domingo, octubre 18, 2009

Manifestándome

Vayan por delante dos ideas. La primera, que no me gustan las manifestaciones. Creo en ellas como derecho, pero no son para mí. Las veo siempre desvirtuadas, oportunistas, dirigidas, poco claras y menos efectivas. La segunda idea es que aquí no me voy a meter en el tema de fondo de la manifestación estrella de ayer y que, por descontado, no pretendo descalificar a quien salió a la calle en defensa de sus ideas. Dicho esto, siento la obligación de hablar de la manifestación de ayer en Madrid porque hay demasiados detalles que me chirrían, como persona, como ciudadano, como votante y como periodista.

Lo primero es que creo que fue un engaño. En el manifiesto en el que se convoca, en el que no hay ninguna referencia a la actual ley, se explica claramente que se trata de una protesta contra la reforma de la ley del aborto que ha aprobado el Gobierno para su envío al Parlamento. Mentira. Es una manipulación. Y no lo digo yo. Lo dice el principal convocante de la manifestación, Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia. "Una sociedad sana y humana no puede convivir con una ley permisiva del aborto, ni con la actual, ni con la anunciada, ni con ninguna", afirmó ayer. Luego la manifestación no era contra la ley del aborto, sino contra el aborto. Es un matiz demasiado importante para ser obviado.

Eso es así si tenemos en cuenta la materia de la que trataba, pero creo que no se puede tener la ingenuidad de desligar esta manifestación de la situación política general. Y hubo gente en la manifestación que así lo confesaba abiertamente, "Muchos venimos también para protestar por cómo gobierna Zapatero. Hay millones de parados y muchas familias lo están pasando fatal. No entiendo por qué no nos quejamos más", dijo una mujer llamada María Isabel Espada. Es decir, que en la manifestación podía haber votantes socialistas que no estén de acuerdo con el aborto y a quienes se ha contabilizado como persona en contra del Gobierno. Eso es falsear la realidad. Como prueba de las inteniones de la manifestación, muchas pancartas hacían alusión a dirigentes políticos del actual Gobierno (algunas, por cierto, de tan mal gusto que se descalifcan solan y aumentan el peligro de que haya gente que repudie a todos los manifestantes por culpa de algún insensato). Fue una protesta tan social como política.

Y esto queda claro también por la presencia de destacadísimos dirigentes del PP. El principal partido de la oposición falsea también la realidad. Oficialmente, no apoya la convocatoria (¿por qué?). Pero muchos de sus nombres principales allí estuvieron. ¿Acudió José María Aznar o acudió el ex presidente del Gobierno? ¿Acudió María Dolores de Cóspedal o acudió la secretaria general del PP? ¿Acudió Esperanza Aguirre o acudió la presidenta de la Comunidad de Madrid? Su negativa a apoyar la marcha con todas las letras y todas las consecuencias y la presencia al mismo tiempo de tantos de sus miembros relevantes es un engaño más a la sociedad. Una mentira electoralista, que pretende no ofender a los votantes más conservadores ni cerrar la puerta a votos más de centro. Lo que, hablando en plata, es una manipulación.

Gracias a las hemerotecas y aunque a mucha gente le dé igual, las palabras no se las lleva ya el viento. "O hay un Gobierno del PP, o hay una coalición de pancarteros, de Zapatero, de comunistas e independentistas", proclamó Aznar en un mitin de la campaña electoral antes de las generales de 2004. Aznar ayer llevó la pancarta. Esa es la más evidente contradicción entre el Aznar de hoy y el de 2004, pero no la única. No me puedo cansar de recordar que llegó a convertirse en presidente del Gobierno con los votos de CiU y PNV (¿eran ya entonces independentistas?). Pero también se puede desviar la mirada al presente. De cumplirse las previsiones, el PP votará con todo el placer del mundo en contra de los presupuestos de este año junto a CiU, ERC, IU y Nafarroa Bai. ¿Y con quién pactaría el PP en caso de ganar las próximas elecciones generales y hacerlo sin mayoría absoluta? De eso nadie dice nada. Ya encontrarán excusa en su momento.

También es interesante resaltar que, dado que la manifestación era contra el aborto, la presencia de Aznar o Esperanza Aguirre es una inmensa hipocresía. Este es el comentario más frecuente, porque es el más sencillo. ¿Cómo pueden protestar personas que han pasado por el Gobierno y no han tenido las creencias o los arrestos necesarios para modificar aquella Ley? Había gente en la manifestación que no dudaba es destacar esa contradicción, y eso les honra. No creo que pueda valer la explicación que dio Aznar, que salía a la calle en contra de la reforma propuesta, porque mucha gente no estaba allí por eso (y me remito de nuevo a las palabras de Benigno Blanco). El ex presidente, como en demasiadas ocasiones, demuestra que no tiene sentido de Estado, que le importa más autoreivindicarse y morder al rival político que la convivencia o el futuro de su país, ese que tanto dice defender pero al que no duda en atacar cada vez que sale de él.

El número de manifestantes también me llama la atención por muchos motivos. Tiendo a desacreditar las iniciativas de este tipo que inflan con descaro y sin pudor la cifra de asistentes. Es muy fácil proclamar a gritos un número. Aunque, también, sea mentira. Los organizadores hablan de dos millones. La Comunidad de Madrid, de 1,2 millones. El País calcula 265.300 personas. La Policía habla de 250.000. Y EFE difundió la cifra que le dio la empresa Lynce: 55.000 personas. Ni los organizadores, ni la Comunidad de Madrid, ni la prensa tiene la necesidad de controlar a las personas. Tiendo, por tanto, a creerme a la Policía. Y a dudar de la buena voluntad y las intenciones de quien se inventa la presencia de 1.750.000 personas. La opinión de una persona, si está razonada, cuenta para mí mucho más que la de una masa.

Las grandes cifras han llevado a muchos, organizadores y periodistas (El Mundo siempre a la cabeza), a decir que el Gobierno no puede permanecer ajeno a lo que le dice tanta gente. Ojo con el peligro que tiene esa afirmación. Ayer se celebró otra amnifestación, en San Sebastián, donde decenas de miles de personas protestaron por las detenciones de Arnaldo Otegi, Rafael Díez Usabiaga y otros destacados dirigentes de la izquierda abertzale radical al servicio de ETA. Si también a ellos les tenemos que hacer caso, hay que liberar inmediatamente a gente que la Policía considera terroristas. Si hacemos caso a las manifestaciones independentistas por su número, a lo mejor hay que plantearse ya lo quempiden. Pero, aquí como en casi todo, es fácil lanzar proclamas que aplicaremos sólo cuando convenga a quien las hace.

10 comentarios:

INÉS dijo...

No se trata del número de los que opinen de una manera o de otra; se trata de legislar sobre la verdad y en la verdad.
Yo me manifesté, ni por unos ni con otros, simplemente me manifesté para defender la vida...con eso me basta.

Jo Grass dijo...

Si ya te decía yo que en este país lo único que sabe la gente es tocar la pandereta. Me gustaría ver las respuestas de todos los que estaban allí si para hacer acto de presencia tuvieran que dejar en un papel escrito el motivo de su presencia. El resultado: un cadáver exquisito que ningún integrante del surrealismo de 1925 podría superar, por lo exquisito, claro!!

bebita dijo...

Escuché a Benigno Blanco decir en un informativo de mediodía "no pararemos hasta que en España no haya ni un solo aborto", o algo así. Qué retógrado! Qué simple! Qué injusto! Qué tajante!
Un besito!

P.d. Como amo la vida, como vivir es una aventura fascinante, nadie puede imponer a nadie como vivirla.

Claire dijo...

Los que dicen que van también para manifestarse contra el gobierno... ¿que tendrá que ver el paro con el aborto?... la manifestación es por una causa y el que acuda, va a manifestarse por esa causa concreta. Y tanto que se manipula la realidad.. Saludos.

Simone B. dijo...

A mi éste tema me da risa porque días antes del acontecimiento leía en todos los lados que no querían que fuera un acontecimiento político y religioso, pero estaba clarísimo que precisamente en eso se iba a convertir.

Me parece vergonzoso que se use un lema como "estamos a favor" de la vida como si la gente que está a favor del aborto estuviera a favor de la muerte..no es fácil ni agradable un aborto para una mujer, se tarda en superarlo y te sientes una mierda.

Yo tuve un aborto espontáneo cuando estaba de 7 semanas unos meses antes de quedarme embarazada de mis hijas y lo pasé fatal..no quiero imaginar cómo lo deben de pasar las mujeres que saben que tienen que hacerlo porque no les queda otro remedio.

Y por cierto..yo que pasé por ello puedo decir que si aquello era un SER HUMANO, yo soy una bicicleta..

Saludos!

* Raquel * dijo...

"La opinión de una persona, si está razonada, cuenta para mí mucho más que la de una masa"

...y qué razón llevas.

Creo que me perdí entre tanta contradicción, intereses claros e intereses ocultos, además de la hipocresía y el oportunismo. Creo que ya no sé exactamente qué es la política.

Lola dijo...

A mí particularmente me parece que el aborto es para momentos muy muy especiales en la vida de cada mujer.
Yo creo en la libertad de las mujeres, y no estando para nada a favor del aborto, comprendo que a veces sea necesario o muy conveniente.
Yo no sé si un feto es un ser humano, lo que sí que se que si mi hija hubiera estado en un momento crítico de su vida, no se como hubiera reaccionado. Tendría que ser muy hipócrita para decir otra cosa.
En lo que no estoy de acuerdo es que una menor no tenga que asesorarse antes de hacerlo y pedir ayuda a sus padres sería lo más razonable. ¿soy muy carca? Pues es lo que pienso.
Un abrazo Lola

Juan Rodríguez Millán dijo...

Inés, eso lo respeto y lo respaldo, que alguien se manifieste por aquello en lo que cree, esté yo de acuerdo o no con esa idea. Lo malo es que luego vienen otros y tergiversan esas buenas intenciones.

Jo Grass, esa sería la clave. Cada cual va en conciencia por una idea, pero luego que tiene la capacidad y el interés de manipular esas presencias se arroga el derecho a usar esas presencias para su propio beneficio. Odio que algunos hablen siempre en nombre de todos sin importarles lo que piensan los demás...

Bebita, Benigno Blanco y yo tampoco llegaríamos a muchos acuerdos, no... A mí se me hace difícil entender afirmaciones tajantes como esa, desde luego, y menos sin mirar a los ojos a cada persona que se ve en una de estas situaciones...

Claire, así debiera ser, pero ya ves que no, que por el interés todo vale...

Simone, vaya me has dejado de piedra... a pesar de que sé de sobra que esas cosas pasan más a menudo de lo que creemos. Has dado en el clavo de una de las cosas que más me molestan: no apoyar una causa te coloca en el grupo de los que la rechaza. Y no. Ya basta de que etiqueten a la gente con tanta facilidad.

Raquel, eso es lo malo, que demasiada gente hemos perdido ya la noción de que lo tenia que ser la política en realidad. Pero yo sigo siendo el mismo ingenuo de siempre que alertará de estas contradicciones e hipocresías...

Lola, creo que tu punto de vista se acerca mucho al mío... Y una pequeña aclaración, al menos como yo he entendido la cuestión. Aunque la propaganda de la derecha haya hecho creer lo contrario, con la reforma de la ley no se prima que las menores de edad puedan abortar sin asesoramiento. Lo que hace es ofrecer una salida a aquellas menores que quieren abortar y que tienen la oposición radical y extremista de sus padres. Se da la última palabra a la embarazada. No todos los hogares viven en paz y armonía y no todos los padres entienden y/o asumen que su hija va a abortar. Parece que ahoras las quinceañeras que abortan se van a multiplicar "gracias" a Zapatero y eso es otra tergiversación.

Reverendo Pohr dijo...

Ojalá un síntoma de madurez democrática fuera observar que la clase conservadora española también puede manifestarse sin complejos por las calles. Sin embargo, se tienen demasiado creído aquello de que las manifestaciones "buenas" y dignas de ser escuchadas son las suyas, no como las "otras", siempre "desleales, pancarteras y antipatriotas", plagadas de hippies, antisistemas y amargados.
Resulta irónica esa visión que destilan cuando hablan ante una cámara.

Aún así, están en su derecho. Al igual que si la manifestación fuera al contrario (en Irlanda los colectivos a favor y en contra del aborto hacen sus campañas y se han acostumbrado a hacerlo de forma razonablemente pacífica). Pero partiendo de la base que muchos consideran que sus valores y principios, con sus puntos y comas, son los auténticos en moralidad y que los demás son erróneos, podría considerarse normal tanto egocentrismo. Habrá que respetarles, pero ¿harían ellos lo mismo a la inversa?

Juan Rodríguez Millán dijo...

Reverendo, se lo tienen creído, sí. Todavía recuerdo aquella vez que Rajoy invitó a sumarse a su manifestación "a la gente de bien". Como si los demás fuéramos los malos...