sábado, noviembre 29, 2008

No aguanto la Navidad (si dura dos meses)

Ya no aguanto la Navidad. Al menos esta Navidad que nos imponen de dos meses de duración. Hoy es 29 de noviembre. Y en Madrid (y en otras ciudades) ya es Navidad. La capital luce ya desde anoche (Barcelona, por ejemplo, ya lleva un par de días) todo su colorido navideño y sus luces. Me acuerdo cuando era El Corte Inglés el que lanzaba la Navidad. Ya no. Ahora incluso El Corte Inglés se queda corto en su Navidad de mes y medio. Porque la Navidad, por ordenanza municipal, tiene que durar dos meses. Y me cansa, de verdad que me cansa. Porque la Navidad, lo diga quien lo diga, no comienza a mediados de Noviembre. Echo de menos aquellas épocas en las que las vacaciones escolares marcaban la Navidad. Y no podías pensar antes en ello porque estabas de exámanes hasta las cejas, claro.

No sé si serán ciertas las leyendas que dicen que la presencia de motivos navideños impulsan al ciudadano a consumir (y es por eso por lo que las luces se colocan preferentemente en zonas comerciales, no creáis que hay otro motivo...), aunque algo de verdad tendrán, pero lo que tengo claro es que tanta celebración acabará matando al espíritu navideño. Porque no conozco a nadie que pueda estar dos meses celebrando lo mismo de forma ininterrumpida. Sí que conozco gente que sería capaz de estar dos meses seguidos repartiendo alegría, pero hacerlo por el mismo motivo tiene que ser agotador. Y este año, además de no tener tiempo material para disfrutar dos meses de Navidad, tampoco parece haber dinero, así que...

Aunque, bien pensando, lo mismo a los Reyes Magos y a Papá Noel sí les beneficia este largo periodo navideño. Seguro que les vendría bien que en lugar de repartir sus regalos el 6 de enero y el 24 de diciembre se les diera un margen de tres o cuatro días. "Las noches de Reyes, del 3 al 6 de enero", por ejemplo. Y con Baltasar de rostro mediático, que ahora que en Estados Unidos hay un presdiente negro parece lo más adecuado... Sin duda, los camellos y los renos lo agradecerían, que los pobres tienen que estar reventados con las horas extras de su día de trabajo. Pero yo no, la verdad. Qué le vamos a hacer, soy muy tradicional para estas cosas, y la Navidad siempre ha sido el 25 de diciembre, Nochebuena el 24, Nochevieja el 31 y el día de Reyes el 6 de enero. No soy capaz de pensar en la Navidad tal día como hoy, 29 de noviembre, y no me gusta que me impongan una celebración, me guste o no. De todos modos, ya sé que el año que viene me quejaré otra vez por esto.

Y un detallito de estos sin importancia, relacionado con este prlongado sentimiento navideño y a cuenta del debate suscitado por la dichosa decoración de Barceló en la famosa sede de Naciones Unidas. Las luces de Gallardón le han costado al Ayuntamiento de Madrid (o, lo que es lo mismo, a los ciudadanos de Madrid) más de cuatro millones y medio de euros, 600.000 euros más que el año pasado. El aumento es de nada menos que el 15 por ciento, me da que algo por encima de lo que ha crecido IPC en 2008. A ver si de una vez por todas desterramos de la disputa partidista el argumento del despilfarro y su comparación con el actual escenario de crisis económica. Porque derrochadores hay en todas partes, en el PSOE y en el PP, en Madrid y en Cataluña, en vuestra casa y en la mía. Critiquémosles (o alabémosles) a todos y entonces la crítica (o la alabanza) será creíble.

14 comentarios:

Leyre dijo...

Uff me da miedo entrar..Jeje. Tienes razón Juan, son unos mantas que no veas. Todo esto me ataca a mi tambien. En Donosti creo que todavía no se han encendido, o por lo menos quiero creer, porque ayer fui a la parte vieja después de muchos meses y vi cantidad de luces, pero todavía apagadas. De echo pensé, menudo coñazo, estoy hasta las mismisimas, siempre con el mismo cuento de gastar y gastar y gastar.

A mi me agota, y me agota pensar en que llega la navidad, de verdad, son fechas que pueden ser o muy alegres o muy tristes. En fin.


Muchos muxus!

kivah dijo...

Yo tampoco soporto estas navidades de más de quince días. Ya tengo mis problemas para aguantar las navidades convencionales, pero lo verdaderamente insufrible es no ser capaz de escapar a ellas ni aunque te encierres en tu cuarto (porque siempre estarán los vecinos cantando villancicos el 2 de diciembre).

En fin, lo mismo si la «crisis» sigue aumentando cualquier día nos quedamos sin estas fechas definitivamente y las reducimos a un par de días, para no gastar demasiado.

MoN dijo...

a mi lo unico que me gusta de las navidades eternas a las que nos acostumbran son las luces. Consumir no consumo,pero pasear, paseo mucho.

Pero una cosa es eso, y otra cosa es ver escrito felices fiestas el 29 de noviembre en un centro comercial

un beos

Mara dijo...

nosotros no encendemos las luces de las calles hasta el día 5 por la noche... y este año las luces son minimas por eso de la crisis... Eso sí, el corte inglés ya las tiene encendiditas desde hace por lo menos 10 días... jo jo jo feliz consumo navidad!

Críptica dijo...

Los clientes navideños tienen más mala leche que durante el resto del año. Dos meses de mala leche y kilos y kilos de turrones en oferta es mucho. Besos Juan.

Silvia dijo...

Jope, no puedo estar más de acuerdo contigo, es un despilfarro inútil y cansa a cualquiera que tenga dos dedos de frente y más de 12 años...

Bss.

bebita dijo...

Yo siempre empezaba a celebrar la navidad después de mi cumpleaños. El día siguiente a la celebración del mismo, sacábamos el árbol, las tarjetas de felicitación que habíamos ido haciendo en el cole durante los años anteriores, el espumillón, comprábamos la flor de pascua, etcétera... Y era genial y era 18 de diciembre!! :)
Un besazo!!

PAblo dijo...

¿Pero el espíritu navideño ese no lo vendieron hace años? Lo compro el Corte Inglés creo.

Por mucho dinero que te gastes en luces, si no hay dinero en las carteras no se consume. Quizás habría que empezar a arreglar eso.

A propósito peor que las luces es la programación de peliculas navideñas con un mes de antelación. Este fin de semana ya han echado dos o tres y amenazan con muchas, muchas más.

Era mejor cuando sólo echaban ¡Qué bello es vivir!

Impacientes Saludos.

El Impenitente dijo...

Yo llevo doce años celebrando el doblete. Dos meses no son nada.

Y la Navidad empieza el día de la lotería. El resto son compras.

De los despilfarros municipales y autonómicos en Valencia podemos dar también unas cuantas lecciones. El dinero en movimiento genera riqueza. El problema es el dinero que se pierde, o el dinero que se quema por aquello que dijo Carmen Calvo de que "el dinero público no es de nadie".

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

Mmmm wno... la navidad para mí, cmienza en el puente de Diciembre. Este fin de semana me toca poner el árbol de navidad en casa, por tradición. Si no lo hiciese mi sobrina no me lo perdonaría... lleva dos semanas contando los días.
Tampoco me hace especial ilusión la navidad, pero por los más peques he logrado volver a sentir ese "no sé qué".

Lo mjor de la Navidad, las luces. Me encanta la Gran Vía (d Murcia) iluminada.

Un besitooo

antonella puntocom dijo...

Me encantan las noches barcelonesas, pero en navidad... es otro mundo, y otro mundo que lamentablemente no me gusta tanto.
Respecto a tu comentario, no me refiero a la soledad amarga, o a la eterna espera por la felicidad, sino al día a día, a la soledad como un sentimiento más, que viene y va, y que cambia de forma cada vez que aparece, y ami se me ha aparecido con cierta dulzura esta vez.
Como le he dicho a lahistoria de nadie (http://languageandviolence.blogspot.com/):

"Con soledad o sin ella, vivo (me a trevería a decir: vivimos) en la dulce dureza de la vida.
Es exactamente ese sentimiento, de andar un camino duro, pero que nos deleita con cada rayo de Sol, y aunque a veces sea de noche... Siempre vuelve a amanecer."

Besos!

Noelia Jiménez dijo...

Pues yo me había propuesto que me gustase, pero me está costando tela...

Casandra dijo...

Ay, tienes razón. Ahora la Navidad es un coñazo. Y encima a los que tenemos muy poca familia nos bombardean con imágenes de familias numerosas en los anuncios, para que nos fastidie más y nos pongamos más tristes. Además ese derroche de dinero público... :-S Creo que es inmoral con todos los problemas económicos que tenemos encima. La Seguridad Social dentro de poco no tendrá ni para comprar tiritas y los políticos gastando en adornos. Es que parecen idiotas, de verdad, no lo entiendo. Nos fríen a impuestos para poner las dichosas lucecitas. Qué estupidez.

Sí creo que las luces y la decoración navideña incitan a consumir, inevitablemente te hacen pensar que tienes que comprar algo a tus familiares y si no te controlas acabas comprándoles tres regalos por cabeza en lugar de uno que es lo normal, ya que ves los bonitos envoltorios, los colores del papel de regalo, los lazos... y te dan ganas de llevarte algo.
Creo que estas fiestas están ya estrechamente unidas al consumismo y es un lastre del que jamás se van a librar. Lo que te mola no es que vas a estar con tu familia sino que te van a regalar cosas. Es algo infantil de lo que deberíamos habernos desprendido ya pero no nos lo permite la situación de esta sociedad actual del "tanto tienes tanto vales".

UN BESITO Y PACIENCIA, COMPAÑERO!! ;o)

Juan Rodríguez Millán dijo...

Leyre, habrá que quedarse con lo alegre de todos modos, sea Navidad o no...

Kivah, creo que esto sobrevive a cualquier crisis que se pueda producir...

Mon, sí, los paseos se disfrutan. Pero qué caros que salen con las luces, aún sin consumir, oye...

Mara, ¿feliz consumo navidad?, je, je, je...

Críptica, ojalá se queden con el turrón. La mala leche me sigue sobrando. En Navidad y en cualquier época.

Silvia, lo malo es lo del despilfarro. El cansancio se cura despotricando un poco, je, je...

Bebita, si es que tú eres una chica sensata, je, je...

Pablo, yo no fallo: '¡Qué bello es vivir!' volverá a caer esta Navidad. En esa tradición sí caigo...

Impenitente, y yo 27 la primera Liga de la Real, je, je, je...

Luciérnaga, eso es lo que acepto como propuesta de máximos, que empiece en este puente de diciembre. Pero es que cada vez empieza antes...

Antonella, al final pasar esto de la Navidad es como a quien no le gusta el frío o el calor. Pasa con las semanas y todo vuelve a la normalidad...

Noelia, ánimo... Y si no lo consigues, pues lo que decía antes, el 7 de enero se acabó todo... Y empezarán las carnavales, el día de San Valentín, el día del padre, y así todo el bucle del calendario...

Casandra, sí, tiene su parte de inmoralidad. Y de cierto infantilismo. Si al final voy a tener que hacer caso a Banderas en su anuncio: "no es lo que tengo, es lo que soy", je, je, je...