lunes, noviembre 02, 2009

Conversación

Salía yo a la calle esta mañana con un doble propósito, probar funciones de mi cámara hasta ahora desconocidas para mí y acercarme a la biblioteca en busca de alguna lectura interesante y algún DVD para ver. Al llegar a la biblioteca, y viendo que la luz solar era propicia, ambos intereses confluyeron y decidí sacar algunas fotos al edificio en cuestión. Estaba yo revisando las imágenes tomadas cuando una mujer sale de la biblioteca y da comienzo la siguiente conversación.

- ¿Por qué le haces fotos a la biblioteca?
(Ni "hola", ni "buenos días", ni "perdona, me gustaría hacerte una pregunta. La conversación comenzó literalmente así)
- Por nada especial, estoy probando la cámara.
- Es que es un edificio muy famoso.
(Lo cual es entonces una respuesta muy probable para la pregunta que me formuló, ¿no...?)
- ¿Ah, sí?
(La mujer prosigue su camino sin despedirse y sin dar signos visibles de que la conversación ha terminado. Cuando está dos pasos por detrás de mí, se da la vuelta de nuevo y la reanuda como si nada)
- ¿Eres arquitecto?
(Me giro, claro, que hablar de espaldas me resulta algo incómodo. Raro que soy, ya véis...)
- No, soy periodista.
(Se da la vuelta y sigue andando. Dos pasos más y, sí, habéis acertado, se da la vuelta de nuevo)
- Es que tengo prisa y no me puedo parar a contarte cosas de este edificio. Pero que sepas que es famoso.
- ¿Ah, sí?
(Sí, me repito, pero como no me sé la historia y ella no me la contaba, mis respuestas estaban bastante limitadas)
- Sí, muy famoso.
- Bueno, pues investigaré.
(Una vez más, sin despedida alguna, la mujer reanuda su plan original... y como no podía ser de otra forma, retoma la conversación contra todo pronóstico una vez más)
- Ya me gustaría saber qué investigas.

Y ante esa afirmación, me quedé sin respuestas posibles. Lamento decir que no investigo nada en concreto, que las fotos que le saqué a mi biblioteca no forman parte de un elaborado estudio sobre la arquitectura municipal madrileña y que, como le dije a esta buena señora al comienzo de esta surrealista conversación (¿existió de verdad o fue un sueño extraño...?), sólo estaba probando mi cámara.

14 comentarios:

Carlos Esteve Rozas dijo...

La gente se lo pasa muy bien haciéndose la interesante...seguro que la que quería ser famosa era ella.

Por cierto, yo de mayor también queiro ser peridosita

Saludos

INÉS dijo...

A lo mejor le gustaste y quiso entablar conversación...es que hay que pillar las intenciones...y no dejarlas pasar...supongo.

Claire dijo...

jejeje.. yo también he vivido ese tipo de conversaciones con desconocidos... la vida misma. Yo diría que la señora era la típica cotilla que en cuánto algo llama la atención (en este caso tú con tu cámara) pues tiene que preguntar jejeje.. la gente está en todo. Saludos.

Jo Grass dijo...

¿ Encontraste un libro interesante o un DVD ?

El arquetipo de "la enterada". Abunda en este país, aunque cabe la posibilidad que la señora estuviera muy sola y quisiera oir "su voz" porque las únicas conversaciones que mantiene son las de las tiendas de productos básicos y la de un extraño al que abordar a la puerta de una biblioteca, por ejemplo, jajaja

¿Averiguaste las funciones que buscabas en la cámara?
Tenías que haberle hecho una foto a ella, así saldríamos de dudas con el personaje. La imagen revela mucho más que su texto.

besos

El Impenitente dijo...

¿Y has averiguado ya por qué es tan famoso el edificio? Me ha picado la curiosidad.

Reverendo Pohr dijo...

Supongo que gente "curiosa" hay en todas partes. En cierta ocasión, esperando en una caja de ahorro, se acercó una mujer mayor que no había visto en mi vida...y comenzó a explicarme chistes.

Eso sí, aquella caja no era (ni es) tan famosa como tu biblioteca.

bebita dijo...

A mí me encanta que me den conversación, siempre y cuando no sea para regañarme, claro...

Un besote!

La Tilde Perdida dijo...

¡Hola! Te lo digo, ya que la señora se olvidó de los buenos modales. Mi hipótesis es que no es muy común que alguien esté fotografiando una biblioteca, y la mujer creería que estabas allí por algún famoso (en una biblioteca, jeje) y quiso ser importante por un momento... Pensó que en "Sálvame" aparecererían las declaraciones de la bibliotecaria. Sí, lo sé, también muy surrealista, se me ha ido la cabeza, jajjaa. Un saludo.

Lola dijo...

Solamente te comento que los surrealismos me gustan mucho, es como un "diálogo de besugos" pero divertido.
Me he sonreido con tu entrada, no se que dices pero lo dices muy bien. Un abrazo Lola

*V* dijo...

Hay días que yo echo de menos esos surrealismos sociales! y a veces se agradecen tanto que te dan ganas de darte la vuelta, abrazar a la señora parlanchina en cuestión, darle un beso y darle las gracias por ser tan surrealista y haberle dado una nota de color a la rutina...

Anónimo dijo...

Un relato de misterio. Y surrealista, como lo calificas. A mí también me gustaría saber algo más. No nos dejes así. Investiga y cuéntanos. Aunque el desenlace no sea tan atractivo como lo que cuentas.

Arual dijo...

Esa señora quería ligar contigo... no falla!!

* Raquel * dijo...

Y yo que pensaba que era la única persona que se topaba con gente extraña.
Estoy con Jo... Una foto de el personaje en cuestión habría sido un dato maravilloso para apoyar un poco a mi imaginación.

Algún día probaré a ser yo la extraña. Abordaré a alguien que no conozco con una sucesión de incoherencias, a ver qué se siente.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Carlos, pues no sé, pero me temo que mi trabajo periodístico poca fama puede reportar a nadie...

Inés, será eso, pero lo dudo. Fue una conversación como muy cortante, con constantes despedidas sin despedirse. Si había otra intención, desde luego que no la pillé...

Claire, sin duda la cámara ejerció más influjo en la señora que yo, de eso estoy segurísimo, je, je, je...

Jo, siempre hay cosas interesantes en la biblioteca, siempre... Es que me acabo de adentrar en el maravilloso mundo más allá del modo automático, y estoy probando y probando... Me acabo de dar cuenta de que la señora se coló en otra de las fotos que saqué, je, je, je...

Impenitente, pues me temo que no hay una gran leyenda urbana (que yo sepa). Ganó el Premio de Urbanismo, Arquitectura y Obra Público del Ayuntamiento de Madrid en 1998.

Reverendo, bueno, por lo menos a ti te explicaron algo. A mí no le dio tiempo, lo he tenido que investigar yo...

Bebita, te aseguro que por el tono y las formas me dio la impresión al principio de que me iba a echar la bronca, je, je, je... A mí no me molesta que me hablen, pero es que esta conversación fue... rara.

Tilde, pues lo mismo tienes razón, je, je, je... Pero si eso se le pasa por la cabeza viendo una cámara de fotos, como vea una de televisión esta mujer se vuelve loca...

Lola, muchas gracias. Otra cosa no sé, pero los diálogos de besugos son al final anécdotas divertidísimas, sí...

V, ya, pero como la mujer tenía prisa, descarté la idea rápidamente, je, je, je...

Anónimo, tú lo has dicho. La investigación ha desmontado el mito. Un premio y poco más...

Arual, creo que no seríamos compatibles. Para mí el "hola" o equivalente al comienzo de las conversaciones es un requisito indispensable, je, je, je...

Raquel, cuando hagas eso nos lo tienes que contar, je, je, je... Como ya le he dicho a Jo, foto hay, pero prefiero dejar a esta buena mujer en el anonimato...