domingo, mayo 25, 2008

Preguntas populares

La crisis del PP avanza. Cada día se abren nuevos frentes, se conocen nuevos datos, se recopilan nuevas declaraciones... y el final se ve más lejano y más difícil. Tan compleja se está volviendo la situación, que genera muchas preguntas. Algunas tienen una respuesta fácil. Otras dependerán del cristal con el que se mire. Pero hay preguntas, muchas preguntas, que merece la pena hacer. Los diferentes medios de comunicación no las van a hacer a menos que convenga a su posición prefijada, pro-Rajoy o anti-Rajoy. La duda ahora es quién tiene las respuestas. Yo no las doy porque no las tengo, pero sí ofrezco datos e impresiones para quien quiere pensar en esas respuestas.


¿Por qué Esperanza Aguirre insiste en que defiende un debate de ideas si el pasado viernes sólo se habían presentado 186 enmiendas a las ponencias del congreso? ¿Cuántas de esas enmiendas proceden de la presidenta de la Comunidad de Madrid y su entorno? En el cónclave de hace tres años, se presentaron 1.400. El debate de ideas en un congreso se hace en las ponencias, lo demás son discursos y aclamaciones.
-
¿Por qué ningún dirigente popular se ha atrevido todavía a presentar una candidatura alternativa a la de Mariano Rajoy? Que si las cosas se están haciendo muy mal, que si falta liderazgo, que si se están cometiendo errores muy importante, que si hay preocupación entre destacados ex dirigentes... Y con ese panorama tan catastrófico, ¿no hay nadie con valor y categoría política para capitanear el rumbo del PP?
-
¿Se tornarán las críticas otra vez en respaldo rocoso e incuestionable si Mariano Rajoy es elegido presidente del PP en junio? ¿Qué tono tendrán las declaraciones a partir del cónclave de destacados nombres populares como Aguirre, Mayor Oreja, Gustavo de Arístegui, Juan Costa y otros muchos? ¿Cuándo estarán diciendo la verdad, ahora que atacan a Rajoy o antes de las elecciones y quizá después del congreso cuando le alaben?
-
¿Cuáles son las razones de quienes están haciendo esas manifestaciones en contra de Rajoy para no plantear esa candidatura alternativa? Porque todavía nadie ha explicado por qué o por qué no está dispuesto a presentar candidatura. Nombres suenan muchos, pero nadie da el paso. ¿Cuando el río suena, agua lleva?
-
¿De dónde sacó Alberto Ruiz-Gallardón los 875.571 votos que le permitieron ser reelegido como alcalde de Madrid hace sólo un año con una aplastante mayoría absoluta (el 55 por ciento de los votos, un cuatro por ciento más que en la anterior cita con las urnas)? Si los votantes del PP, al menos los que más ruido hacen, le consideran un traidor, ¿quién demonios le votó hace sólo un año...?
-
¿Qué lleva a un militante o simpatizante del PP (que hace sólo dos meses le dio su respaldo incondicional, fervoroso y tremendamente crítico con el PSOE a Mariano Rajoy) a manifestarse esta semana bajo la lluvia y entre semana contra el presidente del partido al que votó? ¿Qué ha cambiado en el PP para que el respaldo pétreo e iracundo de los últimos cuatro años se cambie por la manifestación que hasta hace poco tenía como blanco de sus iras y sus insultos a José Luis Rodríguez Zapatero?
-
¿Por qué María San Gil está encontrando este apoyo tan inmenso entre las bases del PP, un apoyo que no tuvieron otros dirigentes populares cuando fueron apartados de la dirección del partido en Euskadi? Los resultados electorales del PP vasco con San Gil al frente no han sido buenos, a veces, analizados fríamente, ni siquiera admisibles para un partido con vocación de gobierno. Pero Mayor Oreja o Carlos Iturgáiz no tuvieron este fervor popular, a pesar de que también eran objetivos de ETA y defendieron principios similares.
-
¿Sigue Rosa Díez considerándose socialista después de haber ofrecido su nuevo partido a todo aquel que se marche del PP por su descontento con Rajoy? Lo del PP se nos presenta como una lucha entre los sectores más conservadores contra la (supuesta y todavía por demostrar) moderación de Rajoy. Son los primeros los que Rosa Díez quiere en su partido. Díez fue candidata en Euskadi del PSE y hoy quiere acoger en su lista a miembros de las listas del PP vasco, rival entonces. No parece que la ideología pinte mucho. Y si es así, ¿entonces qué es lo que importa para compartir un partido político?
-
¿Por qué la renovación que debiera ser normal en un partido que pierde unas elecciones se está convirtiendo en el PP en la mayor lucha por el poder que se ha visto en una formación política desde los tiempos de la desintegración de la UCD? El PP ya vivió este relevo cuando Aznar llegó al poder. La vieja guardia cayó y se rodeó de sus hombres de confianza. ¿Qué tiene de distinto el actual proceso?
-
¿Por qué parece que algún periodista o sucedáneo de periodista tiene mucho más que decir sobre el futuro del PP que su propia militancia? Apenas un escasísimo cuatro por ciento de los afiliados del PP (unos 28.000 en toda España) ha participado en la elección de los compromisarios del congreso, que son quienes tendrán que respaldar a Rajoy como presidente del partido, optar por una candidatura alternativa o, si no la hay, mostrar su descontento con el actual presidente de alguna manera. Y, sin embargo, este tema acapara la atención mediática, sobre todo de los mal llamados líderes de opinión... ¿Qué tienen ellos que ganar en este proceso?
-
¿Qué llevó a Mariano Rajoy a no realizar este proceso de renovación hace cuatro años? ¿Por qué entonces no se puso a trabajar con su gente de confianza ("mi equipo", como dijo él) y decidió seguir adelante con la difícil herencia de Aznar después de haber perdido sus primeras elecciones? Si esta renovación se hubiera producido hace cuatro años, hubiera sido más complicado vivir este ambiente crispado. Pero cuatro años de una política determinada han provocado que se enquiste, que muchos en el PP (dirigentes, simpatizantes y votantes) lo vean como el único camino posible a seguir. ¿Lo es?
-
¿Por qué cuando en el anterior congreso, después de la primera victoria de Zapatero, se lapidó a Ruiz-Gallardón por decir "algo habremos hecho mal" y ahora todos los que entonces le criticaron sí pueden mantener ese discurso? ¿De verdad importan las ideas o será que es más importante quien lanza esas ideas?
-
¿Por qué seguimos permitiendo los ciudadanos que la vida interna de los partidos paraliza el trabajo de la política en este país? Hasta que el PP no tenga un referente asegurado para los próximos tres años, no habrá reunión en La Moncloa entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición o no se podrán dar pasos en los anunciados acuerdos de Estado (será que, por ejemplo, la Justicia ha mejorado mucho desde el caso de Mari Luz o desde la huelga de los funcionarios). El poder en un partido está por encima de los intereses de los ciudadanos.
-
¿Llegará Mariano Rajoy al congreso de junio? ¿Llegará al congreso de 2001? ¿Será el candidato del PP en las elecciones generales previstas para 2012? Esta pregunta sí que tiene hoy difícil respuesta...

2 comentarios:

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

El pp está de capa caída eso m encanta!!!
K sigan, k sigan... jejej

un bsito

dexter dijo...

El problema del PP es que es el único partido que aglutina a toda la derecha de este país, con todo lo que eso significa. Esto se veía venir y tenía que ocurrir tarde o temprano. Lo que pasa es que cuando ha llegado se está dando un espectáculo lamentable. Todas estas serie de puñaladas por la espalda y de luchas intestinas nos dan a entender que a los políticos los ciudadanos les importamos un bledo y que lo único que les interesa es pillar cacho.
Dentro del descreimiento general que me suscita la política la situación me da bastante grima.
Desde una posición de izquierdas, echo bastante de menos en este país una derecha más europea y más moderada. Que me explique ahora Aznar que quería decir con aquello de viajar al centro, porque resulta que quien ahora parecía querer iniciar ese viaje - Rajoy, a quien por cierto él mismo puso donde está- definitivamente estorba.