domingo, julio 06, 2008

Como dijo Chaplin...

No suelo coger muchos taxis. Siempre he pensado que es un servicio demasiado caro. Sí, ya sé que la gasolina está por las nubes y que si los taxistas cobraran menos seguramente se morirían de hambre. Sí, ya sé que es una profesión muy sacrificada, que exige jornadas de doce horas o a veces más para poder sacar un buen sueldo. Sí, sé muy bien que están expuestos a muchos delincuentes y tipejos extraños, sobre todo en grandes ciudades como Madrid. Sí, todo eso lo sé, pero aún así no me entusiasma coger taxis. Sólo lo hago cuando hay mucha prisa o no me queda más remedio. Ayer por la noche se me dio la segunda condición porque los amigos que estaban conmigo tenían la primera. Y cogimos un taxi.

Como cojo pocos, no tengo muchas historias de esas que casi todo el mundo tiene metido en un taxi. Bueno, me acuerdo de un día que, volviendo de la rueda de prensa en la que nos presentaron un Congreso del PSOE (como el que se ha celebrado este fin de semana, pero cuando todavía uno esperaba encontrar algo que rascar en estas citas políticas...), nos tocó un taxista facha, facha. La compañera con la que iba en el taxi le acabó regalando al taxista el poster de Zapatero que nos habían dado... Y me acuerdo de otro taxista que, en la madrugada madrileña, me interrogó sobre mis gustos musicales para poder poner el CD más adecuado a mis preferencias. Me decía aquel taxista que lo más importante era que el cliente se sintiera a gusto.

Pero ayer un taxista consiguió llamar mi atención de verdad. Hablando de todo un poco, nos dijo lo siguiente: "Como dijo Chaplin, me gustan mis errores, no quiero renunciar a la deliciosa libertad de equivocarme". Es la primera vez que un taxista me cita a Chaplin. Y admito que me encantó el detalle...

6 comentarios:

La Sonrisa dijo...

pues yo tampoco soy de taxis.. a decir verdad, creo que sólo he cogido uno yendo sola en mi vida, y me encantaría haberle dicho eso de "conduzca, nada más", haber recorrido Madrid de noche sin rumbo... otra fuga, pero sin ser yo la que pisara el pedal ;)
Estoy con Chaplin, y con el taxista: me gustan mis errores, porque de ellos aprendo.
Besos

El Impenitente dijo...

La última vez que cogí un taxi en Madrid, no hace mucho, el taxista no me citó a Chaplin pero me sopló treinta y seis euros. Yo le cité el santoral entero.

bebita dijo...

Yo una vez le dije a uno "a veces es que, simplemente, estamos enamorados de lo enamorados que estuvimos". Sacó una libreta y apuntó mi frase... :)
Besitos!!

bernard n. shull dijo...

hi mate, this is the canadin pharmacy you asked me about: the link

Mara dijo...

jejeje, muy majo él, no?? Yo sólo digo que todo el mundo es capaz de sorprendernos, aunque nos creamos que no :)

Leyre dijo...

Esto de los taxis es la monda, a mi me han contado los taxistas anésdotas para morise.