los que quisiera llamar la atención. Esto es lo que decía el acuerdo que en su día Rajoy calificó de "conejo que Zapatero se ha sacado de la chistera" y que hoy, en cambio, ve como el único camino posible para acabar con ETA.

· Prólogo
El prólogo del Pacto es una apelación directa a PNV y EA para que abandonen la estrategia que llevó al Pacto de Lizarra, todo acuerdo con ETA que pasara por la cesión de la autodeterminación. Dice, textualmente, que "el abandono definitivo, mediante ruptura formal, del Pacto de Estella y de los organismos creados por éste, por parte de ambos partidos, PNV y EA, constituye una condición evidente y necesaria para la reincorporación de estas fuerzas políticas al marco de unidad de los partidos democráticos para combatir el terrorismo". Eso está hecho. Lizarra ya no existe.
Ese prólogo también afirma que "la recuperación plena de esa unidad para luchar contra el terrorismo debe llevarse a cabo en torno a la Constitución y el Estatuto de Guernica, espacio de encuentro de la gran mayoría de los ciudadanos vascos". Hoy el PP rechaza esa unidad de todos, sólo quiere la unidad, bajo sus planteamientos, de populares y socialistas.

· Punto 1
"Al Gobierno de España corresponde dirigir la lucha antiterrorista, pero combatir el terrorismo es una tarea que corresponde a todos los partidos políticos democráticos, estén en el Gobierno o en la oposición. Manifestamos nuestra voluntad de eliminar del ámbito de la legítima confrontación política o electoral entre nuestros dos partidos las políticas para acabar con el terrorismo". ¿El PP cumple esto? ¿Los populares asumen que es el Gobierno quien dirige la política antiterrorista? Y la segunda parte del enunciado es ya para echarse a temblar. El PP no ha dejado de presentar iniciativas parlamentarias sobre esta materia, utiliza todos sus mítines para atacar al Gobierno y utiliza sus medios afines para censurar al Ejecutivo.

· Punto 2
"Afirmamos públicamente que de la violencia terrorista no se extraerá, en ningún caso, ventaja o rédito político alguno". Y no se ha extraído. Ni Navarra es feudo de ETA, ni el País Vasco un ente ajeno a España, ni sus presos han recibidos amnistías, ni tan siquiera acercamientos a prisiones de esta comunidad autónoma, ni Batasuna es un partido legal. Todo sigue como estaba antes de la tregua y antes de que el PP abandonara la unidad. Eso son hechos, lo demás especulaciones y rumores.

· Punto 3
"Cualquier proyecto político, incluso aquellos que pretenden revisar el propio marco institucional, debe respetar las reglas y los procedimientos en él establecidos. El diálogo propio de una sociedad democrática debe producirse entre los representantes legítimos de los ciudadanos, en el marco y con las reglas previstas en nuestra Constitución y Estatuto y, desde luego, sin la presión de la violencia. La paz, la convivencia libre y el respeto a los derechos humanos son valores no negociables". Perfecto, como el proceso para revisar el Estatuto de Gernika que impulsó el lehendakari no cumplió con esas normas, el PSOE lo tumbó en el Congreso e instó al Ejecutivo vasco a empezar desde el principio de forma dialogada. El PP no acepta ahora el diálogo que propugna el Pacto Antiterrorista, puesto que rechaza reunirse con el PNV y con el lehendakari, que por si a alguien se le ha olvidado es el presidente de una comunidad autónoma, no un peligroso terrorista. Por cierto, nótese que este punto incluye la palabra PAZ, esa de la que ahora reniega el PP porque dice que no estamos en guerra.

· Punto 4
Este punto es una defensa de las Fuerzas de Seguridad del Estado, en la que se deposita toda la confianza (eso debía ser antes de instigar teorías conspirativas en torno al 11-M, claro). "Es una confianza, un apoyo y un compromiso que queremos hacer extensivo a Jueces y Fiscales, a todos los que trabajan al servicio de la Justicia para asegurar nuestra convivencia libre y pacífica". Esa confianza el PP la hace extensiva hoy en día sólo a quien le interesa. Y si no, que le pregunten al Fiscal General del Estado.

· Punto 5
PP y PSOE se comprometen a abordar de forma consensuada todas las reformas legales que exija la lucha contra el terrorismo. Y habla también de mantener la política penitenciaria (que se ha mantenido) y que ésta incluya "las formas de reinserción de aquellos que abandonen la organización terrorista y muestren actitudes inequívocas de arrepentimiento y voluntad de resocialización tal y como establece nuestra Constitución". Hoy los populares, según han explicado muchas veces, no asumen la reinserción como parte de esta política, puesto que excluyen todo diálogo con quien ha sido terrorista.

· Punto 6
Habla de la cooperación internacional, que se ha mantenido al mismo nivel de siempre. La ayuda de Francia sigue siendo vital.

· Punto 7
Se centra en las víctimas del terrorismo como "principal preocupación" de los firmantes. Incluye el compromiso ya cumplido de crear la Fundación de Víctimas del Terrorismo. "Pero nuestras obligaciones no han terminado. Debemos esforzarnos por preservar su memoria, por establecer un sistema de atención cotidiana y permanente. Su colaboración con la sociedad española en la batalla contra el terrorismo sigue siendo necesaria ya que nadie mejor que las víctimas para defender los valores de convivencia y respeto mutuo que quieren destruir aquellos que les han infligido tal sufrimiento". El Gobierno ha impulsado la creación de la Oficina del Alto Comisionado de Ayuda a las Víctimas del Terrorismo (cuyo fracaso viene motivado por el rechazo de la AVT), una reforma de la Ley de Solidaridad (que esté en marcha y llegará al Congreso este año), o el aumento de las ayudas a todos los colectivos.

· Punto 8
"La definitiva erradicación de la violencia terrorista en España no es una tarea exclusiva de los partidos políticos democráticos. Exige el compromiso activo de todos, instituciones, gobiernos y ciudadanos en la afirmación constante de los valores cívicos y democráticos. PP y PSOE reafirman su determinación de impulsar y apoyar la movilización de los ciudadanos en contra de la violencia terrorista y en repudio de los asesinos". Ayer Rajoy rechazó un consenso que incluyera a otros colectivos, sólo desea un acuerdo entre populares y socialistas. El apoyo a las manifestaciones ya no es para oponerse a los asesinos y criminales de ETA, sino para criticar la política antiterrorista del Gobierno. El PP no estuvo en la manifestación del pasado sábado para recordar a las dos víctimas mortales del último atentado, pero sí estará en la que ha convocado el Foro de Ermua para exigir al Ejecutivo que no negocie con ETA.

· Punto 9
"El objetivo de este Acuerdo, impulsar conjuntamente las libertades y la política contra el terrorismo, exige una colaboración permanente entre el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, que implica el intercambio de información, la actuación concertada en los ámbitos recogidos en el presente Acuerdo -reformas legislativas, política penitenciaria, cooperación internacional, movilización ciudadana e instituciones- y la búsqueda de posiciones conjuntas ante todos los acontecimientos que afecten a la política antiterrorista". La colaboración se rompió hace mucho, incluso antes de que se firmara este Pacto. Entre otras cosas, el Gobierno del PP no informó al PSOE de que se disponía a reunirse con ETA en la tregua de 1998, ni tampoco de las iniciativas e información que se tenía sobre el 11-M. El Gobierno del PSOE aquí tampoco ha hecho todo lo que debía, y el caso más flagrante fue la reunión que mantuvieron PSE y Batasuna, de la que no se informó al PP, pese a que se iba a producir en la misma semana en que tuvo el Debate sobre el estado de la Nación, el único momento en que Rajoy ha demostrado una mínima lealtad al Gobierno.

· Punto 10
El último punto incluye, antes de la petición a todos los partidos para que se sumen a ese acuerdo (una petición que el PP ya no comparte), el "compromiso firme de trabajo en común, para la defensa del derecho a la vida y a la libertad de todos los ciudadanos españoles". Sobra decir que ese compromiso está hoy roto.

2 comentarios:

betialai dijo...

Excelente trabajo, Juan, con argumentos aplastantes suficientes como para cerrar algunas bocas. ¡Enhorabuena!

Margot dijo...

Mágnífico, Juan. Esto es demostrar lo que tiene que hacer un periodista y lo demás es cuento. A ver si aprenden algunos que se creen estrellas. Te felicito.