lunes, noviembre 17, 2008

Lo que implica elegir una flor

- ¿Qué? ¿Quieres enviar flores?
- Sí, sí, creo que sí. Aunque no sé, es complicado, ¿sabes?
- ¿Para quién? ¿Cómo es ella?
- Aún no la conozco muy bien, la verdad.
- Las rosas gustan mucho.
- Sería un poco presuntuoso.
- ¿Qué me dices de las poinsetias?
- Sí, pero unas flores perennes podrían engañar.
- Duran demasiado...
- Sí, bueno, nunca se sabe.
- Vaya, sí que es complicado... ¿Y unas petunias? Son bonitas sin ser presuntuosas. Huelen bien. Al cabo de tres días las tiras y ya está. ¿Es eso lo que buscas?
(Silencio)
Lo siento, no nos quedan petunias.

Medianoche en el jardín del bien y del mal
(Clint Eastwood, 1997)

Ya sabéis, todo tiene su importancia a la hora de escoger la flor que queráis regalarle a una dama. Nunca regaléis una flor sin saber lo que implica. Yo, después de escuchar ese brillante diálogo, seguro que tendré este razonamiento en la cabeza si en el futuro me veo en la tesitura de regalar flores...

11 comentarios:

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

en ciertos momentos me alegro de ser alérgica al polen!! jejejejejeje

Brillante diálogo, es cierto!

Tomaré nota de la película ;)

bebita dijo...

Qué bueno! Aunque las rosas no son presuntuosas, son preciosas! Por eso me tatué una...
Besitos!

Leyre dijo...

Pues yo siempre regalo flores y núnca me acuerdo de qué tipo, no pienso en el significado, es posible que ahora lo busque, supongo que irá más encaminado en regalo.

Besote juan!

Arual dijo...

John Cusack en una peli de Eastwood... combinación perfecta!

El Impenitente dijo...

Pues nunca me lo había planteado. No he regalado muchas flores, pero jamás pensé que pudiese tener un significado oculto distinto del obvio. Vaya.

PAblo dijo...

Nunca he regalado flores. En todo caso plantas y libros.

A mí es que regalar cosas muertas...

Impacientes Saludos.

PAblo dijo...

A propósito, soberbia pelicula del gran Eastwood. Tras verla, tengo pendiente sin fecha un viaje a ver esas casas de Savannah.

Reverendo Pohr dijo...

Elección: esa ilusión que distingue a los que tienen poder de los que no lo tienen.

Casandra dijo...

Odo, menuda complicación!! Che, se regalan porque son bonitas y ya está!! Yo estoy un poco harta porque siempre me han regalado rosas rojas y nunca me han gustado. XD Y me importa un pimiento que simbolicen el amor. Preferiría que me regalaran tulipanes o un girasol aunque no significara nada, mola más!!
Así que regala lo que te dé la gana y lo que te parezca hermoso, punto. Lo de que a las mujeres les gusten precisamente las rosas es un tópico.

Un besito!!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Luciérnaga, la película no tiene que ver demasiado con esta escena (es interesante y la recomiendo igualmente), pero el diálogo me llamó mucho la atención.

Bebita, tomo nota, je, je, je...

Leyre, yo tampoco había pensando nunca demasiado en esto, la verdad, por eso me encandiló el diálogo.

Arual, tú lo has dicho... Y eso que Cusack hay veces que me aburre, pero encaja de maravilla en el cine de Clint.

Impenitente, nunca te acostarás sin saber una cosa más... Yo, insisto, tampoco lo había pensado demasiado ante los pocos regalos florales que he hecho en mi vida.

Pablo, supongo que todo tiene su momento y su persona indicada, ¿no...?

Reverendo, bueno, siempre se tiene cierto margen de elección. Y más cuando se quiere decir algo con una flor.

Casandra, tú me dices que es un tópico, pero a Bebita le gustan... Ummmm, qué complejo es esto, je, je, je...

Críptica dijo...

Aún las estoy esperando jejeje ;) Un beso.