martes, abril 14, 2009

Sobre las descargas en Internet

Que Ángeles González-Sinde sea la nueva ministra de Cultura y que Francia esté a punto de aprobar una ley durísima contra la piratería en Internet ha devuelto al primer plano de la actualidad el asunto de las descargas desde la Red. Y hace tiempo que le doy muchas vueltas al asunto porque no acabo de entender muchas de las cosas que oigo. En primer lugar, lamento que se esté aplicando el término "pirata" con una ligereza que me parece poco menos que inconcebible. ¿Eramos piratas en los años 80 por copiar LPs a una de esas viejas cintas? ¿Lo éramos por copiar las películas en VHS que nos dejaba un amigo? La respuesta es obvia: no. Y no se nos perseguía por ello. Por lo tanto, ahora no podemos serlo por bajarnos una copia de un disco o una película de Internet. La vida se adapta a Internet, la industria no. De eso tiene la culpa la industria, no el consumidor.

Dejando claro que no me considero para nada un pirata por mucho que pueda descargar de la red, sí es cierto e indiscutible que hay que luchar contra la piratería. Hay que aplicar la ley contra quien vende copias ilegales, con quien trafica con películas o discos. Pero en su justa medida. Es un absurdo jurídico plantear penas mayores contra los piratas informáticos que contra alguien que asalte un centro comercial y se lleve todos los CDs y DVDs que encuentre. Durante años se ha actuado contra el top manta. Pero no tanto contra los suministradores de esos discos como contra los vendedores. Y eso es otro error. Sacar a un vendedor de las calles no elimina el negocio ilegal. Pero, como sucede demasiadas veces en esta vida, quien de verdad tiene el poder no sufre las consecuencias de la persecución. El top manta era para algunos (y parece que lo sigue siendo) un negro vendiendo discos en la calle. El que los copia, distribuye y se enriquece lo mismo no es un negro.

Otro gran error es contabilizar todo lo descargado como pérdidas de la industria del entretenimiento. Bueno, no es un error, es directamente una mentira interesada. ¿Acaso creen que todo el mundo pagaría por los contenidos que se baja de Internet si no tuviera la posibilidad de conseguirlos gratis? En absoluto. Es más, creo que el fenómeno es el contrario. Internet es una herramienta de publicidad impresionante que la industria no utiliza. En El Mundo, encontré una referencia a este informe canadiense que concluye que las descargas en Internet ayudan a la venta de discos. Y no puedo estar más de acuerdo porque, extrapolado a mi propia experiencia veo que es verdad. Yo me bajé toda la serie de Galactica porque no tenía otro modo de verla. Y ahora me la he comprado en DVD. Descuenten lo que me ha costado de las pérdidas que Internet provoca a la industria, por favor. ¿Cómo hago para comprarme todos los números de Batman editados desde 1940 hasta hoy? Porque yo no dejo de adquirir a su precio de portada las novedades que se editan en España. Internet permite conseguir contenidos inaccesibles de otro modo. Pero eso no parece contar para quienes maquinan la nueva ley.

Hace poco me decían que en Suecia se ha aplicado una restrictiva ley, similar a la que quiere sacar adelante Francia (y que sirve de modelo a demasiada gente en España; y no deja de ser curioso y paradójico que los adalides del progresismo copien una ley de Sarkozy, pero bueno...) y que el descenso en la contratación de las líneas de ADSL ha sido brutal. A ver cómo explica la industria del entretenimiento el colapso de la industria de las comunicaciones cuando se produzca por su culpa. Pero es que hasta en esto hay un error grave. Pensamos que todo el mundo necesita una conexión de alta velocidad para bajarse películas y discos a lo bestia y no es verdad. Cometemos aquí el mismo error que con el famoso canon que grava discos vírgenes. Igual que se usan estos soportes para grabar contenidos personales y profesionales, Internet es un instrumento de comunicación (personal y profesional) impresionante que está limitado por la ínfima calidad de las líneas que tenemos en España. No creo que tengamos que pagar más por el uso fraudulento que algunos quieran darle. Me niego a pagar más por un DVD en el que quiero guardar mis fotos y me niego a pagar más por mi ADSL para compensar a los creadores.

Y llegamos a los creadores. Siempre he pensado que cometen un error inmenso al tratar al consumidor como un delincuente. Yo no dudo en comprar discos o películas que me gustan si los encuentro a precios razonables. Quizá lo que habría que pensar es que pagar siete euros por una entrada de cine, 30 por un DVD de estreno, 45 por una temporada de una serie o 25 por un disco recién lanzado al mercado no es el precio más adecuado para convencer al consumidor de adquirir el producto. Quizá habría que enseñar antes algo de ese eproducto para que nos picara el gusanillo y lo compremos. Quizá haya que poner más empeño en ofrecer contenidos de calidad y no la misma película de siempre con dos trailers más en una edición especial por la que cobrar doble precio o un disco de versiones con dos temas nuevos como si estuvieras comprando algo diferente. Quizá. Claro que un creador tiene que ganar dinero con su trabajo, no faltaba más, pero no a costa de timar al consumidor. Son ellos, además, los que obligaron a poner sistemas anticopia en los discos, vulnerando el derecho del comprador a hacer una copia privada.

La ministra de Cultura forma parte hoy de ese autoproclamado grupo de guardianes de la propiedad intelectual. Ya hay peticiones para que se inhiba en decisiones que tendrían que ser naturales para un ministro de este ramo, y eso es un problema que no había alcanzado a ver cuando, hace un par de entradas, pedí cien días de gracia para ella. Si soy inflexible con las incompatibilidades de un diputado que quiera ejercer como abogado, también tengo que serlo con una ministra que se puede convertir en juez y parte en temas audiovisuales. Por otro lado, la nueva ministra dice que hay que escuchar a todas las partes para la nueva ley, pero no tengo claro que lo vaya a hacer. No tengo claro que el testimonio de un usuario sirva de mucho. Es más fácil ceder a la demagogia sobre la piratería en Internet. Y así, que no lo duden, acaban fomentando la piratería como forma de rebelión.

8 comentarios:

Noelia Jiménez dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. El término "pirata" y su uso a la ligera me revientan.

C.C.Buxter dijo...

Uf, una entrada que cuenta muchas cosas, vamos a ver...

Bueno, lo primero y antes que se me olvide, decirte que es totalmente cierto que sólo se persigue al negro que está con la manta a pie de calle y no al jefe de toda la organización. Precisamente mi preparador me dice que ese es uno de los grandes problemas de los delitos contra la propiedad intelectual, porque en la práctica se detiene sólo a los cuatro pringaos que están en la calle. Algunos jueces han querido restringir el concepto de "distribuir" copias ilegales, argumentando que igual que con las legales el distribuidor no es la sala de cine, sino una empresa que engloba la distribución en su conjunto, el tío del top manta no sería el distribuidor; sin embargo, esta opinión es muy minoritaria...

También tienes razón en lo de la forma de contabilizar las pérdidas, una auténtica patraña que ni los de la SGAE se creen pero que, increíblemente, suele ser aceptada como verdad de la buena. Es obvio que si yo en un día me bajo cincuenta canciones eso no significa que, de no existir internet, me hubiese comprado las susodichas canciones. Es algo tan obvio que da sonrojo tener que explicarlo.

Por otra parte, no comparto el manido argumneto de "que no lo pongan tan caro". Si algo es muy caro (es decir, tiene un precio que para nosotros es desproporcionado con el rendimiento que podemos sacar del producto), no se compra y punto; pero del hecho de que un producto sea caro o barato no se sigue que tengamos "derecho" a conseguirlo de otro modo. Las teles de plasma son muy caras, pero a poca gente se le ocurre llevárselas de la tienda sin pagar. Yo entiendo que quienes trabajan en el mundo del cine o la música quieran cobrar dinero por lo que hacen. Y que conste que yo también me descargo cosas de internet, no música pero sí, por ejemplos, capítulos de series, y que me considero un auténtico santo digno de canonización por la SGAE por pagar 45 euros por las distintas temporadas de "El ala oeste de la Casa Blanca".

En cualquier caso, y haciendo abstracción de unos y otros argumentos, lo que está claro es que internet es el futuro y que es la industria quien va a tener que adaptarse a la nueva realidad. La postura de la ministra y quienes piensan como ella me recuerda a la de los obreros que, al principio de la revolución industrial, rompían las máquinas que iban a quitarles el trabajo: podrían tener muchas razones de su lado, pero estaban condenados al fracaso. Cuanto antes lo entiendan, mejor para todos.

Anónimo dijo...

Magnifico y muy completo el análisis que haces sobre el tema.
Hay muchas mentiras alrededor de esto:
1.- Las descargas p2p son piratería. No es cierto, compartir contenidos o descargarlos sin ánimo de lucro no es ilegal, no lo era antes del dichoso canon y ahora que pagamos por cualquier soporte está mucho más legitimado.
2.- Las descargas van a acabar con la cultura. No es cierto, la cultura en Internet está hoy más viva que nunca, lo que tiene que cambiar es el modelo de negocio alrededor de ella y se ha acabado el chollo para esos que actuaban como intermediarios entre los productores de contenidos y los usuarios.
3.- Un contenido descargado equivale a una venta menos. Eso como bien dices es rigurosamente falso, yo concretamente sigo comprándome los libros que quiero para mis estanterías, la música que me gusta, sigo yendo al cine a ver las películas que considero realmente interesantes; y lo que me descargo de Internet si no lo tuviera disponible seguramente no lo compraba.
4.- Francia está a punto de aprobar una ley antipiratería. Bueno, el parlamento europeo ha recomendado que no se aplique el sistema de “tres avisos”. El parlamento francés ha aprobado la ley HADOPI a traición, con los votos de sólo 16 miembros de más de 500 que componen la cámara y luego en una votación posterior ha sido rechazada. Supongo que finalmente la aprobaran a traición, pero ya veremos si se llega a aplicar.
5.- Se ha producido la primera sentencia en contra de una página que facilitaba descargas con animo de lucro. Bueno, esto que hace pocos días reflejaba toda la prensa también es una “Mentira y gorda” (parafraseando a nuestra ministra), pues se están refiriendo a un suceso ocurrido hace casi seis meses y no es una sentencia condenatoria sino un acuerdo entre partes, supongo que presionado fuertemente el webmaster de la página y posiblemente muy mal asesorado por su abogado. Es curioso que sea ahora cuando están todos los medios de comunicación resaltando la “noticia”.

En cuanto a nuestra ministra de la SGAE, perdón digo de Cultura, no solo incurre en una manifiesta incompatibilidad, sino que ha dejado algunas perlas como:
- “¿Para que quiere la gente un ADSL de tropecientos GIGAS? ¿Para enviar e-mails?”. A esto debería responder cualquier empresa que necesite, por ejemplo, una videoconferencia de calidad para realizar reuniones y ahorrarse un buen dinero en viajes y hoteles. Además, te hago observar que las velocidades actuales son del orden de 1000 veces inferiores a las que dice la ministra, lo cual es indicativo de su nivel de conocimiento sobre el tema.
- “Vamos a ordenar Internet, porque de lo contrario se va a vaciar de contenidos”. Que no tenga miedo la ministra, que contenido copyleft seguramente nunca le va a faltar a la red. Claro que si solo llama cultura a lo que hacen ella y sus amiguetes, pues a lo mejor se lo podrían guardar.

En otro post, te dije que el nombramiento de Gonzalez-Sinde era un pulso a los internautas, creo que sería más adecuado decir que es una concesión de Zapatero al grupo de los de la ceja ( ^ ) que tanto le han apoyado. Y es que nos toman por idiotas, legislan en contra de la mayoría y a favor de los que se consideran “creadores”, y encima se piensan que con la publicidad de unos cuantos “personajillos” vamos a seguir votándoles. Pues en mi caso se equivocan, y creo que en las próximas elecciones europeas han perdido mi voto.

Y de todo esto, a mí lo que más me preocupa y de lo que menos se habla, es que se está interfiriendo en el desarrollo tecnológico de nuestras empresas, y por lo tanto en su productividad y competitividad. La brecha digital que nos separa de los países más avanzados se va a convertir en un abismo insalvable que vamos a lamentar amargamente.
Se les llena la boca de hablar de I+D+i y organizar foros tecnológicos y congresos, que quedan son muy útiles para la correspondiente foto, pero nuestras empresas son un inmenso páramo tecnológico donde todavía lo que se destina a tecnología es más un gasto que una inversión, a la gente no se le da ninguna formación, etc…

Espero que encuentres interesantes mis reflexiones y disculpa si me he enrrollado demasiado,
Edurne

Juan Rodríguez Millán dijo...

Noelia, ya ves, es que algunos prefieren llamarnos piratas a todos y zanjar así la cuestión...

C.C.Buxter, grandes reflexiones, gracias. Una precisión: el argumento del precio no lo uso como justificación del delito. Pero sí como una de las causas de que la industria del entretenimiento pueda verse en crisis. Siempre insisto en la campaña que hace la Comunidad de Madrid para los mayores de 60 años. Cine a un euro todos los martes. La recaudación de los cines que se suman a la campaña aumenta esos días un 300 por cien. ¿No iría más gente si el precio fuera más barato...? Yo lo tengo claro: sí, iríamos.

Edurne, tus reflexiones siempre son interesantes y lo que siento es no poder leerte más que tus comentarios... Lo de la sentencia lo vi después de publicar la entrada y ya no quise incluirlo, pero es también muy significativo. Es un acuerdo pero se vende como una condena... Ahora tengo que estar complemente de acuerdo contigo: el nombramiento de González-Sinde es un error.

Y en cuanto al desarrollo tecnológico, la verdad es que no me siento muy capacitado para hablar de otros campos, pero en Internet suscribo punto por punto todo lo que dices. El desarrollado está limitado. ¿Por qué? ¿Por quiénes? Contra esos es contra quienes tenemos que luchar.

Reverendo Pohr dijo...

El otro día escuchaba que el Compositor de cierto grupo rumbero vivía como un dios solo con los derechos de propiedad intelectual (por supuesto, hace años que no produce nada nuevo), así que, por que llaman a estos derechos directamente "pensión para artistas". No sé si dicha propiedad cuesta mucho dinero (ya se sabe cómo son las patentes), pero ¿también cobran dicha "pensión" aquellos a partir de los cuáles se ha inspirado un artista? ¿Por qué no incluímos derechos de musa? ¿Pagan algo a la RAE por emplear una lengua que es patrimonio popular?

Se supone que no se pueden recibir 2 subvenciones iguales, así que ¿porque no incluir estas supuestas "pérdidas" como nuevo concepto que lo justifique?. Y así es como surge el famoso canon: todos los consumidores tenemos la obligación de sufragar todos los vicios y manias de los artistas nacionales (incluidos los cotillones de coca de los que se sienten "abandonados"). Así se evita que sean juguetes rotos, como los deportistas. Curioso, curioso.

Reverendo Pohr dijo...

El otro día escuchaba que el Compositor de cierto grupo rumbero vivía como un dios solo con los derechos de propiedad intelectual (por supuesto, hace años que no produce nada nuevo), así que, por que llaman a estos derechos directamente "pensión para artistas". No sé si dicha propiedad cuesta mucho dinero (ya se sabe cómo son las patentes), pero ¿también cobran dicha "pensión" aquellos a partir de los cuáles se ha inspirado un artista? ¿Por qué no incluímos derechos de musa? ¿Pagan algo a la RAE por emplear una lengua que es patrimonio popular?

Se supone que no se pueden recibir 2 subvenciones iguales, así que ¿porque no incluir estas supuestas "pérdidas" como nuevo concepto que lo justifique?. Y así es como surge el famoso canon: todos los consumidores tenemos la obligación de sufragar todos los vicios y manias de los artistas nacionales (incluidos los cotillones de coca de los que se sienten "abandonados"). Así se evita que sean juguetes rotos, como los deportistas. Curioso, curioso.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Reverendo, calla, no des ideas que lo mismo nos suben el precio del ADSL por los derechos de musa o algo parecido...

satyricom69 dijo...

MUy buen articulo y totalmente de acuerdo,en lo 80´s casi todos nos grabamos los lps en cinta,más que nada para poder oirlo en la radio del coche etc. y no me creia un pirata x ello.
Tambien hay que decir que nuestro pais es donde es más cara la linea adsl de toda Europa y donde va mas lenta...D eso no hablan ni las sgae ni el gobierno.
Por lo tanto si de verdad se ponen "duros" con sus leyes mucha gente ,incluido yo ,nos quitaremos la linea ,nos compraremos un portatil y cuado queramos ver algo d internet nos iremos a la biblioteca o algun sitio que haya wifi.