sábado, mayo 12, 2007

¿Sabemos debatir? ¿Sabemos discrepar?

Llego mucho tiempo dándole vueltas a una idea. Creo que la gente no sabe debatir, no sabe discutir y, sobre todo, no sabe discrepar. Parto de la base de que me encanta debatir sobre cualquier cosa. Hay temas que domino, hay otros sobre los que tengo algún que otro conocimiento y otros sobre los que no sé nada de nada. De todos ellos me gusta debatir, pero el tono cambia en función de lo que sepa y de lo que pueda aprender en ese debate.

Sin embargo, cada vez es más complicado sacar algo en claro de un debate. Hay un mal muy extendido, y es el de creerse en posesión de la verdad absoluta al margen del conocimiento que se tenga del tema. Ya sólo sabemos debatir cuando el otro opina lo mismo que nosotros. No sabemos discrepar con respeto. Y eso me lleva a otro mal bastante común, el de defender una idea propia desacreditando la del oponente, incluso al oponente mismo.

Me viene esto a la mente por un caso muy concreto. Colaboro con una página web enviándole críticas de estrenos de cine. Esta página tiene la particularidad de que los usuarios registrados pueden dejar comentarios, y en muchas ocasiones leer lo que dice la gente es bastante enriquecedor. Pero la semana pasada se me ocurrió enviar una crítica de La fuente de la vida bastante negativa (para qué engañaros, me pareció una película mala de solemnidad, mal hecha, mal explicada, y reflejo del tipo de cine que hace su director, Darren Aronofsky, que siempre ha logrado una enorme sensación de aburrimiento conmigo).

Pues esa opinión negativa ha provocado que un usuario diga que el simple hecho de que no me hayan gustado las películas de Aronofsky le da, y reproduzco tal cual lo ha escrito, "qué pensar sobre tu calidad como crítico de cine" y afirma que esa opinión hace que "el resto que escribes tenga una mínima credibilidd para tí". Y digo yo. ¿El papel del crítico no es dar su opinión (reclaco, opinión) sobre una película? La suya, no la de otros, insisto. ¿Por qué el hecho de que no me haya gustado una película lo utiliza esta persona como un argumento para despreciar mi trabajo como crítico? Digo yo que me podría reprochar que dijera falsedades sobre la película, que no recabe información veraz sobre el filme objeto de mi crítica, que no supiera escribir, que tenga faltas de ortografía... ¿Pero cuestionar mi trabajo por mi opinión? Pues vaya un respeto que tenemos por los demás y su trabajo, ¿no?

Y constato que no es un hecho aislado. La gente no quiere aprender cosas nuevas de una buena discusión. La gente lo que quiere es ganar una discusión. Y a mí me aburriría una barbaridad si todos pensáramos lo mismo sobre todas las cosas. A mí me enriquece hablar con una persona que mantiene una posición diametralmente opuesta a la mía, siempre y cuando la defienda con sus ideas y con respeto. Pero cada vez es más difícil. Si hablas de política, la gente se enroca como si estuviera defendiendo su propia vida. Si hablas de fútbol, tienes que tener cuidado con quién hablas para salir ileso de la conversación. Si hablas de religión o de educación, no te quiero ni contar. Y ahora ya la gente duda de mi capacidad como crítico de cine por mantener una opinión. Viva la libertad.

Pues yo voy a seguir igual, que queréis que os diga. Voy a seguir defendiendo lo que pienso sobre cualquier asunto. Y si a alguien no le gusta, que no me escuche, que no tiene por qué hacerlo, que no soy el salvador de la humanidad ni nada por el estilo. Yo sí estoy dispuesto a escuchar a todo el mundo, piense lo que piense. Si no mantenemos esas bases, el noble arte de la discusión y la oratoria se perderá para siempre, porque la mayoría optará por guardar silencio cuando no tenga un auditorio entregado. Y lo peor es que cada vez entiendo más a quien guarda ese silencio. Cuando uno habla, se enfrenta ya de partida al descrédito por parte de los demás. Ya no aspiramos a escuchar. Sólo esperamos, en el mejor de los casos, a que se termine de hablar, para ejercer nuestro derecho a lapidar a quien habla. No creo que ese sea el camino.

21 comentarios:

Victoria dijo...

Ni sabemos debatir ni discrepar. Buena entrada.

Reverendo Pohr dijo...

¿tanto cuesta forjarse una opinión propia y particular? Cuando alguien defiende su visión como si se tratara de su propio yo a punto de ser violado, ¿será porque duda de su propia capacidad y cree que debe protegerla como si alguien fuera a quitársela? Resulta más entrenido encontrar una réplica que comienza con un "no coincido contigo" que con "estoy completamente de acuerdo". Los buenos debates son como los grandes combates de boxeo o los ajustados enfrentamientos deportivos entre dos equipos igualados: los intercambios de golpes lo hacen más emocionante y se disfruta mucho más que conociendo simplemente el resultado.

Espero que nunca te conviertas en un periodista "roscas"...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Gracias por la coincidencia, Victoria. Qué lástima tener que estar de acuerdo en una coincidencia tan descorazonadora... Tendré que buscar asuntos en los que mi posición sea más peregrina para fomentar esas opiniones contrarias, je, je...

Reverendo, me ha gustado el símil deportivo, totalmente aplicable a este caso. Y espero no ser un periodista "roscas", no... No estoy a sueldo de nadie y defiendo mi propia opinión, así que espero no estar en ese riesgo...

Antonio Rangel dijo...

A mí me pareció muy buena entrada. Estoy de acuerdo contigo, me dan ganas de continuar leyendo tu blog con frecuencia porque disfruto leer lo que considero opiniones inteligentes, razonables, etc. Pero, ¿si estuviera en desacuerdo ¿volvería a leer tu blog? Probablemente no, y creo que eso implicaría que desdeño la posibilidad de aprender leyéndote. Entonces el problema es que en cuestión de gustos es difícil aceptar a quien tiene gustos distintos a los nuestros. Sin embargo, es posible apreciar la inteligencia de quien tiene gustos distintos: a mí me gustó la película aquella y aún así me dan ganas de leer tu reseña porque seguramente algo tendrá de razón.

ALMA DE MEXICO dijo...

ANTES QUE NADA ME ENCANTO LA MANERA EN QUE TE EXPRESAS, DISFRUTE LEER TU ENTRADA...ESTOY DE ACUERDO CONTIGO, HOY EN DIA NO ES FACIL DEBATIR DE UNA MANERA POSITIVA E INTELIGENTE. EN LO PERSONAL ME GUSTA APRENDER DE LOS DEMAS PIENSO Q EL RESPETO Y SABER ESCUCHAR SON COSAS ESENCIALES Y A LA VEZ ESCASAS...

Anónimo dijo...

Que buen tema. Me parece que el ser humano es un ser racional naturalmente tiene una necesidad y derecho a "ser" en toda la extención de la palabra.
Expresar nuestras opiniones es parte del ser. Para lograr la libertad de expreción necesitamos del respeto a opiniones contrarias.

Anónimo dijo...

Grandiosa entrada, muy enriquesedora y tambien muy cierta.

En la Actualidad, en México 2012 en vísperas de las elecciones Federal, es muy complicado y hasta peligroso tocar temas de politica, religión, sociedad, etc. Tratar de debatir temas con compañeros de trabajo, amigos familiares, principalmente de poltica en estas ultimas semanas, se convierte en escuchar a gente hasta cierto punto testaruda defendiendo sus ideoligias que son insostenibles y llenas de falacias, ya que no cuentan con argumentos solidos ni legitimos para defender su postura.

Pero yo opino que es por la falta de información, y la manipulacion de los medios de comunicación, que han sembrado en la sociedad la semilla de la discordia para que cada quien defienda sus propios intereses y no defender el fin comun, nuestro México! Nuestra educación no nos ha dado las armas para poder debatir de una manera inteligente, enriquesedora y veras.

Concuerdo contigo que hay que saber escuchar, conceder con respeto los argumentos y criticas de la otra persona y refutar con inteligencia, verasidad y legitimad si estamos en desacuerdo, pero sobre todo con respeto para no caer en una debate cerrado sin sentido.

Me gusto la forma en que expresaste la idea de una periodista libre, e invito a todos los lectores que debemos respetar toda critica aunque estemos en desacuerdo. Yo vi aquella pelicula y tampoco me gusto por las mismas razones que comentas. Si hubiera sido alreves simplemente hubiera leido y aceptado que tienes razon y auque me haya gustado mucho debo respetar la libertad de expresion.

Un saludo desde México.
*envio anonimo ya que me salio error para logearme con mi cuenta de google. Alfredo Ramirez

Anónimo dijo...

Si sabemos debatir y si sabemos discrepar, eso es como respirar, lo hacemos día a día, lo que tenemos mal es la idea de como hacerlo y la falta de información del tema, como dices hay personas que con el simple hecho de no estar de acuerdo con ellos lo primero que hacen es agredir y defender ese tema con su vida, aún sin tener nada de información simplemente con el hecho de que a él le gusta y punto el esta en lo correcto, ya que su ideología de ese tema esta en juego, pero debates aún cuando el otro defienda el tema con solo gustarle, es pobre y corto ya que solo lo defiende con "que le gusta o no le gusta" pero si tuvieran la suficiente información las dos partes de ese tema claro que podrían tener un buen debate, al final podrían estar de acuerdo que el gusto es diferente, pero lo que respalda un debate al final es eso la "información del tema en cuestión", tal vez se enoje y se ponga en un plan violento, pero se quedara con la duda, cuando estas seguro de que lo que uno dijo esta respaldado.

valentin jacinto castillo dijo...

Cuesta aprender a debatir, a proponer un punto de vista diferente del
de otra persona.Es relevante saber debatir y discrepar ,como tambien el informarnos del tema,. El debate es un diálogo entre personas. No es
una pelea entre enemigos sino una conversación entre seres humanos que
se aprecian y se respetan. Lo que está en discusión es un tema determinado
y jamás la calidad de las personas.
Eso es claro. No se puede participar en un debate si no se tiene preparación en
el tema. Un debate no se puede improvisar.

Miguel Angel dijo...

El debate significa: algo mas que solo discutir un tema o una problemática.
El debate es esperar un consejero sincero., que te permite reforzar lo que tienes por entendido ó entender que estas en un error.
Obviamente ,mientras exista., el respeto ,la tolerancia y la objetividad .
hacia el tema o la opinión de quién emite o quién refuta.

Anónimo dijo...

Es muy cierto el escrito de este autor y es muy facil ver que tu gran experiencia y actitud al debatir se nota en la postura que tomas al escuchar con atención y respeto antes de refutar y argumentar los puntos de vistas que defiendes y discrepas.

Actualmente como se menciona en este texto es dificil encontrar alguien capaz de llevar un dialogo o debate en forma moderada basado en el respeto que evite la testarudez del debatiente; Por lo tanto se nos deja la enseñanza de aprender a ver los debates, como situaciones enriqucedoras en las cuales podemos ver otros puntos de vista distintos al nuestro y aprender de ellos.

Anónimo dijo...

Si tienes mucha razon
porque no sabemos ni debatir ni discrepar por diferentes motivos como la ignorancia o simplemente porque no nos cultivamos en el campo de conocimiento generales

Muy buena aportacion

Anónimo dijo...

Lo que creo es que te estas tomando muy personal la opinion de esta persona, así como tu dices que prefieres hacer un comentario que quedarte callado, asi iguel el lo hizo, pero no fue satisfactorio para ti. No digo que sea bueno o malo el comentario que se hizo, solo que sino te agrado lo debes de tomar como que en algun momento lo le agradas a alguien, y no siempre te lo van a decir como tu quieres oirlo.

Anónimo dijo...

Me gusto mucho tu entrada, y es una gran verdad. Personalmente suelo hacer apología de la Fe, y es común encontrar gente que intenta refutar con ¨argumentos¨ sin solidez escritural e histórica, y sin un poco de lógica, recurriendo a ad hominems. Y considero que el debatir es parte de esa búsqueda que toda persona racional se propone, ya que es una retroalimentación y ¨solidifica¨ nuestros argumentos, y por ende nos da pautas para permanecer o abandonar determinada postura...

wilfo1234 dijo...

Es un tema muy controversial el de los debates y/o discrepancias.Parece que hubieramos retrocedido a los tiempos de la Santa Inquisición donde tenía el dogma sobre todas las cosas y si no lo aceptabas, el castigo ,lamentablemente, era la muerte.Pero esto no ha cambiado mucho actualemente porque una persona no puede hablar de futbol contraio al otro equipo.Si lo haces , eso te costaría una paliza tremenda que cada vez que escuches esa palabra, ya sabes que tienes que cerrar la boca.Otro caso es la pugna de poderes en la política, realmente eso es un festín de buitres.Pelean a diario por sus diferencias ideologícas y pretenden ser los dueños absolutos de la verdad , tal como lo dice Rocas en su ensayo.

Finalmente , yo creo que debemos aprender a aceptar las críticas porque son muy enriquecedoras ; nos permite ver la verdad-en la cual quizás estemos errados-, nos dan otro punto de vista sobre el panorama y nos enseña que nos falta mucho por aprender en cada tema.

Wilfredo M.
Machala,Ecuador.
logica_razon@hotmail.com

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo que no sabemos debatir hoy en día,nos falta saber reconocer que todos pensamos diferente y por lo tanto somos libres de dar nuestra opinión, aunque a algunos no les guste nuestra forma de pensar.

esdras rodriguez dijo...

Interesante tema, hoy en dia la gente esta muy a la defensiva, parece una afrenta tan solo el cuestionar una idea, o una afirmacion sobre cualquier cosa, y somos muchos los que ignoramos lo interesante y ademas enriquecedor conocer, ideas distintas a la nuestras, por otro lado, leyendolos a todos, me doy cuenta de que en la esfera social de mi vida cotidiana, hay muchos y me incluyo, que no sabemos argumentar, o que nuestras ideas no tienen mucho sustento, entonces respondemos emocional y viceralemente sobre lo q pensamos, y caemos en la discusion, aqui es donde nos sentimos afrentados, e impotentes de como nuestras opiniones son debiles y artificiales. El debate es un gran ejercicio, muy revelador si sabemos sacarle provecho

Anónimo dijo...

En este mundo todos somos diferentes y existen por tanto diferentes formas de pensar, el poder argumentar sobre un tema es difícil y más cuando no tienes las bases necesarias para hacerlo y que pasa con ello, que no pones atención a lo que te quieren proyectar, sino que te sientes abrumado y tratas de descalificar a la persona y no a su argumento o a su dicho.
tratemos de ser objetivos y saber cuál realmente es el problema a debatir y razonando las posibilidades que nos puedan dar claridad para debatir con la parte contraria.

BETO EL RANCHERO dijo...

Se trata de una práctica social (desde siempre supongo) el debate como resultado de nuestros naturales desacuerdos. Lo malo -y concordando con el crítico- es que cada vez perdemos más esa capacidad de alcanzar una empatía con las demás personas. No se trata, como ya se ha dicho, de de cambiar forzosamente nuestra opinión. Se trata de tener las mismas oportunidades de expresar nuestra postura ante un tema y de ser escuchados mutuamente para que algo positivo resulte del "pin pon" de las ideas. Y ese "algo" positivo debería ser, cuando menos, un aprendizaje más...

Miriam Muñoz Jiménez dijo...

En la dinámica social es común que se realicen debates, sin embargo en ese afán de cuestionar, muchas veces nos frenamos en discutir y defender, esto provoca que se genere un conflicto,terminando con una víctima y un atacante.

Daniela Espitia dijo...

Exacto, la verdad es la gente es taaan egocéntrica que quiere tener la razón en todo, ya los debates nisiquiera son objetivos, solo buscan atacar y tener la razón absoluta.
No somos capaces de aprender ni respetar puntos de vista distintos al nuestro, es frustrante tener que lidiar con gente cerrada, pero bueno hay que aprender a dialogar.