jueves, septiembre 04, 2008

Felicidades, Rafa

Las felicitaciones, cuando son excesivas, corren el riesgo de no ser sinceras. Me imagino que a Rafa Nadal le debe doler la muñeca y no precisamente por hacer lo que mejor sabe, jugar al tenis, sino de recibir apretones de manos. No deja de ser gracioso porque tengo el recuerdo de que, al final de la temporada pasada, al que Nadal llegó algo fundido físicamente, los medios de comunicación apostaban más por la competencia de Djokovic por el número 2 que por arrebatarle el número 1 a Federer. Hoy todo son felicitaciones, palmadas en la espalda y fotos con el tenista. No es que me sorprenda, pero...

El caso es que hoy tengo que felicitar a Rafa Nadal. No por la medalla de oro conseguida en los Juegos Olímpicos. No por haber ganado ya dos torneos del Grand Slam (y estar en semifinales del tercero). No por haber conseguido ese número 1 arrebatándoselo a uno de los mejores tenistas de la historia. No, hoy tengo que felicitar a Nadal por ser un tipo sensato. Lo que ha dicho al conocer que le han concedido el Premio Príncipe de Asturias del Deporte es, sencillamente, para quitarse el sombrero. "Es una satisfacción y quizás es un premio a una carrera muy buena que he tenido, aunque no sé si a los 22 años es muy pronto para conseguir un premio tan importante", ha dicho.

Y tiene roda la razón. La web de la Fundación Príncipe de Asturias dice que este premio "será concedido a aquella persona o personas, o institución que, además de la ejemplaridad de su vida y obra, haya conseguido nuevas metas en la lucha del hombre por superarse a sí mismo y contribuido con su esfuerzo, de manera extraordinaria, al perfeccionamiento, cultivo, promoción o difusión de los deportes". Y, claro, darle un premio con esas bases a un deportista de 22 años que tiene tantísimo margen todavía de mejora. Si ahora le da por ganar cuatro Rolanda Garros más, un par de Wimbledons, otras tantas Copas David y, qué demonios, otra medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2012, ¿qué le vamos a dar?

Parece que como lo ha ganado Nadal, es políticamente incorrecto criticar la concesión y a los propios Premios, pero a mí no me ha gustado nada de nada. Tampoco me gustó, por ejemplo, la concesión del galardón a Fernando Alonso, y eso que siento mucha admiración por el piloto, o, echando la vista atrás, el que le dieron a Arantxa Sánchez-Vicario. Tengo la sensación de que estos premios se han convertido en un escaparate del oportunismo. Deportista que triunfa, premio concedido. Al instante, para tener una preciosa foto. Y no es eso. Es fácil dárselo a un deportista que hoy está en los medios. Pero es mucho más merecido acordarse de tipos que verdaderamente han marcado la diferencia. Nadal será uno de ellos, pero dentro de unos años. Lamento, por ejemplo, que Ángel Nieto no tenga este premio. O Paco Fernández Ochoa.

Ya tienen una preciosa foto, porque Nadal, por descontado, irá a recoger el premio a Oviedo. Pero lo que el tenista ha dicho es cierto. Es joven para ser distinguido con este galardón. Eso sí, nadie lo va a decir, claro, porque... ¿quién se arriesga a que sus palabras puedan ser entendidas como una crítica a Nadal?

5 comentarios:

Mara dijo...

Me encanta Rafa. Se lo merece!

MoN dijo...

a mi nadal personalmente me podra parecer mas o menos simpatico,lo que no cabe duda es que es un gran deportista y que si tiene todo esto es porque se lo merece


un besoooooo

Críptica dijo...

El premio reconoce valores humanos como la lucha, la entrega y la perseverancia. Nada de eso esta reñido con la edad. Es bien merecido.

C.C.Buxter dijo...

Yo estoy contigo. El Premio Príncipe de Asturias es algo así como un premio "a toda una carrera"; es como si el Cervantes se lo diesen a un escritor que sólo ha publicado un libro, por muy bueno que sea. ¿Por qué no esperar a que se retire con un palmarés impresionante?

Lo de Fernando Alonso fue espectacular porque se lo dieron a él antes que a Michael Schumacher: un sinsentido. Y es que (aquí es donde quería ir a parar) los Premios Príncipe de Asturias tienen un cierto toque chauvinista, vamos a ser sinceros... Desconozco si en las bases de los mismos se especifica o no que se dará "una especial atención" a los españoles, pero es que hay cosas que son escandalosas. De no ser por Nadal, no me hubiese extrañado nada que este año se lo diesen a la selección de fútbol, como ya hicieron con la de baloncesto.

¿Ausencias sangrantes? Sobre todo, como dices, la de Ángel Nieto, pero también la de Alfredo Di Stéfano. Si no se lo dan a ellos, ¿a quién se lo van a dar?

El Impenitente dijo...

¿Le han dado el Príncipe de Asturias a Nadal o le han dado el Rafa Nadal al Príncipe de Asturias?

Y ayer ganó Federer el Open USA. ¿No tiene valores suficientes el Príncipe de Asturias para que le den un Roger Federer?

No me gustan este tipo de premios. Como los Nóbel. Siempre son injustos en su justicia.