miércoles, mayo 02, 2007

Despilfarro electoral

El blog amigo Sin futuro y sin un duro recogía hace unos días una información publicada por El Economista sobre el gasto de los dos grandes partidos en la ya inminente campaña electoral, esos quince días recogidos en la Ley que tienen las formaciones políticas para tratar de convencer al electorado de que son los mejores gobernantes posibles. Entre PSOE y PP se van a gastar la friolera de 47,6 millones de euros. No está nada mal, no...

Llevo días dándole vueltas a la idea para escribir sobre ella y no es fácil. Lo sencillo y seguramente algo demagógico es hacer comparaciones sobre lo que se podría hacer en esta vida con ese dinero. Pero también es inevitable. Por lo menos entre la gente de la calle, la que tiene problemas para llegar a final de mes (no como Mariano Rajoy o Esperanza Aguirre, que tienen la desfachatez de compararse con esas personas), ya que los grandes medios de comunicación no sólo no critican este despilfarro sino que incluso lo aplauden.

Cuando José Luis Rodríguez Zapatero llegó a la Secretaría General del PSOE nos prometió un cambio en la concepción de las campañas. Más debates y menos mítines, dijo entonces. Y eso no lo ha cumplido. Seguramente aquella fue una promesa demasiado optimista en un mundo en el que todo el mundo ansía la foto de portada del periódico del día siguiente (idea que me refuerza el hecho de que el líder de la oposición, sea del partido que sea, tenga la obligación de ir a visitar a los Príncipes de Asturias para felicitarles por el nacimiento de una hija), seguramente nunca se cumplirá y las campañas serán siempre como hasta ahora.

Pero es necesario acabar con esto, incluso si tiene que ser mediante una reforma de la Ley Electoral que limite este gasto. Y los medios de comunicación tenemos parte importante en esto. ¿Cuántos fines de semana vemos que todas las noticias políticas se limitan a las frases precocinadas que dirigentes de uno y otro partido lanzan ante un auditorio afín? Frases huecas y grandilocuentes y ningún hecho concreto. ¿Eso es noticia? Yo creo que no y me rebelo contra el status de noticia de un señor diga lo que diga y sea quien sea. Si Zapatero o Rajoy no dicen nada relevante en una comparecencia pública, no se da y punto. Y más en televisión, que los informativos tienen un tiempo reducido.

El caso es que esos 47,6 millones de euros que se van a fundir durante la campaña (procedentes en buena medida de los fondos públicos que reciben los partidos, que a nadie se le olvide) se van, sobre todo, en mítines y publicidad. Formas supérfluas de convencer a un electorado que, creo, está cada vez más cansado de las campañas convencionales y no les hace mucho caso. Yo tengo la tentación de desconectar de la política durante quince días. Creo que cada vez compensa menos escuchar promesas vacías, ataques injustificados (o justificados pero excesivos y poco elegantes), ver banderas de los partidos ondeando al viento, himnos a todo trapo y, por qué no decirlo, algo de sectarismo mediático. Si al fin y al cabo, ya sé a quién voy a votar y a quién no voy a hacerlo...

5 comentarios:

Pilix Forever dijo...

Es lo que hay y dada nuestra sociedad, veo difícil solución. Quizás sirvan de consuelo los yanquis... todavía peores, no?
No sé... es por decir algo.

Sprocket dijo...

La verdad es que solución fácil no la hay, o al menos yo no la veo.

Si se limitase la cantidad que pueden utilizar los partidos en sus campañas, no tardaría en surgir "grupos económicos" o "sponsors" pidiendo el voto para tal o cual partido o candidato. Y podría ser peor el remedio que la enfermedad.

Lo único que los partidos tengan auditadas las cuentas y que esas auditoría sean públicas. Pero como se suele decir "Hecha la Ley, Hecha la trampa"

Y con respecto a los mítines, comentar que hace bastante dejé de ir. Solo son autobombo. Y además, a los mítines sólo acuden los que ya están convencidos, no conozco a nadie que vaya al mitin del partido "contrario" para escuchar argumentos nuevos... Prefiero los debates.

Reverendo Pohr dijo...

Creo en la utilidad de las campañas, pero también considero que su formato actual peca excesivamente de insulso y aburrido. Se podría aprovechar más que, durante 15 días, el candidato tiene la oportunidad de aproximarse a la ciudadania. Pero en los tiempos que vivimos, la imagen es predominante y las nuevas tecnológias son instrumentos de defensa y ataque en ese sentido. A falta de proximidad física, el uso convencional de la imagen ejerce el papel de proximidad virtual. Se percibe como suficiente para ganar los votos necesarios. Auténtico juego "a la italiana".

He tenido ocasión de tratar con algún que otro asesor político. La predominancia de la forma sobre el contenido se basa en la máxima de "en las campañas no se logra voto nuevo, solo se consolida el ya existente". Se plantean más como "refresco" de votante que como concurrencia política. Ese papel, que no debería ser tan secundario, lo suelen cargar sobremanera los asesores técnicos, que son los que más pringan.O bviamente, como politólogo, lamento que esto no sea campo de verdaderos profesionales (como en EEUU), porque los técnicos multiusos acaban exhaustos ante las, en ocasiones, inciertas directrices de asesores pocas veces especializados. Y esto se nota especialmente en los municipios grandes.

Esperemos que una generación más joven aporte nuevas ideas a la forma de concebir unas campañas hoy por hoy bastante conservadoras.

Elucubrante dijo...

Yo no creo en la utilidad de las campañas. Yo decido a quien voto no por el ruido que hagan o los papeles que tiren por la calle durante esos 15 días, sino por su actuación durante la legislatura. En este caso los dos partidos mayoritarios me han defraudado profundamente así que estoy planteándome buscar una 3ª opción. Al fin y al cabo da lo mismo, como dijo Eduardo Galeano "No podemos elegir si queremos ser cocinados, sino solamente con que salsa queremos que nos cocinen".
Un saludo

JMPB dijo...

HOLA ADMINISTRADOR.
Tenemos la misma idea del malévolo y borracho Aznar.
Ahí te dejo la dirección de mi blog
http://aznarandasuelto.blogspot.com/