lunes, septiembre 24, 2012

Extra de whisky y viva el vino

En el fondo es divertido. En España hablamos, debatimos, discutimos y jamás nos pondremos de acuerdo en nada que afecte a la política. Habrá quien se queje por los recortes mientras alguna relacione maliciosamente una protesta ciudadana, salga como salga, con un intento de golpe de Estado de hace treinta años. Habrá quien defienda como inevitables las reformas decretadas por el Gobierno de la mayoría absoluta como imprescindibles. Habrá quien crea que esto es una herencia de un presidente del Gobierno nefasto y quien vea al actual como alguien más nefasto todavía. Habrá quien defienda la necesidad de votar como parte del funcionamiento del sistema democrático y habrá quien piense que no vale para nada. Habrá quien considere imprescindible salir a la calle cuando algo no funciona y quien creo que eso, en realidad, no tiene efecto alguno. Habrá quien vote PP y habrá quien vote PSOE. Y habrá, aunque los medios hagan poco caso a esos, quien vote a alguien que no sea ni PP ni PSOE. De todo eso habrá y en nada de eso nos pondremos nunca de acuerdo.

Pero, además de todo, eso, siempre habrá quien esté volando en un Airbus o en un Falcon del Ejército tomando una merienda con jamón ibérico de 190 euros el kilo. Habrá quien se gaste unos 1.000 por vuelo en licores y vino. Habrá quien se gaste otros 1.000 euros, nunca los mismos porque lo que se gasta no se puede recortar, en una cena en uno de esos aviones para él mismo y otros cinco colaboradores consistente en solomillo, rodaballo, siete botellas de vino y diez cervezas (no me salen los cálculos por comensal...; ¿cuenta como delito la borrachera de Estado?) después de venir del fútbol, que no en este caso de una cumbre europea aunque también se hará, por supuesto. Habrá quien haya dado la orden de que haya "extra de whisky" cuando esa persona suba a un avión militar. ¿Y sabéis quien es esa persona? El presidente del Gobierno, don Mariano Rajoy. Le pongo el don delante porque alguien que es capaz de dejar que sea un ministro de Economía anuncie un rescate a la banca por nosécuántosmil millones de euros mientras él se planifica un viaje a Polonia para ver un partido de la selección española en la Eurocopa de fútbol, con semejante menú y una copita de whisky en la mano para...
...cantar gol de esta manera, porque sin duda es un golazo, por supuesto que se tiene merecido que le pongan el don delante de su nombre. Faltaría más que no tuviéramos esa consideración. Los datos los publica Interviú esta semana. Yo no digo más, porque para qué. Si esto mañana está más que olvidado y ningún periodista de este país que tenga acceso al presidente del Gobierno (NINGUNO) se va a atrever a preguntarle si no considera una sublime desfachatez ordenar recortes económicos y sociales que empeoran la calidad de vida de los ciudadanos, que amenazan su salud y que destrozan su modelo de vida y su futuro, mientras sabe que en su próximo vuelo va a tener garantizado, y pagado con fondos públicos de esos que no se pueden recortar o cuyo debate no procede, su jamón de 190 euros el kilo con su copita de whisky "porque no le gusta mucho ir en avión" y así se le pasa mejor el viaje. Y dicho eso, sólo puedo sumarme al debate con el único grito posible que se sostiene con esta situación:

3 comentarios:

Claire dijo...

Yo creo que estas injusticias han existido desde siempre y seguirán existiendo siempre. El que tiene el poder vive muy bien y tiene un paladar exquisito, por supuesto! Es una pena, pero yo creo que tu primera frase es un acierto total: "en el fondo es divertido".
Besos.

El Impenitente dijo...

No te preocupes. Como buen político español que es luego saldrá diciendo que de todo esto se enteró por la prensa.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Claire... y tendría que ser triste que fuera divertido... Probablemente existan siempre, sí, pero me parece importante desenmascarar la desfachatez de quien pide esfuerzos instalado en el lujo.

Impenitente, tardará entonces en enterarse. Porque empieza todas las mañanas leyendo el Marca, como confesó en una entrevista exclusiva en... Marca.