miércoles, diciembre 26, 2012

Liebster Award

Vale, confieso que soy presa fácil. Cuando veo un cuestionario de estos que abundan por Internet, caigo con sencillez. Y BkindZanks ya ha conseguido que haga de forma consecutiva dos que ha publicado en su blog... sin necesidad siquiera de nominarme. Aquí el enlace a su blog, Uno de estos días, y aquí a esa entrada en concreto por si quiere leerla alguien que no frecuente su más que recomendable espacio, que desde hace ya algún tiempo es para mí cita imprescindible.

Estas con las normas del premio en cuestión. Las pongo para que consten, pero, claro, como casi siempre me salto la mitad. No voy a nominar, que lo coja quien quiera contarnos algo de su vida.
1. Cada persona debe escribir once cosas sobre sí misma.
2. Debe responder a las once preguntas que le ha enviado quien le nomina.
3. Ha de crear once preguntas nuevas que le enviará a quienes nomine.
4. Tiene que elegir a once bloggers con menos de 200 seguidores para premiarlos.
5. Esos bloggers deberán contestar a las preguntas.
6. No se puede enviar una nominación de vuelta.

Ahí van, pues, esas once cosas sobre mí. Intentaré ser original y no repetir cosas que ya he dicho o casi todo el mundo que me conoce sabe...

1. Mi frikismo coleccionista no es tendente, por ahora, a artículos caros. Soy gastoso pero no derrochador. A mí alma friki le satisface con la misma intensidad tener la colección de latas de Pepsi que se vendieron coincidiendo con el Episodio I de Star Wars que una estatua de Darth Vader de 800 euros. Recordad que he dicho por ahora. Algún día haré un dispendio.

2. Ando mucho. Y lo hago por tres razones. En primer lugar, porque tengo tiempo para hacerlo sin necesidad de ir corriendo a todas partes. En segundo lugar, porque es un ejercicio sanísimo que no requiere grandes esfuerzos ni equipamiento adicional. Y en tercer lugar porque estoy harto de que el Gobierno de la Comunidad de Madrid me time con subidas abusivas de los precios combinadas con una alarmante reducción de la calidad y frecuencia del servicio.

3. Cada día que pasa, detesto más el tabaco. Y a muchos fumadores. No os deis por aludidos los fumadores que sois conscientes de que los demás no tienen por qué respirar el humo de vuestro tabaco. Los demás, sí, daros por aludidos porque me arruináis el día cada vez que no puedo evitar tragármelo. Lo siento, pero es así. Alabado sea el político (y sé quien es, pero no lo digo, que está mal visto...) que impulsó la Ley anti tabaco. Sobra decir que en mi vida ha dado una calada a un cigarrillo o similar.

4. No me importa que esté mal visto, que la gente me mire mal o que en algunos sitios nocturnos no me dejen pasar, mi calzado predilecto es un buen par de zapatillas deportivas. Obviamente, para las ocasiones que lo requieren, los zapatos caen, pero nunca estoy a gusto con ellos. Ni con una corbata. ¿Quién inventaría ese inútil trozo de tela y su endemoniado nudo...?

5. Me arrepiento enormemente de no haber guardado una redacción que hice con diez años en el colegio. Todos los lunes escribíamos un texto libre y la profesora escogía uno cada semana que después pasaba a un periódico que hacíamos sacando copias con gelatina o algo parecido. No sé si aquella la escogió, probablemente no, pero la recuerdo como si fuera ayer. Escribí sobre un partido de la Real en el Bernabéu que ganamos 0-4. Y recuerdo que el dibujo que acompañaba a aquel texto era el del cuarto gol, una maravilla de Bakero tirándose en plancha. Como si fuera ayer...

6. Cuando hago una entrevista o cubro una rueda de prensa, dependo en exceso de la tecnología. Me fío absolutamente de mi grabadora y apenas tomo notas. Mal hecho por mi parte, porque los accidentes suceden (solo recuerdo que me haya pasado una vez, y fue fácilmente subsanable), pero me sostengo en la grabación para poder prestar atención a quien habla, a lo que dice y a cómo lo dice. Me parece que eso también forma parte de sus palabras y es importante verlo.

7. Me pone de mal humor cuando alguien con quien estoy debatiendo tergiversa adrede mis palabras o mis argumentos. Ese es el momento en el que ya sé que la conversación está acabada, aunque sigamos hablando mucho tiempo después de eso. Para mí, hay pocas cosas peores en un debate que no querer entender lo que alguien quiere decir.

8. Tengo prohibido en las conversaciones con personas que valen la pena que ellas mismas se autoinsulten, infravaloren o se echen la culpa de lo que les sucede por circunstancias de la vida. Si vales la pena y sabes que lo pienso, no lo hagas. Porque no te dejaré.

9. No tengo ningún recuerdo memorable de profesor alguno más allá de quinto de la desaparecida EGB. En ese año y los dos anteriores tuve una maravillosa, pero a partir de ahí los he tenido mejores y peores, como personas y como profesores, pero nada que se haya quedado en mi memoria con especial reconocimiento de sus méritos. Ni en el colegio, ni en el instituto. El clásico maestro no forma parte de mi memoria.

10. Sigo disfrutando a día de hoy con cosas que me entretenían de niño. Releo los cómics que leí entonces, vuelvo a ver las series de dibujos animados que echaban entonces por televisión. Y me parecen hoy, como hace tantos años, entretenimientos tan dignos como los que he ido descubriendo según cumplía años. En su contexto, porque el contexto es importante.

11. No soy capaz de entender que la gente escriba mal a propósito. Ni falta de espacio en Twitter o SMSs, ni rapidez a la hora de escribir en Whatsapp. No me sirve como excusa. ¿Qué tiene la gente en contra del signo de interrogación o admiración de apertura? ¿Por qué nadie parece saber para qué sirve cada preposición y las usan indistintamente? ¿Tan difícil es saber qué se escribe con b y qué con v? Y ya cuando la "gente" es el "periodista", la hemos liado pero bien... Ver una falta de ortografía en un medio de comunicación es algo que tendría que ser intolerable. Pero, claro, sé por experiencia que los filtros no funcionan como deberían, así que...

Estas son las preguntas que incluyó BkindZanks para los insensatos, como yo, que decidiéramos recoger el guante, con sus correspondientes respuestas:

1. ¿Qué harías si te quedases una noche dentro de un centro comercial cerrado?
Al cine. De cabeza. ¿Quién no ha tenido ganas de trastear con un proyector? Vale, ya sé que eso es antiguo y que ahora va todo en formato digital. Pero mirar la sala desde una cabina de proyección es un pequeño sueño que algún día habría que cumplir... Como el de tener una sala entera para mí solito... Y de noche en un centro comercial me da tiempo a ver cuatro películas por lo menos...

2. ¿Si tuvieras que elegir tener un poder sobrenatural, en plan superhéroe, cuál sería?
Teniendo en cuenta que una de mis pasiones son precisamente los superhéroes y por tanto he leído historias de centenares de ellos con poderes completamente diferentes entre sí, es una pregunta realmente difícil... Y la verdad es que no creo que haya mejores secuencias en las historias de un superhéroe que cuando vuela por primera vez. Eso tiene que ser realmente impresionante.

3. ¿Qué canción pondrías ahora mismo?
Ahora mismo creo que me pondría cualquiera de los cuatro o cinco temas memorables que hay en la banda sonora de Conan el bárbaro, de Basil Poledouris. Siendo un compositor que no tiene tantas obras grandes, esta es sencillamente perfecta. Pero perfecta de verdad.

4. ¿Cuál es la mentira que no volverías a decir?
No soy una persona que diga mentiras, aunque algunos no quisieran creerme cuando lo proclamaba. Se me nota tanto, que me parece absurdo hacerlo. Puedo evitar una respuesta, pero no dar una falsa. Así que no se me ocurre ninguna mentira que no repetiría... Simplemente, es que no mentiría.

5. Descuelgas el teléfono, te ha sucedido algo, ¿a quién llamas?
Lo más normal es que fuera a mis padres. A menos que ese algo que me suceda lo pueda solucionar otra persona. Suelo ser pragmático para esas cosas.

6. Caminando por la calle, ves venir de frente a una persona de tu pasado, ¿quién te gustaría que fuese y en qué situación te gustaría que te encontrase?
Esta es buena... Hace no mucho se me pasó por la cabeza una compañera del instituto que me caía muy bien aunque tampoco tuvimos una relación muy estrecha, que no volví a ver desde que salimos de allí y de la que me gustaría saber algo... Sin pensar en situaciones especiales, simplemente por saber de ella. Y no, no he conseguido dar con ella a través de las redes sociales.

7. ¿Te han detenido alguna vez o similares?
¿A quién? ¿A mí? Con lo bueno que soy... Creo que el castigo más grande que he sufrido fue cuando tenía seis o siete años y me pusieron en el colegio contra la pared... Y creo que la causa era que estaba hablando en clase. Y, claro, ya se sabe que con esa edad los niños tienen que estar callados para escuchar las clases magistrales de sus profesores, imprescindibles a esas alturas para sacarse el doctorado...

8. ¿Cuál crees que es la solución para salir de la situación económica que angustia a este país?
Una solución doble. En primer lugar, un batallón de inspectores que acabara con todos los fraudes y gastos innecesarios. Eso sí sería ahorrar y permitiría no tocar las líneas rojas de lo que tiene que afrontar un Estado, además de que desenmascararía esos recortes "imprescindibles" que nos cuentan ahora mismo nuestros adorables gobernantes. En segundo lugar, equiparar de una maldita vez lo que ganan los ciudadanos y lo que le cuesta vivir en este país. Porque con el desfase actual me parece imposible salir de ninguna crisis.

9. Si pudieras corregir uno de tus defectos asumidos, ¿cuál sería?
Debida a mi resistencia a decir "no" cuando no tengo otra tarea apuntada en la agenda, mi excesiva disponibilidad para todo el mundo, y eso incluye a gente que no lo merece. Pero ya lo estoy corrigiendo. Poco a poco. Aunque sigo pensando que si puedo ayudar a alguien, ¿por qué no lo voy a hacer...?

10. ¿En qué película te gustaría vivir durante una semana?
Esta pregunta podría tener una respuesta diferente cada vez que alguien me la hiciera. Pero pensando en que hablamos de una semana, y dado que muchas de las películas que me venían ahora a la cabeza no abarcan tanto tiempo en su historia, me voy a quedar con siete días a bordo del Suprise, bajo el mando del capitán Jack Aubrey y con el doctor Stephen Maturin. La película, Master and Commander.

11. ¿Cuál es esa pregunta que siempre te hacen y nunca contestas?
No tengo una pregunta recurrente que no conteste por sistema. Y tampoco suelo evitar tipos de preguntas. No sé, probadme, preguntad y lo descubrís...

Y estas son las once preguntas que dejo por si alguien las quiere contestar, en los comentarios o en sus propios blogs...
1. Un personaje de ficción (película, libro, cómic, serie...) te ha enamorado para siempre, sin remedio y por encima de todos los demás. ¿Quién es?
2. ¿A quién y por qué has mandado a freír espárragos (o cualquier expresión análoga, reproducible o no) con mayor contundencia en toda tu vida?
3. ¿Qué no has hecho nunca que te gustaría probar en algún momento más o menos cercano?
4. Dejando al margen felicitaciones navideñas o de cumpleaños, ¿cuándo fue la última vez que enviaste una carta personal por correo físico y no por e-mail?
5. ¿Engañas mucho al escribir o dejas ver la persona que realmente eres?
6. ¿Cuál ha sido el mejor momento de tu vida que tenga que ver con el deporte?
7. Una manía que no hayas sido capaz de corregir a pesar de que todo el mundo te dice que tienes que hacerlo.
8. ¿Cuál es la última película que dejaste de ver y por qué?
9. Te toca un millón de euros en cualquier lotería. ¿Cuál es el primer gasto que haces con ese dinero?
10. ¿Crees en las casualidades?
11. ¿Cuál crees que es la principal razón por la que ahora mismo estás como estás en tu vida, sea bien o sea mal?

10 comentarios:

BkindZanks dijo...

1. Clark Kent
2. Si entendemos contundente por definitivo, a unas cuantas personas, pero no con exabruptos.
3. Demasiadas cosas. Y muchas son de las que no se pueden contar a la ligera. :O
4. ¿Personal? A mi abuela, una postal en verano... Siempre que me voy fuera, le envío varias postales.
5. Deoebde de dónde escriba y sobre qué.
6. Cuando lo he practicado sin tener que competir, sino por diversión, entendiéndolo como un juego y no como una batalla para demostrar quién es superior.
7. Decir lo que pienso, cuando me preguntan... intento resistirme si veo que es inconveniente, pero como me insistan... pfff...
8. Una mujer, una pistola y una tienda de fiedeos. Porque era tardísimo, estaba medio grogui y el ritmo de la película era bastante lento... después de hora y pico, viendo que aún quedaba bastante, la paré y me dormí ipso facto. La retomaré...
9. Un billete de avión para irme de aquí.
10. Poco, menos de lo que debería.
11. Yo.

Sara J. Trigueros dijo...

Me gustan los memes, pero implican un nivel de desnudo que me aterra proponerme a menos que me vea «obligada» a ello. Lo dejo para otra ocasión, pero lo cierto es que me parece muy original. (Bueno, meditaré la opción de recoger el testigo).

Cé. dijo...

Robado y hecho a lo Cé style :)
En cuanto a tus respuestas, me he reído muchísimo con esa de "con lo bueno que soy", y la verdad es que la mayoría no me han sorprendido.

Celia dijo...

Veo que te gusta responder preguntas como a mi.
Yo tampoco paso a nadie los memes.

Así que te contesto aquí:

Pues estoy buscando algun hombre apuesto... seguro que hay varios que me han enamorado... pero ahora mismo tengo a la enana de Rompe ralph tirandome del pantalon y haciendome ojitos... No lo puedo evitar mi corazón es suyo ahora mismo.

A mi padre, el motivo es demasiado fuerte para explicarlo así, pero imagino que se entiende que me sobraban motivos para hacer algo así.

Mil cosas si a mi me gusta probarlo todo... me gustaria aprender doblaje.

Pues hace poco mas de dos años, estaba apuntada a una cadena de postales a personas desconocidas por el gusto de recibir correos de todo el mundo y coleccionar postales.

Soy trasnparente demasiado.

Un partido barça madrid con mi abuelo en el camp nou.

Enfadarme demasiado rápido.

En la tv muchas porque a veces las pones de fondo pero en el cine jamas.

Comprarle una casa a mi madre

Creo que todo pasa por algo

Porque me he trabajado a mi misma a nivel emocional.

Claire dijo...

Muy interesante. ME ha gustado leer tus respuestas, que así te conozco un poco más. Si no fuera tan perezosa me llevaría el meme a mi blog, pero no lo puedo evitar, leerlos me gusta mucho, pero ponerme yo a contestar, no puedo. Me da pereza.
Sobre lo que comentas de las faltas de ortografía, o más concretamente sobre los signos de interrogación y exclamación en los mensajes de móvil, yo rara vez pongo el de apertura, y creo es que ya es typical spanish omitirlo... ;-)
Besos.

El Impenitente dijo...

De acuerdo contigo en lo del tabaco y en lo de la ortografía. Y recuerdo perfectamente aquel cero cuatro y el golazo en plancha de Bakero.

Y de todas tus preguntas, responderé a mi hecho deportivo favorito. Mira que me gusta el deporte y mira que lo sigo, pero creo que nunca ha habido nada como el gol de Iniesta. Ni siquiera el ocho noventa de Beamon.

Teresa J. dijo...

Viva la sinceridad,en muchas cosas estoy de acuerdo contigo,tambien yo me lamento de no haber conservado mis apuntes de la escuela.Besos.Teresa J.

Juan Rodríguez Millán dijo...

BkindZanks, muy interesante... En lo de Clark Kent tendré que explorar, je, je, je...

Sara, Me alegro de que al final te animaras a hacerlo.

Cé, también me alegro de que lo hicieras, aunque sea a la mitad. Bueno, me alegro de haber provocado que te rieras...

Celia, me encanta leer tus respuestas. La última es estupenda. Y, sí, es que esa niña es para comérsela...

Claire, lástima de pereza, sería estupendo leer tus respuestas... Sí, sí, está extendidísimo... pero también entre gente que no entiende otros errores ortográficos. Eso me asombra...

Impenitente, es que mira que es bonito tener un recuerdo así... Somos tantos los que siempre nos acordaremos de ese mismo instante como algo brutalmente grande... Si te acuerdas del gol de Bakero, seguro que también del de Alexanko para quitaros la Copa en la final. Maldita sea...

Teresa, me alegro de que te haya gustado. Apuntes no, pero aquello sí me hubiera gustado tenerlo hoy...

Speedygirl dijo...

No hay que fiarse de las grabadoras, no son buena gente... Si me dieran un euro por cada vez que me han dejado tirada esos aparatejos, a estas alturas sería millonetis jajaja

Juan Rodríguez Millán dijo...

Speedygirl, no sabía que fueras usuaria de grabadoras, je, je, je... A mí ya te digo que sólo me ha pasado una vez, pero he visto casos dramáticos...