domingo, marzo 08, 2009

Del día de la mujer a la competencia periodística

Iba a hablar del día de la mujer trabajadora. Pero no de la forma que lo hace casi todo el mundo, sino de la dicotomía que me surge al hablar de esta jornada. Iba a hablar de lo poco que me gustan estas celebraciones estériles y mucho las causas que están por detrás. De que no me siento en la necesidad de reivindicar algo en un día cuando me pasó 365 al año (por convencimiento y sin esfuerzo) manteniendo un comportamiento de apoyo, respaldo, comprensión y respeto hacia las mujeres (trabajadoras o no). De lo poco que me interesan los actos propagandísticos y las frases vacías que sólo sirven para limpiar conciencias y no para trabajar en serio por la justicia. Pero en esto que me ha dado por leer la prensa, como todos los días, y he encontrado algo que me ha llamado la atención más que los fastos algo ficticios del 8 de marzo.

Sabido es que la prensa suele llevar titulares contrapuestos y contradictorios sobre los temas de actualidad, sobre todo si es política. Es la competencia diaria, habitual y en apariencia sana entre las distintas cabeceras. El caso práctico que me llevó a pensar en esta entrada es las tramas de corrupción y espionaje de Madrid. El Mundo sentencia hoy en su editorial que "El montaje para desacreditar a Aguirre se queda en nada" (por otra parte, curioso respeto a una investigación judicial en curso, pero no me quiero desviar del tema...) y en las páginas de información afirma que "Los partes del supuesto espionaje en Madrid son falsos o erróneos". Es interesante notar el particular uso del término supuesto. El espionaje es supuesto. El montaje para desacreditar a Aguirre se da por seguro. Qué sutil, qué sibilino.
-
Me vais a permitir un pequeño rodeo en el tema, pero tengo que decir que creo que hay pocas palabras que odie más en su uso periodístico que supuesto. Parece que pocos saben utilizarla correctamente, se impone su uso en circunstancias asombrosas (y, por supuesto, se cometen a veces errores de gramática salvajes por ese empleo forzado) y, además, se convierte en un arma ideológica, como demuestra a la perfección el anterior ejemplo. El País, por descontado, ofrece una versión contrapuesta del asunto y con su titular "La red de Correa intentó chantajear a Rajoy con un vídeo" une las tramas de espionaje y corrupción. Visiones opuestas del mismo tema que, me temo, no nacen precisamente del interés por la verdad.
-
Pero mientras estaba pensando escribir sobre todo esto, me he topado con otros dos titulares que, otra vez más, me han hecho cambiar de tema para esta entrada (y en cierta manera volver al original, al respeto a las mujeres y lo que se puede hacer por ellas). Leo en El Mundo el siguiente titular:
-
No hay trampa, no hay nada rebuscado que encontrar. Es un titular limpio, sencillo, directo y aséptico, que da paso a un artículo escrito por Jesús Neira en el que cuenta su experiencia y lo que siente. Pero después leo El País y encuentro este otro titular:
-
Y, claro, veo una contradicción insalvable. Si en El País Neira habla "por primera vez", ¿cómo es posible que en El Mundo ofrezca un "testimonio exclusivo". Y viceversa, por descontado, porque no tengo ni la más remota idea de con quién habló antes. Una entrevista o un artículo de Neira tendría que tener valor por sí mismo, por lo que dice, por lo que narra, por lo que piensa. Tanto El Mundo como El País han desvirtuado lo que publican por el afán de ser el primero y el único, por el objetivo de quedar por encima del oponente por encima de la información que ofrece. Todo tiene que ser en exclusiva. La noticia ya no sirve. La noticia ya sólo tiene valor si el de enfrente no la publica o publica lo contrario. Y para que así sea da igual poner titulares como estos, que asumo que se incluyen en la confianza de que nadie lee El Mundo y El País. Es un error que no acabo de entender. Adoro las exclusivas, forman parte de un trabajo periodístico bien hecho. Pero no tener una exclusiva y venderla como tal me parece triste. Y chocante. Y una forma de engañar al lector. Una más.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

El día 8 de Marzo es el día Internacional de la mujer. Lo de trabrajadora es una redundancia, pues no conozco ninguna que no lo sea.

Edurne

DAVESPIDEY dijo...

Estoy contigo, Edurne. Soy de la misma opinión. Un epíteto, lo de "trabajadora".

Dicen los enterados que todo esto se hace porque históricamente ha sido una reivindicación por las desiguales condiciones de acceso al mundo laboral, cuestión que no se ha terminado de resolver en muchos países del mundo, y en los que aparentemente se ha resuelto, todavía quedan reflejos del pasado.

Ya sabes, la discriminación positiva, la labor de concienciación y esas cosas.

Pero lo que está claro es que, como deja entrever Juan, muchas veces -demasiadas, diría yo- se da más importancia a la publicidad como fin en sí mismo, y no como medio. En ocasiones la apariencia ensombrece las actitudes. Se vacía la esencia a costa de la presencia.

Y tras la presencia, con respecto al tema prensa, y reconociendo que es imposible renunciar a la ideología en el periodismo, es triste que aquélla se ponga de manifiesto en detrimento de la propia información.

Para la ideología ya están los artículos de opinión... pero no. Hasta en los titulares.

Y la rivalidad frente a la claridad, de tal manera que coexisten 2 exclusivas de distintos frentes sobre el mismo objeto.

El Mundo y El País. El País y El Mundo... tal para cual, cada uno a lo suyo. Pero estos dos sólo los cito al hilo del post de Juan, porque podría citar tantos otros...

Lo mismo que las emisoras de radio. Lo mismo que las cadenas de Tv. Lo mismo que todo. Y eso cala es el reflejo mismo de la sociedad. Adios al eclecticismo, adios a la tercera vía. Adios al "lo cortés no quita lo valiente". Se va remando río abajo, flanqueado por las riberas de frondoso verde y ocre al fondo.

Moraleja: dos opciones, o te lees un poquito de cada frente... o pasas absolutamente de todo y de todos. Yo, según el día elijo opción.

Casandra dijo...

Todo esto lo trae la sociedad en la que vivimos donde lo más importante es el dinero y la verdad está en decadencia. :-S

La palabra "supuesto" es en verdad asquerosa.

Un abrazo!! :-)

Silvia dijo...

A ver si en un futuro no demasiado lejano podemos dejar de celebrar este día...

Bss.

Noelia Jiménez dijo...

Qué bueno lo de Neira. Pensé lo mismo. ¿Acaso hay espías en las redacciones para saber lo que van a publicar? ¿O es que se lo ha dicho el propio Neira? Ay.

Mara dijo...

Jua, se nos engaña de tantas formas...
Por cierto: la palabra "supuesto" es un salvavidas!! A mi me querían denunciar pero no lo hiciero gracias a uno de esos "supuestos"!!

C.C.Buxter dijo...

La verdad es que nunca he entendido muy bien ese afán por la exclusiva que tienen los periodistas, especialmente si se trata de una radio o de un periódico, en las que oyentes y lectores suelen ser fieles por naturaleza (la televisión es otra cosa).

En el periodismo deportivo las "exclusivas" y el "ya lo adelantamos nosotros" llega a cotas surrealistas. El truco es sencillo: durante el verano dices que, por ejemplo, el Madrid va a fichar quince jugadores, y luego, cuando alguno de ellos acaba siendo fichado, titulas orgulloso "ya lo adelantamos nosotros". Eso sí, de los otros catorce que ya estaban "atados" y que no acaban fichando no dicen ni pío. De hecho, estoy seguro de que si el Madrid acaba fichando a Cristiano Ronaldo, aunque sea dentro de siete años, Marca titulará: "como ya adelantó Marca en el verano de 2008". Y en La Sexta felicitarán por la exclusiva a los compañeros del diario Marca...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Edurne, tienes toda la razón. Siento haber caído en la tópica redundancia de este día. Buena aportación.

Davespidey, eso es justo lo que me da miedo: que al final el propio periodismo va a conseguir que la gente pase del todo del periodismo. Para un periodista, eso es muy triste.

Casandra, qué buena reflexión, la verdad está en decadencia. Me la apunto porque la acabaré usando en algún momento...

Silvia, pues ojalá no se celebrara ya. Si todas las energías que gastamos en la celebración de estas cosas las empleáramos en solventar problemas, no haría falta casi ninguno de estos días...

Noelia, es que es dramático... No sé en qué cabeza cabe vender algo así... A lo mejor lo que sucedió es justo lo contrario, que ninguno de los dos le preguntó a Neira si había hablado con otro periódico... De chiste.

Mara, cierto, demasiados engaños... Tú seguro que la utilizaste bien la palabra "supuesto", no me cabe la menor duda. Pero es que hay tanto indocumentado que la usa sin ton ni son...

C.C.Buxter, ya lo hemos comentado alguna vez, que lo del periodismo deportivo es de traca. Entre las exclusivas y las constantes faltas de respeto en las que caen (me he abstenido de poner hoy la portada del Marca de ayer por respeto y comprensión a todos mis amigos madridistas...), han conseguido el más absoluto desprestigio de la profesión.