martes, noviembre 11, 2008

Incongruencia periodística

Hace tiempo, cuando me paré a analizar los cinco males del periodismo deportivo, cité como uno de ellos la telepromoción. Tener los derechos de emisión de una prueba concreta, hace que los informativos de esa cadena se inunden de reportajes (muchos de ellos simple relleno), que no noticias en muchas ocasiones, sobre ese evento en cuestión. Uno de los ejemplos que cité entonces fue la Fórmula 1 en Telecinco. La antaño conocida como la cadena amiga no informaba de golf, de motociclismo, de fútbol sala o baloncesto, salvo que fueran auténticos noticiones (a veces ni siquiera en esos casos), y desde luego sin la profundidad que le podían dar a un adelantamiento de Jenson Button a Takuma Sato o a cualquier declaración de Fernando Alonso. Pero ahora la cosa ha cambiado. La próxima temporada, la Fórmula 1 la dará La Sexta.

Todo esto viene a colación de lo que escribe el rostro y la voz de la Fórmula 1 en España, Antonio Lobato, en su blog. Hay que recordar que Lobato se ha pasado a la Sexta, como los derechos de retransmisión, y ha dejado Telecinco después de cinco años allí. Dicho lo cual, voy a lo que ha escrito Lobato, concretamente en su entrada del pasado viernes día 7 de noviembre: "Por último, perdonad por lo de la entrada fantasma anterior. Escribí algo y me arrepentí. Algo que tiene que ver con la pena que me da ver Telecinco y descubrir que ya nunca más van a hablar de Fórmula 1 en los Informativos. El día que Renault anunció la continuidad de Fernando (aún no definitiva) le dedicaron diez segundos en el Informativo 15.00, cerrando el bloque de deportes y ni siquiera nombraron la noticia por la noche. Era más importante decir que Maradona venía a España. Insisto, que pena".

Lobato corrobora con sus palabras que el intéres de las televisiones no está en la importancia de una noticia o en el interés que pueda tener para el espectador. Eso, con ser triste que sea una confirmación de este hecho precisamente por boca de un periodista que trabajaba en una televisión y ahora trabaja en otra, en realidad ya lo sabíamos todos. Pero me parece realmente paradójico leerlo precisamente en el blog de Antonio Lobato, no porque sea Antonio Lobato, sino por su profesión y por el campo en el que trabaja desde hace tanto tiempo. Desconozco si sale de Telecinco con alguna rencilla que le lleve a escribir esto, pero lo que está claro es que su amor por la Fórmula 1 no está detrás de estas palabras. Peca de incongruente y creo que él mismo tiene que saberlo. ¿Por qué lo hace entonces? No tengo ni idea.

Lo que está claro es que en La Sexta, su nueva cadena, no se hablaba de Fórmula 1 antes de tener los derechos de emisión. A comienzos de la temporada sí llegaron a hablar de la GP2 (¿alguien la sigue en España como para merecer espacio en un informativo de 25 minutos?), porque sí tenían esos derechos, pero no de la Fórmula 1. Es más, el espectacular final de temporada de hace no tantos días (ese que nos tuvo a media España pegada al televisor y, por tanto, sí merece atención periodística) apenas contó con esos diez segundos que ahora lamenta Lobato en el informativo de su nueva cadena. Menos incluso de lo que le dedican a los goles de la cuarta jornada del Torneo Clausura de fútbol en Argentina. ¿Le preocupaba entonces a Lobato el interés por la Fórmula 1? Obviamente, no, firmó igual contrato con La Sexta sin reproche alguno.

Pero es que en Telecinco, y Lobato lo sabe porque allí estaba él mucho antes de que Fernando Alonso se sentara en un Fórmula 1, tampoco se hablaba de Fórmula 1 antes de tener los derechos. Como tampoco se hablará en profundidad ahora que vuelve a no tenerlos. Es la vida cotidiana de las televisiones. Para mí es una práctica muy equivocada que atenta contra la esencia del periodismo (lo que es noticia debe salir, con vídeo, con foto o con simple locución; el objetivo debe ser siempre informar), pero es lo que hay y Lobato, con experiencia sobrada en televisión, lo sabe. Por eso me sorprende que mencione este asunto de esta forma incongruente.

7 comentarios:

Casandra dijo...

Es verdad. Es triste que tener los derechos o no sea un factor que coarte la libertad de los periodistas. Se debe informar de todos modos.
La verdad es que en esta profesión veo una falta de ética en los últimos años, en efecto, pero las otras profesiones no le van a la zaga en esto. Lo que importa es ganar pasta, da igual la ética profesional. Tengo la impresión de que ya nadie cree en el juramento hipocrático. :o(

Un besito!!

MoN dijo...

a mi es que me parece que muchas veces sensacionalizan los deportes (telecinco ultimamente sensacionaliza todo lo que toca)

a las cosas hay que darle su momento, justo y necesario para informar, y hace tanto qe eso no pasa...

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

Sí, incongruencias periodísticas.. Pero en periodismo, en parte, es esto. Por desgracia, es en esto en lo que ha degenerado.

Cuanto tiempo! :) la verdad sk stos meses he estado totalmnt desaparecida, pero ya he vuelto y esta vez para quedarme.
:)

un saludo

C.C.Buxter dijo...

La otra pregunta que podría hacerse es: antes de Fernando Alonso, ¿algún telediario hablaba de Fórmula 1? A mí me parece que no; de hecho, creo que ha habido varios años en los que no se retransmitían las carreras (no estoy del todo seguro porque la F1 no me interesa mucho y porque aquí siempre lo han dado en la autonómica, así que quizá me confunda). No digo que haya que dar noticias de todos los deportes indiscriminadamente, pero pasar de 0 a 100 sólo porque quien gana es español...

En el caso de Telecinco, por lo demás, la sección de deportes ha sido sin duda la más cutre de la televisión española. Era mala hasta para el fútbol, por los problemas que tenía con la LFP, y uno podía (no) ver los goles de la jornada desde el ángulo más insospechado. La F1 ha sido su niña bonita durante estos últimos años, y ahora veremos cómo se las apañan para sobrevivir.

Noelia Jiménez dijo...

Es la leche. La pera limonera. Lo que no genera dinero, no existe. Manda huevos.

El Impenitente dijo...

¿Incongruencias periodísticas u oferta y demanda? Cuando ha negociado su nuevo contrato Lobato, ¿ha incluido alguna cláusula sobre contenidos o sólo ha hablado de cantidades? Las empresas de comunicación son empresas. Lo único importante son los resultados. La diferencia es que los periodistas se creen el ombligo del mundo y se creen que sus problemas son los problemas del mundo ¿qué cojones me importa a mí la relación de Schuster con la prensa? Sin embargo esto es más importante que el mismísimo Real Madrid.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Casandra, yo también veo esa falta de ética, en periodistas y en empresas periodísticas. Y bien que lo lamento...

Mon, creo que das en la clave de otro problema. Es difícil calibrar el valor real de una información (eso, en el fondo, es trabajo de los periodistas), pero es que cuesta mucho ver a alguien que lo haga bien...

Luciérnaga (por abreviar, ¿me lo permites, je, je...?), me alegra mucho verte de nuevo. A ver si es verdad que es para quedarte. Gracias por volver por aquí.

C.C.Buxter, tengo la misma incógnita sobre Telecinco. Todavía me acuerdo cuando les echaron de la villa olímpica, si no recuerdo mal en los Juegos de Sydney, por tratar de piratear imágenes...

Noelia, pues nada, tendremos que seguir pegándonos para que las noticias no sean sólo los negocios, ¿no...?

Impenitente, supongo que es algo de ambas cosas. Cuánta razón tienes al citar ese ejemplo del Madrid...