lunes, mayo 19, 2008

El mito nacido de la incompetencia



Rafa Guerrero es un mito del fútbol moderno. El vídeo que encabeza esta entrada es el nacimiento de ese mito. Y no deja de resultar curioso que sea un mito nacido de una acción incompetente, de un error no de apreciación sino de interpretación. Quizá sea una metáfora deportiva de la mediocridad que triunfa en la sociedad actual. O quizá sólo un golpe de suerte. ¿De suerte? Sí, para Rafa Guerrero. De su error se hizo el mito y hoy se publican noticias sobre su retirada (¿alguien conoce algún otro linier en cualquier parte del mundo que merezca tales honores?), e incluso ha sido protagonista de campañas publicitarias. Lo mismo alguien le echa de menos. Yo no.

Repasemos el vídeo para calibrar la magnitud del error en aquel histórico día. Él ve "penalti y expulsión" (unos compañeros míos en la facultad editaron un fanzine sobre fútbol que llevaba precisamente ese nombre) por un leve manotazo y la caída exagerada de Couto. Vale. Perfecto. Nada que objetar. Si lo ha visto, que lo pite. Pero, al escucharle, uno comprende que no lo ha visto por mucho que insista en que lo ha visto "claramente". Primero no ve la patadita que le suelta Couto a Aguado. Después dice que ha sido "el 6" ("para mí, el 6", dice después con más dudas). El 6 era Aguado y se fue a la calle. El manotazo es de Solana, el número 3. Es gracioso que Rafa Guerrero siempre hable de "el 6" y de "Couto". Qué fácil es saltar a un campo sin conocer a los jugadores del equipo pequeño, por lo visto.

Aún mejora la cosa. Cuando llama la atención del árbitro y le dice lo que (cree que) ha visto, le dice que consulte con el otro linier por si ha visto algo. Primero, es una muestra de inseguridad absoluta y ya se sabe que en el fútbol no se debe pitar algo si no se está seguro de haberlo visto. Rafa no estaba seguro. Intuyó algo y se montó la película. Segundo, es un error brutal. ¿Cómo va a consultar a un linier que está en el centro del campo, a más de 50 metros de la jugada? Y para colmo, duda, junto con el árbitro, Mejuto González, sobre si el balón está en juego y es penalti. ¡Si el balón siempre está en juego en la jugada! Nunca sale por la línea de fondo, la recoge el portero y saca. Luego, ¿cómo pueden debatir si el balón está en juego?

Creo que aquel lejano 29 de septiembre de 1996 fue cuando de verdad empecé a dudar de la capacidad de los árbitros para dirigir encuentros de fútbol al más alto nivel. El diálogo capatado por las cámaras de Canal +, que retransmitió aquel partido en directo (y que recuerdo perfectamente haber visto), forma ya parte de la historia del fútbol español. El error siempre será aceptable (aunque me sigue pareciendo inconcebible que no aprovechemos todas las posiblidades técnicas para reducirlo al mínimo y dejar que los deportistas decidan con su esfuerzo quién merece ganar cualquier competición, sin interferencias ajenas), en el arbitraje como en cualquier otra profesión. Pero lo de Rafa Guerrero no fue un error. Lo dicho, un mito nacido de la incompetencia.

El Zaragoza, que si no recuerdo mal iba por delante en el marcador en aquel momento, acabó perdiendo el partido por 3-5. Aquel era un gran Zaragoza, que poco antes nos había hecho vibrar a todos con su Recopa y aquel glorioso golazo de Nayim ante el Arsenal en la final. Era el Zaragoza de los Esnaider, Higuera, Juanmi, Belsue o Poyet. Vaya, por cierto, mi solidaridad con este equipo por el descenso que se consumó esta jornada. Ayer me vi reflejado en las caras de los aficionados maños y recordé lo que viví hace poco menos de un año con mi Real. Me duele ver a un histórico descender, salir de la élite de esa forma. Ánimo y suerte para la próxima temporada.

6 comentarios:

dexter dijo...

Gracias. Por cierto Aguado escribe ahora para el Heraldo de Aragón, y su columna se llama -no podía ser de otra forma- "Ha sido el 6".

Arual dijo...

Bufff el Real Zaragoza es mi segundo equipo y lo de ayer... bufff... me partió en dos!

El Impenitente dijo...

De segunda se sale. No te preocupes.

El gol de Nayim es de esos momentos que nunca se olvidan. Como el gol de Zamora en el Molinón. Estaréis en horas bajas, pero cuando se ha tenido la fortuna de conocer la felicidad futbolera, se llevan mejor las penas.

Rafa Guerrero y Cañizares: dos grandes vedettes del fútbol español. Las dos dijeron ayer adiós. Mucho me temo que nunca nos libraremos de ellos.

Silvia dijo...

Situación mítica donde las haya... Y claro que no se conoce ningún otro linier aparte de a este, y se le conoce por su metedura de pata, así que más le valía vivir en el anonimato, creo yo...

Bss.

PAblo dijo...

A mi el Zaragoza siempre me cayo simpatico.

Lo de este año ha sido surrealista.

Espero que en el futuro tengan mas suerte con sus dirigentes.

Impacientes Saludos.

Roi Piñeiro dijo...

Hola Juan!
Ya sabes que en este tema no estamos de acuerdo, pero la verdad es que el error de Rafa fue para ponerlo en la calle de inmediato, y sin embargo, de una u otra forma, se "premió" injustificadamente. Veo que acercamos posturas en cuanto al empleo de técnicas modernas (véase tenis o hockey sobre hielo) para evitar errores arbitrales que pueden echar por tierra todo el esfuerzo de uno o varios deportistas. Lo malo de ser árbitro, como en muchas otras profesiones, es que a uno se le recuerda más por un error que por mil aciertos, pero bueno así son las cosas...

Espero con impaciencia dos post: En primer lugar una defensa de las acusaciones que se están realizando a la Real sobre las dichosas primas a terceros ¿existen? ¿están bien o están mal?. Para mi, existen y están bien, pagar a un tercero para que pierda no, pero ¿para que gane? ¿por qué no? (sabemos que todos los equipos lo hacen)

En segundo lugar, post CON SPOILER, sobre esa pedazo cuarta entrega de Indy que algunos afortunados podrán ver antes de tiempo.

Muchos ánimos para el Zaragoza y también para la Real que está cerquita cerquita.

Ciao!