martes, septiembre 29, 2009

Subiendo impuestos

La crisis ha conseguido algo que, lo reconozco, me parecía absolutamente imposible: que todo el mundo hable de economía como si realmente tuviera la absoluta certeza y convicción de saber de lo que está hablando. También tengo que admitir, como hago casi siempre que me acerco a estos temas, que mis conocimientos económicos siguen siendo tan poco destacables como antes de esta crisis. El exceso de información, en este caso, no me ha reportado grandes conocimientos ni una mayor comprensión de los sucesos que han hecho tambalearse a todo el mundo. Ahora de lo que se habla es de la anunciada subida de impuestos, y (¿absolutamente?) todo el mundo está en contra. Por motivos ideológicos, no se considera posible que un Gobierno de izquierdas apueste por subir tasas. Por motivos económicos, se apunta que la medida tendrá un efecto contrario al que se busca.

A mí, y perdonadme que insista en que no soy ni mucho menos un avezado economista, la medida no me convence en absoluto. La veo como uno de los muchos bandazos que está dando este Gobierno en esta materia y, además, una medida bastante impopular y muy mal explicada (claro que afecta a las rentas medias, como acaba de reconocer la vicepresidenta económica). Además, con el ambiente político, periodístico y social en el que nos movemos, lo más normal era lo que ya está empezando a suceder, que se creara un estado de alarma generalizada en todos los sectores. Alarma, por cierto, que no comparto en absoluto. Será que no me van las alarmas. No me voy a detener en banalidades como la de un tipo que pretende ser presidente del Gobierno (y que ya tiene la parejita, porque a la famosa niña del debate electoral suma ahora al niño de las chuches; para que luego critiquen a Bibiana Aído, ¡viva la igualdad!), sino en la que parece ser la percepción general.

Se dice que la subida del IVA afectará al consumo. Pero yo no lo acabo de ver tan claro en este caso y menos tal y como se está explicando. En primer lugar, el aumento de los impuestos no tiene por qué repercutir directamente en el bolsillo del ciudadano. Para mí el problema en los precios (además de su relación con los salarios) no está en los impuestos que pagamos y que ya están incluídos en la cantidad final que desembolsamos, sino en el margen de beneficio. Hay empresarios que viven con la soga al cuello, que apenas pueden ganar dinero con su trabajo, atrapados en una interminable cadena de intermediarios o en un abusivo precio de las materias primas. Todo mi respeto para ellos, porque son los que de verdad intentan ayudar. Pero hay otros que viven en la abundancia de unos margenes de beneficio asombrosamente alto y que, además, o no se han visto muy mermados por la crisis o directamente han crecido. Ejemplos hay muchos si se buscan. Un empresario puede decidir libremente bajar el precio de su producto para que al consumidor le cueste lo mismo a pesar de la subida del IVA.

Por otro lado, está la percepción de la gente. Lo dice Javier Ruiz en esta entrada de su blog (que ya me ha convertido en seguidor por la sencillez con la que explica temas que yo no domino en absoluto). Al pagar un producto, la gente no es consciente de que cantidad de su dinero se va a un empresario, a un distribuidor o al Gobierno en forma de impuestos. Ayer ya me vino a la cabeza un ejemplo perfecto para ilustrar esta idea, reforzado ahora por la explicación de Javier Ruiz: la llegada del euro. Creo que todos fuimos y somos conscientes de que, a pesar de que el IPC de la época dijera lo contrario, los precios subieron cuando dejamos la peseta y abrazamos la moneda única. Todos conocemos sobrados ejemplos de bienes y servicios que en su precio sólo añadieron una coma (de 150 pesetas a 1,50 euros).

¿Dejamos por eso de consumir? No, mantuvimos el mismo comportamiento que hasta la fecha, buscando el mejor producto al precio más barato. Como creo que va a suceder cuando suba el IVA. En las pequeñas compras, la diferencia va a ser mínima. Nadie deja de comprar una falda, unos pantalones, un DVD o dos kilos de carne porque en lugar de 30 euros nos cueste 31. Del mismo modo que nadie dejó de comprar en las tiendas de todo a cien a pesar de que pasaran a ser tiendas de todo a 166 con el cambio al euro. Sí estoy seguro de que afectará y se notará con mucha más claridad en las compras más grandes, porque ahí la diferencia por los impuestos sí va a ser fácilmente cuantificable. Pero, claro, entramos en otra dinámica que justificaría la (dudosa) afirmación del Gobierno de que los más ricos pagarán más. Porque quien tiene un millón de euros para pagar un piso enorme en una zona exclusiva puede que tampoco se vaya a sentir demasiado cohibido porque le cueste 200.000 euros más...

Sí me preocupan los pequeños y medianos empresarios, porque a ellos sí veo con claridad cómo les puede afectar esta subida de impuestos. Ellos sí van a notar que sus facturas van a aumentar sin la contrapartida de un mayor beneficio y, además, no van a tener mucho margen para reducir sus precios. Y digo que me preocupan porque las pymes son las grandes generadoras de empleo en España y, como de sobra sabemos todos, el empleo es precisamente el principal problema que tenemos en esta crisis. Es por eso por lo que no comparto la subida de impuestos y donde temo que el Gobierno no haya sido capaz de calibrar sus efectos futuros. Pero habrá que esperar, claro. Primero porque aunque muchos hablen de la subida de impuestos como algo ya instaurado (o se agarren a lamentables argumentos de autoridad como que Alemania los ha bajado, cuando 1) es una promesa electoral de alguien que no tiene mayoría absoluta para gobernar y 2) no se aplicará hasta 2011, cuando se espera que la crisis sea agua pasada), esto no llegará hasta julio de 2010. Y primero hay que aprobar los presupuestos en el Parlamento.

8 comentarios:

Javier Solera dijo...

A mí, personalmente, no me acaba de convencer la medida.
Tienes razón en que, seguramente, habrá subidas que podrán parecernos puramente simbólicas (1 o 2 euros...) pero creo que, en bienes duraderos, como electrodomésticos, coches, etc. se notará más y se paralizará el consumo aún más...
Todo esto lo digo sin tener ni p*** idea, aunque como dijo el sabio Manuel Azaña: si los españoles sólo hablásemos de lo que sabemos, se generaría un gran silencio.

A mí, como bien apuntas, lo que me fastidia de verdad es que banqueros y altos ejecutivos, que nos han metido en esto, se vayan de rositas.
Y también que ZP no explique las cosas, y tome decisiones a tontas y a locas. Empieza a recordarme a Aznar.

Lola dijo...

He leido el artículo del periodista del Pais y tiene toda la razón, como la tienes tu al exponer el tema.
Tambien he leido que las grandes fortunas no van a pagar impuestos.
No entiendo nada de lo que está pasando. Besos Lola

muchachadeojostristes dijo...

me uno a este grupo que no tiene mucha idea de economía, bueno, en realidad yo no tengo ni idea, lo único que sé de economía es que la mía, últimamente no anda muy boyante
esta medida de ZP no sé si va a funcionar o no, y en caso de que funcione, a quien le va a aportar beneficios, lo que sí se es que efectivamente, al comercio pequeño no creo que le vaya demasiado bien.
hace años yo "regentaba" un pequeño negocio familiar y puedo asegurar que esa subida de IVA no va a ser en absoluta beneficiosa para ellos
un comercio pequeño no puede permitirse el lujo de comprar grandes cantidades de ningún producto, por lo que se pierde multitud de ofertas que ofrecen los mayoristas y, en consecuencia, no puede poner sus productos a buenos precios para el consumidor

esta es mi pequeña aportación, no se si acertada o no

besitos

Jo Grass dijo...

No es que nosotros no entendamos mucho de economía , es que los que se supone que entienden , e incluso, son profesionales suspenden con nota, aunque parezca una contradicción.

A este paso acabaremos con nuestro "corralito" particular, como nuestros colegas al otro lado del charco, hace unos años.

Reverendo Pohr dijo...

Está siendo un despropósito la poca claridad y la descoordinación existente con la explicación de las medidas. Tanta desinformación está generando que le lluevan, y con razón, garrotazos al gobierno. A ver si espabila.

Subir o bajar impuestos no es de izquierdas o de derechas. En los países nórdicos se pagan muchos impuestos y se compensan con unos servicios públicos de calidad; En los países liberales (estilo EEUU) se pagan pocos impuestos y, si tienes algún problema,apañaté como puedas con lo que tengas. El elemento clave es el carácter progresivo o regresivo del impuesto.

El gobierno Aznar hizo sucesivas reducciones de impuestos, pero los redujo mucho más a las rentas altas, de tal manera que la carga tributaria total del país se incrementó sobre la clase media, pese a que ésta dejara de pagar un poco. Los servicios públicos los pagábamos en mayor medida quiénes los utilizabamos y si faltaba dinero, se buscaba un servicio más barato (aunque la calidad también fuera inferior. Si tienes problemas, te vas a la privada).

El PP actúa con mucha hipocresía, puesto que, de estar gobernando, haría prácticamente los mismo dada la situación aunque, cierto, también barajaría la otra alternativa de comenzar a reducir prestaciones y servicios públicos (que no sé que es peor). EL PSOE quizá no se atreva a meter mano grandes bienes patrimoniales de los más pudientes pero el PP, como partido liberal-conservador ni tan solo se lo plantearía: público, lo justo, y el que quiera algo, que se lo pague de su bolsillo (que es lo que hacen la mayoría de las personas de grandes ingresos en este país).

C.C.Buxter dijo...

Para mí, una subida de impuestos no siempre tiene por qué ser mala, siempre que eso redunde en un mejor servicio público. En el caso que propone el gobierno no lo tengo claro, porque, para ser sinceros, cualquiera sabe: un "experto" dice una cosa y otro "experto" la contraria. Lo que no se entiende muy bien es que se elimine el impuesto sobre el patrimonio, que sólo lo pagaban "los ricos", y que ahora se quieran subir los impuestos indirectos, que los paga todo el mundo con independencia de su capacidad económica.

Por otra parte, en situación de crisis, el gobierno tiene dos opciones: o aumentar los ingresos, o reducir el gasto. ¿Qué es mejor, subir "el IVA de las chuches" o el "medicamentazo" de Aznar? Yo prefiero pagar más impuestos y que los servicios públicos (incluida la justicia...) funcionen decentemente. Cuestión distinta es que este gobierno lo vaya a conseguir.

El Impenitente dijo...

Pues me uno a los que no saben de economía, pero algo sí sé de sumar y restar.

Disminuyen los ingresos, por tanto aumentemos los ingresos. ¿Y por qué no disminuimos los gastos?

Voy a ser demagogo. Ayer se fueron trescientos a apoyar la candidatura de Madrid. ¿Trescientos? ¿Son todos absolutamente necesarios? ¿Por qué hemos de financiar a los partidos políticos y a los sindicatos? ¿Por qué no viven de las cuotas de sus afiliados? ¿No es un despilfarro tener un gobierno central con su parlamento y diecisiete autonomías con sus parlamentos y funcionarios? ¿No hay manera de recortar por ahí? ¿Por qué los políticos tienen esos privilegios en dietas y pensiones vitalicias? ¿Para qué sirve el parlamento europeo? ¿Qué porcentaje del precio de los medicamentos se va en tener comprados a todos los médicos? ¿Por qué los médicos recetan los productos de los laboratorios que les hacen mejores regalos? ¿Por qué no denunciamos esas corruptelas y reducimos el coste sanitario? Dudo mucho que no haya una partida presupuestaria que no pueda ser recortada. Pero mucho. Es demagogia, pero pagar más para que los gestores sean unos inútiles o unos delincuentes o las dos cosas pues me jode y mucho, aunque sean cuatro céntimos.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Javier, eso es lo malo de esta crisis, que los causantes no lo van a pagar y tampoco se va a cambiar nada, así que hasta la próxima dentro de x años... Pese a todo, pese a que no se sepa explicar o improvise, me será difícil ver a Zapatero como Aznar...

Lola, yo creo que lo que has oído es una intoxicación más. Claro que pagan impuestos, el debate es si debieran pagar más o si la subida de impuestos a éstos realmente genera tanto ingreso para el Estado como una subida general del IVA. Pero tampoco te creas que yo entiendo mucho...

Muchacha, es muy buena la aportación, va en la línea de los temores que apunto. Ganar supongo que ganará el Estado para poder dar buenos servicios sociales, pero creo que el empleo será otra cosa...

Jo, pues tienes toda la razón. Si los que saben de economía, supieran en realidad de economía es más que probable que no estuviéramos donde estamos...

Reverendo, también estoy de acuerdo contigo. Y precisamente porque rechazo ese modelo le doy un voto de confianza a lo que propone el actual Gobierno, aunque crea que es equivocado. La alternativa me parece mucho más terrible (y se puede constatar en las autonomías que gobiernan, siendo Madrid un clarísimo ejemplo).

C.C.Buxter, lo mismo, está claro que prefiero esta medida al medimentazo o al decretazo de Aznar. Y está claro que si el Estado ingresa más, se supone que podrá dar mejores servicios. Pero mi duda sobre esta reforma, que no me aclararán esos expertos a los que aludes (porque es verdad que ni entre ellos se ponen de acuerdo) sigue en las pymes y, por tanto, en el empleo.

Impenitente, sí que es demagogia, pero es una demagogia que tiene dos características: es entendible (sobre todo si la usa un parado) y es lícita (porque, efectivamente, son preguntas que el político de turno no va a saber responder). Todas esas preguntas, y muchas más, me llevan a seguir dudando de muchas 'realidades' de esta crisis.