miércoles, septiembre 21, 2011

Política y merchandising

Olvidémonos por un momento de las siglas electorales, de las marcas publicitarias y de las ideologías de cada uno. Olvidémonos de todas esas cosas porque, de lo contrario, la pregunta que me ronda la cabeza perderá todo sentido y encontrará respuestas tan apasionadas como inservibles. ¿Olvidado? Perfecto. Pues allá va la duda que me corroe: ¿cómo es posible que un tipo que está a punto de ser presidente del Gobierno presente un libro con sus memorias? La respuesta es sencilla, ya lo sé. El libro es propaganda electoral, un producto de merchandising. Y bien por Mariano Rajoy y por Planeta, que ganarán dinero por lo que seguro que se aproxima más a un programa electoral contado con chascarillos y anécdotas de la vida de un candidato que a un libro de memorias con lo más importante de una vida. Y no estoy minusvalorando la figura de Rajoy, no (recordad, nos hemos olvidado de muchas cosas antes de empezar esta conversación). Ni siquiera su experiencia en diferentes cargos gubernamentales. Simplemente es que Rajoy, como persona pública, jamás va a ocupar un puesto más importante que el de presidente del Gobierno. Y eso no forma parte del libro porque hasta el 20-N no va a poder presumir de ello.

Hace algunos años, en 2002, leí con muchísimo interés una colección de cuatro libros que editó El Mundo para celebrar el 25 aniversario de la democracia, con el relato y las entrevistas que Victoria Prego hizo a los cuatro presidentes del Gobierno que, hasta entonces, habían pasado por La Moncloa. Olvidado todo lo que decía al principio, los cuatro libros tenían un gran interés, porque eran un repaso de la historia más reciente de España. Había consideraciones generales, había ideas políticas, había argumentos a favor de las decisiones tomadas ejerciendo el poder que da ser el jefe del Ejecutivo. Incluso el de Aznar tenía interés en ese sentido, porque acumulaba ya más de una legislatura completa como presidente, aunque con el final que tuvo el libro quede incompleto. Si saliera ahora un libro sobre Zapatero, tendría ese mismo atractivo. ¿Pero qué interés intelectual o político se puede tener en leer unas memorias de alguien que en breve va a ejercer la posición más influyente, poderosa e importante de su vida? Es como leer la biografía de un cantante de 20 años. De un futbolista de 18. De un actor de 32. Productos de merchandising. ¿Eso es la política ya para nosotros? ¿Simple merchandising? Preguntas retóricas de muy fácil contestación. Y luego nos asombramos del desapego a la política y a los políticos.

8 comentarios:

Jo Grass dijo...

Me gustaría saber quién es el pobre negro literario a quien le han encolomado este trabajo. En fin, está más claro que el agua; no se trata más que otro porducto de márketing para su campaña. Casi estaría tentada de leer antes las memorias de Justin Biever, jajaja
Besos

Jose Vte. dijo...

Es que tiene muchas cuentas que aclarar sobre el Prestige, sobre el asunto de la guerra de Irak y tantas otras cosas que hizo cuando formaba gobierno con Aznar.
Es publicidad pura y dura del que se cree ya presidente del gobierno, a veces sus propias ansias le delatan.

Es simplemente un perfecto inutil que va a estar en el lugar preciso en el momento preciso.
¡A que eso no lo dice?.
Lo que si que te puedo asegurar es que yo no lo voy a comprar.

Un abrazo

VAN dijo...

Lo que nos faltaba...

Doctora dijo...

No sé si me inspira mucha confianza un pollo que va con traje y corbata por la playa ;P

Cris* dijo...

Yo estoy con Jo Grass. Antes me leería las memorias de Justin Bieber. Y sí, puro marketing.
No te subestimes, más de una vez me has sacado una sonrisa con alguno de tus comentarios. Por lo demás, lo sé. Soy la primera que piensa que somos los únios responsables de nuestra felicidad o infelicidad, que no se puede depender de nadie y que siempre hay un motivo no, miles de motivos para sonreír. Muchas personas y cosas que te hacen feliz. Pero cuando algo en lo que creíste mucho tiempo se destroza, cuando alguien en quien te apoyabas desaparece, cuando parece que todo ha sido una mentira, pues duele. Y uno tiene derecho a hundirse mucho un día, para pisar fondo y volver a ser como es. Supongo. Tiempo, me dijeron que curaba todo. Un beso.

Anónimo dijo...

Tú mismo te respondes Juan. No es más que un añadido a la largisima campaña electoral que estamos padeciendo.
Pero no creas que es el único, recuerdo que Obama también escribio un libro antes de ganar las elecciones presidenciales.
Business is business.

Edurne

Lola dijo...

No lo leeré, no lo compraré. La figura de Rajoy sólo me importa bajo el punto de vista de lo que hará para curar a España de sus males. Un abrazo Lola

Juan Rodríguez Millán dijo...

Jo, pues desgraciadamente, ahí ahí tienen que estar ambas obras... Me parece triste que la política esté tan vendida al marketing, por eso lo decía...

José Vicente, hay cuentas, sí, pero en la política ya sabes que todas esas se suelen olvidar... a menos que haya mucha gente y muy poderosa que quiera hacerte caer. Yo tampoco lo compro...

Van, lo que nos faltaba, y lo que nos queda por ver, ya verás...

Doctora, je, je, je, je... Pues sí, no te falta razón...

Cris, por eso me rebelo, porque el marketing no tendría que tener tanto papel aquí... Es verdad lo del tiempo. A ver si te hace falta poco.

Edurne, no recordaba si había libro de memorias de Obama, aunque supongo que tiene lógica, ya que más marketing que él no ha arrastrado nadie en la política mundial. Todo lo que digo es igualmente trasladable al presidente americano entonces.

Lola, pues por eso mismos. Si eso es lo que importa de Rajoy para tanta gente, y de eso no me cabe duda, ¿por qué este libro no se publica dentro de cuatro años?