domingo, julio 13, 2008

Recuerdos de guiñol

¿Quién no ha visto alguna vez los famosos guiñoles de Canal +...? A mí me tuvieron enganchado durante años, cuando emitían ese pequeño informativo (porque era un informativo, quizá el que más verdades decía, que nadie se engañe...) a las diez menos diez de la noche, antes de la película. Llevaba tiempo sin verles. Les perdí la pista hace tiempo, a pesar de saber que aparecían en pantalla en Noche Hache a eso de las dos de la madrugada (a ver quién es el listo que les sigue a diario a esas horas...). Pero el recuerdo sigue vivo. El recuerdo y algún que otro programa especial que todavía tengo en mi colección videográfica.

Me acuerdo de ver a Felipe González enterrando a sus sucesores, me acuerdo de Zapatero convertido en Sosomán, me acuerdo de Arenas como el ministro "campeón", me acuerdo de Ronaldo y su famoso "nu zé" (su equivalente a "no sé") cada vez que le preguntaban algo, me acuerdo de ese Van Gaal con cabeza de ladrillo gritando aquello del "siempre negativo, nunca positivo", me acuerdo del "eeeeeeeeeeeeee... wap" que soltaba Puyol (para mí, el mejor guiñol de siempre) cuando se trastabillaba, me acuerdo de las llamadas a ministros de Aznar a su despacho de La Moncloa, me acuerdo de Rajoy robándole los puros cuando estaba de viaje oficial... Tantos y tantos recuerdos me deja este programa...

Ha tenido casi 3.500 entregas. Y es como para estar orgulloso. No es fácil que triunfe un programa crítico, en el que se nota que los guionistas piensan. Y menos hoy en día. No es fácil que la gente capte ironías como las que soltaba a diestro y siniestro este programa. No es fácil rellenar diez minutos de parilla diaria con un análsis de la realidad humorístico pero a la vez certero. No es fácil encontrar referencias literarias y cinematográficas para tantas y tantas situaciones como las que se han vivido a lo largo de sus trece años de existencia. Admiro a las mentes ejecutoras de este espacio, sí. Porque han hecho un trabajo formidable durante muchos años. Crítico con todos, de derechas y de izquierdas (eran de Prisa, ¿y qué?), del Madrid y del Barcelona, políticos y artistas. Siempre mordaz y agudo. Una pequeña genialidad que ya forma parte de la historia de la televisión española.

Y como muestra de la enorme calidad que tenía este programa, un pequeño botón de 30 segundos... Ojalá vuelvan algún día y ojalá lo hagan en un horario digno.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Juancho, no sé si a tí te pasa... pero muchas veces los personajes de la realidad (vida política, deportiva, social, periodística...) son los verdaderos guiñoles.

Y el sentido común... un juguete roto.

Menos mal que nos queda Portugal, tan famoso por su ron. ¿...?

Un abrazo arácnido,

David "anonymous" (qué halo de misterio, por Dios). Es inaudito.

Anónimo dijo...

Quicir, lamentable elipsis por mi parte, que subsano desde ya:

"Juancho, no sé si a tí te pasa lo que a mí, que me parece que muchas veces los personajes de la realidad (...) son los verdaderos guiñoles".

Perdón por el flodeo. Bueno, voy a seguir viendo el E.P.O.ur de Francia.

Davicín.

Reverendo Pohr dijo...

¿Quién no recuerda el debate de los guiñoles ZP vs Rajoy de 2004? Posiblemente uno de los mejores de la historia (mejor que los dos de este año, indudable)

Por cierto, el video que has linkado de youtube es descomunal! Todavía me estoy riendo.

Leyre dijo...

Siempre positivo, nunca negativo!!!

Los recuedo, no lo seguía todos los días, pero sí, mejor que "escenas de matrimonio". jajaja!

Abrazote!

Silvia dijo...

Parece que nos van quitando las pocas cosas decentes de la tele y nos van dejando los bodrios...

Bss!

Juan Rodríguez Millán dijo...

David, tienes razón. Me acuerdo de Arenas, el de verdad, confesando un día que jamás había dicho lo de "campeón". Pero el guiñol le había hecho autor de la frase...

Reverendo, el debatre fue enorme... Como tantas otras noches de estos guiñoles. Me alegro que te guste el vídeo linkado, creo que era el mejor de los que vi en un repaso rápido en Youtube.

Leyre, qué grande era ese Van Gaal, sí, je, je... Lo bueno que tenía es que podías estar una semana sin verlo y seguían teniendo toda la gracia del mundo...

Silvia, sí, es un mal endémico de la televisión moderna... Los bodrios nos invaden y nos dejan sin lugares en los que refugiarnos... Pero siempre nos quedará el DVD...