viernes, septiembre 05, 2008

Comunicaciones modernas

Cómo han cambiado las comunicaciones personales en los últimos años... Ayer nos preguntábamos en una comida de amigos cómo era posible que la gente quedara sin móviles. Parecía algo fácil, ¿verdad? A tal hora en tal sitio. Y la gente aparecía. Quién era tardón entonces lo era también ahora, por descontado, pero en estos tecnificados días parece el tardón ha logrado una aceptabilidad social cuando llama al móvil para decir que no va a estar a la hora señalada. Hoy la puntualidad es un valor extinguido para casi todo.

Cuando me compré un móvil, decía que buena parte de culpa la tenían quienes ya tenían móvil, que habían olvidado cómo convivir con quien no lo tenía. Y mis amigos se reían de mí, claro. Pero lo cierto es que llamabas a alguien para quedar y te decía "luego te llamo yo" (desde su móvil, se entiendo, eso de llamar a casa parece cosas de críos de ocho años... y ya ni eso, que todos tienen móvil). Ya, pero es que no voy a estar en casa, porque tengo que hacer un recado fuera. "Pues te llamo al móvil". Es que no tengo... Y entonces hacer la quedada adquiría tintes épicos...

Y eso cuando hay quedadas, claro, porque ahora la gente casi prefiere formar parte de redes sociales en la web. Aunque no desdeño para nada conocer gente distinta a través de Internet (si no, ¿qué demonios hago escribiendo en este blog y leyendo con atención todo lo que tenéis que decirme en vuestros comentarios y en vuestros propios espacios?), me resulta chocante que haya gente dispuesta a utilizar páginas como Facebook (útil para unas cosas, de uso exagerado para otras) para sustiuir su vida social en alguna medida. Ahora hay gente que no te llama por teléfono para contarte su vida, lo publica en Internet y si te interesa ya lo leerás...

Esas cosas que antes la gente sólo se contaba a la cara, como mucho por teléfono pero casi siempre en persona, ya tienen una forma nueva de contarse. Ahora la gente tira de SMS y de e-mail. Incluso de "reenvía por favor este mail a fulanito que aquí no tengo su dirección" o "díselo a los otros que aquí no tengo su número". Hasta el punto de que te enteras de las cosas más personales y trascendentes para la vida de familia o amigos con un triste y desangelado mensaje escrito. Y aunque de vez en cuando caigo en esa rutina tecnológica fría y desapasionada, lo cierto es que cada día que pasa me emociona más que alguien que de verdad me importa me cuenta sus cosas en persona.

Ayer un amigo me dio una noticia maravillosa para su vida, una de esas cosas que me alegra de verdad el alma y el corazón. Y aunque me lo podría haber dicho en un SMS o en un mail, me lo dijo en persona. Y mira que era difícil que esa noticia me alegrara más de lo que me alegra por sí misma, pero la disfruté más así. Mucho más (y que se prepare, que sabe que formaré parte de la celebración de forma muy especial... escrita, sí, pero muy sentida). Le pude contestar en el momento, mirándole a la cara, viendo él que de verdad me producía alegría la noticia. Todo eso se está perdiendo a pasos agigantados, como lágrimas en la lluvia (quien me conoce ya sabe que de vez en cuando se me escapan citas cinéfilas... en persona también).

Me encantan las nuevas tecnologías, pero creo que, en el fondo, soy un tipo algo anticuado...

6 comentarios:

Silvia dijo...

Y cuál era la noticia que te dio tu amigo??? Que sí, que ya sé que soy una cotilla....

Bss.

Leyre dijo...

Mmmm..o que se casa o que va a ser papá, esas son noticias que llegan al puro sentido "flecha cupido".jeje.
Madre mía, se nota que me acabo de despertar de la siesta, estoy atolondrada.
Pues qué voy a decir, entro dentro del clan impuntual sin movil-movil-soy un desastre-, y que tienes toda la razón,se pierden esas cosas. Me alegro de la noticia sea la que sea, y te mando un abrazo.
Mmmm...está jugando la real, te imagino pegado a la pantalla o en Zaragoza, con un megáfono pegando unas voces espectaculares.

MoN dijo...

la verdad es que se pierde y se gana.

Yo lo de los amigos por internet..
tengo el tuenti este de las narices, y la verdad qe solo lo uso para gente que conozco XD es extraño xD no agrego a gente que no conozca que soy muy desconfiaza, con eso de mudarme es una manera de mantener el cotnacto con la gente de fuera y cotillear sus vidas, porque eso es lo que se hace.

la tecnologia tiene sus mas y sus menos, pero es dificil no subirse al carro!

bebita dijo...

Tienes un regalito en mi blog... :)
Muaaaaaki!

C.C.Buxter dijo...

¿Cómo quedábamos entonces? Pues yo, a voz en grito con unos amigos que vivían en el edificio de enfrente: cuando alguien quería ir a jugar a fútbol, no tenía más que salir al balcón... Claro que entonces tenía doce años; creo que ahora estaría socialmente mal visto...

Como todo, depende del uso que se le dé. Yo apenas utilizo el móvil, así que mi vida no ha cambiado tanto. Lo que sí es un gran invento es el blog :-)

El Impenitente dijo...

Suscribo a CC Buxter. El móvil es un invento del demonio que nos amarga la vida laboral. El blog sí que es un gran invento.