lunes, diciembre 24, 2007

Desde la arena

Pasaba ya bastante de la medianoche cuando llegué el viernes a la puerta de la pensión. Saqué la llave para abrir la puerta. Pero no entré. No podía. A sólo unos metros estaba la playa de la Concha. Me llamó. Y fui. Cumplí con ese ritual que no puedo dejar de cumplir cada vez que voy a San Sebastián. Hay pocas cosas tan bonitas como dar un paseo por esa playa de noche, escuchando sólo el ruido de las olas, el rumor del mar, golpeando contra la arena, paseando sin que nadie moleste, sin que nadie rompa ni perturbe ese silencio. Y viendo Donosti de una forma que no mucha gente la conoce. De noche y en calma. Desde la arena. Grandiosa e iluminada, dispuesta para ser inmotalizada en todas las fotos que saco una y otra vez. A un lado y al otro de la bahía. Tan bonita como siempre.

Pasado el asombro habitual por los 50 minutos de retraso con los que llegó el tren a San Sebastián (normalmente suelen ser 30, por eso digo lo del asombro habitual...), sólo salir a las calles de la ciudad ya me alegran el espíritu. Han sido tres días de pasarlo bien, de disfrutar de nuevos lugares donde comer, de estar con gente majísima con la que da gusto conversar de todo, de volver a pasear por los mismos rincones de siempre, que mantienen la belleza de siempre, de ver ganar a la Real para redondear el viaje... y de disfrutar una temperatura espléndida e impropia de estas fechas. ¡Si hasta había gente bañándose en el mar un 22 de diciembre...!

4 comentarios:

Niña dijo...

Que envidia!!.

A mi me encanta la playa para dar paseos en ella, por eso me gusta mucho más en Invierno o de noche que en pleno Agosto y repleta de bañistas!!.

Lo que tu has hecho es una buena terapia para pensar o simplemente pasear y no pensar. Como tu bien dices: disfrutar del silencio.

Yo no he estado nunca en San Sebastián pero me han dicho tantas cosas hermosas que espero poder ir algún día.

Besos.

Noelia Jiménez dijo...

La imagen es preciosa, desde luego, así que supongo que en verdad deben de haber sido días muy muy especiales. Me alegro por ello.

Feliz Navidad, Juan.

Besos.

ALMA dijo...

Yo que también me enamoré este verano de esa ciudad, te felicito por la foto.

Mara dijo...

ala q bonito juan! de verdad q habia gente bañandose??? que frioooo jiji Muchos besos :)