domingo, agosto 07, 2011

Asombrado

Indignados. La palabra de moda. Para ser alguien hoy en día, tienes que trabajar para Paolo Vasile, tener relación con el Real Madrid o el Barcelona, ser político o confesarte indignado. Pues yo no soy nada de eso. Será entonces que no soy nadie. Y como nadie que soy, me voy a crear una nueva etiqueta. Soy un asombrado. Así que, asombrados del mundo, este es un mensaje para todos vosotros, por si acaso estáis aburridos y tenéis ganas de sumaros a esta corriente de opinión que acabo de fundar de buena mañana de domingo, estáis todos invitados. Soy un asombrado, sí. ¿Y cuál es el último y más reciente motivo de mi asombro? Pues los indignados. Lo bueno que tiene esto de los "-ados" es que da el suficiente juego como para que unos hablemos de los otros y viceversa. Igual ahora me convierto en un proscrito para los indignados.

El caso es que estaba yo tranquilamente leyendo la prensa en Internet cuando me encuentro con este artículo en El País. Ya en el quinto párrafo de la noticia tengo motivos de sobra para asombrarme, pero es al llegar al duocédimo cuando el asombro estalla en todo su esplendor. Dice lo siguiente una persona que fue secretario del comité de Legal de la acampada de la Puerta del Sol: "Con la ley en la mano las concentraciones pueden ser ilegales, pero nos basamos en el derecho a la libertad de expresión y a la libre circulación. (...) Si hay que elegir entre ley y justicia, nos quedamos con la justicia". Lo dicho, asombro. Llamadme raro, pero no termino de fiarme de gente que se salta la ley a la torera, que sabe que lo está haciendo y que dice que lo hace por lo que considera justo. ¿Justo para quien? ¿Eso cómo se decide? ¿En base a qué baremos? ¿Y quién lo decide? ¿Vosotros? ¿Existe, de hecho, un vosotros? Porque yo miro las fotografías de las protestas del 15-M y leo en las pancartas reivindicaciones de lo más diferente y, en ocasiones, contradictorio. Por no hablar del ingente número de portavoces que va, viene, desaparece y se nombra otro nuevo.

Cada día que pasa, tengo una sensación más firme con respecto a este colectivo, y no es nada positiva. Creo que el movimiento del 15-M está acercándose peligrosamente a aquello contra lo que dice luchar. Que ya, en unas pocas semanas, se ha viciado de aquello contra lo que dice luchar. En esa misma información de El País se dice que se les dio permiso para mantener el punto de información de la Puerta del Sol a cambio de que iniciaran los trámites para legalizarlo, y no lo hicieron. Es decir, se pasaron por donde quisieron su promesa, supongo que también porque consideraban "justo" que existiera ese punto de información sin necesidad de cumplir con las leyes que sí nos obligan a los demás. ¿Piensan los responsables de este movimiento que todos podemos hacer lo mismo? ¿Me puedo ir yo a poner un punto de información junto al portal de dónde viva alguno de los incontables portavoces de este movimiento para difundir mis ideas? ¿Me lo permitirían? ¿O entonces me dirían que mi puesto de información es ilegal y que les molesta?

La idea de que vivimos en un país en el que cualquiera se siente con el derecho de saltarse la ley que quiera me viene provocando pavor desde hace tiempo, porque está demasiado extendida. Y yo lo criticaré lo manifieste quien lo manifieste, sea un ex presidente del Gobierno preguntándose quién le va a decir a él cuántas copas de vino se tiene que tomar antes de ponerse a conducir o sea un grupo de indignados que dice defender lo justo pisoteando las leyes que quiera y los derechos de otras personas. La justicia es un concepto maravilloso, pero me temo que muy ambiguo. Para algunos puede ser justo echaros a patadas, ya que no atendísteis a razones, de un espacio público que habéis ocupado sin permiso, pero intuyo que eso no os lo habéis planteado. Y ante la ambigüedad de la justicia, tenemos la legalidad. Bienvenidos al Estado de Derecho. Imperfecto, sí, pero Estado de Derecho. Y ahí nos tenemos que plegar todos, porque luchar contra una ley que consideramos injusta no implica quebrantarla tantas veces como queramos. Hay mecanismos de lucha perfectamente legales.

Lo que el 15-M está haciendo es aprovecharse de la manga ancha que se ha tenido con ellos. Se les dejó hacer, y eso les llevó a saltarse más leyes y normas todavía. Es decir, está cultivando su propio nivel de corrupción. Porque la corrupción no es más que eso. Aprovecharse de una situación de poder, "la utilización de las funciones y medios de las organizaciones en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores" como dice la RAE. Lo hacen porque pueden. Porque son una masa. Porque dicen tener la razón. Porque aseguran actuar en nombre de una justicia que ellos mismos han definido y han considerado universal. Y a mí, lo siento, pero ya no me convence. Me alegró que hubiera capacidad de protesta en este país, por difícil que viera su articulación en propuestas o medidas concretas. Pero creo que esto ya no es más que una pantomina. Protestáis, sí. ¿Pero ante quién? Para mí esto ya no es más que un desafío a la autoridad por el desafío a la autoridad. ¿Que os cierran Sol? Habláis de "reconquista". Para mí, ese no es el camino.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Pasas demasiado tiempo entre cuatro paredes, y sin aparente ventilación por lo que veo. A lo mejor, si salieras a la calle e intentaras buscar trabajo encontrarías algún que otro motivo para indignarte.

O tal vez vivas chupando del frasco del “estado de derecho” que tanto defiendes. Y te creas en la obligación de defenderlo no se te vaya a acabar el chollo.

A lo mejor sólo eres un cínico, que sabiendo la inutilidad de los cauces legales para intentar cambiar las normas, incitas a su uso a quienes quieren realmente alzar la voz contra un sistema que les asfixia y les repugna.

¿Qué vías de participación democrática se puede permitir el españolito de a pie? ¿Meter un papelito en una urna cada 4 años para decidir cuál de las dos vomitivas opciones mayoritarias, de un sistema de reparto de escaños nada representativo, van a tratarle como a un súbdito en la próxima legislatura?

Ah, se me olvidaba, también contamos con la “libertad de expresión”. Este es un país libre y somos taaaaan afortunados que hasta podemos crear nuestro propio blog de opinión, que al menos nos concede el derecho a la pataleta mientras la oligarquía dirigente sonríe desde su cómoda atalaya, viendo cómo se alborota la plebe, con la seguridad que da tener la sartén por el mango y el regustillo que queda tras preparar las nuevas normativas y aros por los que dócilmente irán pasando los pobres muertos de hambre a los que hemos convencido de que esta es la mejor forma de organización social posible.

Enhorabuena, gracias por hacernos el juego, te has ganado un azucarillo. Ya puedes descansar y pasar la tarde de domingo disfrutando de tu merecidísima coca-cola, tu bol de palomitas y la interesante propuesta de ocio que ponemos a tu disposición, porque en definitiva nosotros estamos aquí para servirte y defender tus intereses. Tenemos fútbol o la última peli de superhéroes que te infundirá esa necesidad de seguir defendiendo a la patria de esos indeseables, que no saben entretenerse comprando y les da por pararse a pensar. Con lo perjudicial que es pensar. Aléjate de todo el que pretenda introducir una nota de cambio ¡¡¡es peligroso!!! Sólo papá estado sabrá protegerte del MAL. Ven, aún tengo algunas cosas que enseñarte, si eres bueno tendrás un buen regalito, y no te olvides de contarle a tus amiguitos “LA VERDAD” de nuestro inmejorable sistema social. MUERTE AL DISCREPANTE. Pero con humanidad, que no se note que vamos diseminando el gas letal en pequeñas dosis, no se nos vayan a dar cuenta y se rebelen. Que de la experiencia también se aprende.

Pilar dijo...

Siguiendo los (insuficientes / nulos) cauces legales, jamás habría tenido lugar la Revolución Francesa. Y entonces qué?

Anónimo dijo...

madre mía.....ya has creado la polémica ajaj...creo que el que ha escrito el blog tiene toda la razón, y aparte de todo lo que ha dicho yo añado que no me parece bien el uso de la violencia contra la policia o gente de seguridad..me parece perfecto que exista libertad de expresión y la gente manifieste su malestar, pero no es necesario esas escenas que hemos visto atacando a los de seguridad,,,,luego claro, ellos tienen que defenderse lógico...creo que se les está yendo de las manos...y en cuanto al comentario sobre la Revolución francesa...no querrás comparar en pleno siglo XVIII, con un régimen absolutista y tirano al que tenía sometido al pueblo, con la sociedad actual...no sé yo en su día me empapé bien de aquello y te aseguro que aquellos tenía motivos de sobra para armar la que armaron...sólo asi podía haber un cambio radical...que nuestra situación actual no es buena estamos de acuerdo pero no tiene comparación...

abuelitodimetú dijo...

Por qué no tiene comparación la revolución francesa con la actual? Acaso se está pidiendo aquí algo descabellado? No está demostrandose año tras año que esto no funciona? Es normal que el 1% de la población tenga el 90% del dinero del mundo? Sé que son todo preguntas. Preguntas que necesitan respuestas. Este ordenador necesita un reboot porque tenemos instalado un sistema operativo que se ha viciado demasiado. Me parece lamentable que la gente joven sea la más detractora de este movimiento (por suerte también es la que lo impulsa más) Qué no aspiréis a tener un trabajo que os permita trabajar sin preocuparos por llegar a fin de mes (no digo vivir con lujos) por que solo de esa forma uno se puede dedicar a su profesión con compromiso.

Me preocupa también que no preocupen los recortes sociales a los que nos van sometiendo, con lo que costó lograrlos, que nos de igual uqe recorten (por ejemplo) el dinero destinado a centros de acogida de menores porque se está gestionando mal el dinero de los impuestos. Y que nadie se queje de está gestión. Que el ave pare en lugares alejados de la ciudad ( no digo Madrid) Que existan aeropuertos en lo que no puedan volar los aviones. Vivimos en un país en el que está más valorado ser tronista de Hombres mujeres y viceversa que Científico, y creo que eso es culpa también de nuestros gestores. Esos en los que confiamos hasta que nos han demostrado que no se puede que hay que hacer algo, que hay que votar algo distinto pero mientras porqué no quejarnos? Tengo derecho a quejarme como ciudadano! Tenemos derecho a protestar por lo que está mal hecho! Y no solo el derecho diría que como seres humanos tenemos la obligación de no dejar que nos engañen. Si tanto nos justa decir que somos el animal más inteligente demostremoslo y no dejemos que el "jefe de la tribu" sea un incompetente que no merece este puesto.


PD:
Al artículo solo puedo decir que quizás es hora de salir de la caverna y ver que eran las sombras que proyectaba el fuego.

Anónimo dijo...

Completamente con el comentario de Juan, una cosa es expresar la indignación, pero otra es montarla, buscar la bulla y no proponer soluciones. Es decir, montar un partido político, buscar socios y simpatizantes, unas bases legales, un registro de quienes son. Un mínimo, solo un mínimo... pero no, no hay nada, solo voces y pancartas, nada concluyente.
Si el 15 se queda en solo propuesta me bajo del carro, si proponen cosas realistas, se asocian y se forma algún tipo de representación. Serán respetados.

Hastaloshuevos dijo...

Ni un facha habría expresado mejor lo que siente, ni un facha!!

Basta con teclear en youtube "policia infiltrada 15M" para callar al que dice "no me parece bien el uso de la violencia contra la policia o gente de seguridad" y añade "luego claro, ellos tienen que defenderse lógico". No se puede estar más lejos de la realidad...

Hubo un tiempo en que la juventud de este país estaba dormida. Vamos a peor, ahora que algunos despiertan te encuentras que los que siguen dormidos (y adoctrinados por unas leyes que les atocinan) se asombran... dónde vamos a parar dios mío... baja tú y haz algo y manda al Papa al carajo que encima nos cuesta dinero...

Qué asco de país, qué asco de juventud, qué poco sentido crítico. Palomitas y fútbol, eso sí que es importante, a ver quién grita más fuerte a 22 tíos en calzoncillos. Para qué nos vamos a engañar, tenemos lo que nos merecemos.

Cambia de vida, cada vez estás peor.

DESPIERTAAAA dijo...

¿Montar un partido político? ¿Bases legales? A ver si nos enteramos antes de escribir... Es CONTRA EL SISTEMA contra lo que se protesta, CONTRA UNA DEMOCRACIA que no funciona, CONTRA LA MAFIA DEL S. XXI que son los políticos. Vamos a montar un partido político dentro de una democracia y un sistema podrido???

VOTO NULO. REPÚBLICA. REVOLUCIÓN.

Ah, no, no, perdona.... ya me voy a casa, sí, sí, perdón, el 20-N meto mi papelito en la urna y me da un orgasmo democrático que te cagas. Toma, llévate tu ahora mi dinero. Ah no, si no eres tú, si son los bancos...

Ah, por cierto, echad ya de la puta calle a toda esa panda de vagos, delincuentes, violentos perriflautas que me molestan al salir de casa. Además mañana juega el Madrid y la Castellana tiene que estar limpia para recibir a personajes ejemplares como CR7. Hala!! Mira!!! Allí está el de Gran Hermano!!! Biennnnn!!!

Patrocinado por:
PARADOS ASOMBRADOS S.A.
INDIGNADOS CONTRA INDIGNADOS FUNDATION

Anónimo dijo...

Sois muy, muy inocentes, los que creeis que protestando se va a cambiar algo. O se estructura la protesta y se crea una base real y legal o no serán más que X miles de personas destruyendo en vez de crear.
La premisa del 15M es: "Yo voy a protestar contra el sistema, para que se arregle el sistema" ...sencillamente brillante.

Ahora nos vamos a pasar por el forro de los cojones, todas las leyes, unos ciudadanos se saltan los derechos de otros por que así lo han decidido, y que pasa si a los señores del PP les da por instalarse en SOL, por que tienen el mismo derecho que los "indignados". Así no se hacen las cosas, esto es infantil y tiene que madurar para que perdure. Por mucho que protesten los del 15M no se va a arreglar nada, por que no se ha roto nada aquí, sino en el sistema capitalista que rige en el mundo, así que por mucho que grites que no tienes papel de vater nadie lo va a traer si nadie lo ha comprado.

Anónimo dijo...

Vamos a ponernos a ajusticiar políticos y sospechosos en la plaza del pueblo, como en la revolución francesa. Vamos a cortarles las cabezas en público, a ellos y a sus advenedizos, y luego a los sospechos de simpatizar con los políticos, ciudadanos anónimos señalarán con el dedo a ciudadanos anónimos..... y todos sabemos como acabará eso.

Esto es el rio revuelto que esperan los fachas y los salvapatrias, para entrar con virulencia en escena y "salvar la situación".

Trilce dijo...

Creo que es la primera entrada que no comparto contigo, pero me parecen horribles algunos comentarios discordantes que te han dejado. Yo coincido en que los cauces legales son inútiles (porque también hubo un día en que fui la primera en defenderlos), pero me parece lícita tu opinión, y por lo menos la viertes con un respeto que hacia ti parece que no se te tiene.

C.C.Buxter dijo...

Los comentarios que ha provocado tu entrada son bastante reveladores de los puntos oscuros que tiene el llamado movimiento de los indignados. Primero, por la cantidad de anónimos que han surgido: ¿quiénes son los indignados? ¿Cualquiera que se autotitule indignado es un indignado "de verdad", o hay que cumplir con un mínimo de requisitos? Segundo, por la disparidad de criterios: algunos quieren hacer la revolución francesa; otros, que baje el precio de la vivienda; otros, el advenimiento de la III República; otros... Y tercero, por una flagrante contradicción: ¿cómo se puede pedir "democracia real" y, a la vez, repudiar la ley? ¿Sólo es justa la ley con la que estamos de acuerdo? Si los cauces legales no sirven para nada, ¿por qué piden que se cambie la legislación hipotecaria?

El movimiento 15-M tiene algunos méritos indudables, el principal de los cuales es demostrar que hay mucha gente preocupada por la situación actual. Pero quienes se sienten identificados por la etiqueta de indignados tendrían que saber que también ellos están sujetos a crítica sin que eso convierta a quienes no opinan como ellos en fachas o despreocupados futboleros.

Pilar dijo...

Hola, no soy anónima, me llamo Pilar y estoy indignada. Y no, no he dicho que haya que repetir la Revolución Francesa. Sólo puse un ejemplo de que, si se quiere, el poder, el de verdad, lo tiene el pueblo. Pero, vamos, respeto mucho a quien no comparta mi manera de patalear, mi manera de asombrarme ante que el 90% de las riquezas del mundo se reparta entre el 1% de la población; ante que los bancos rijan mi vida; ante que mi trabajo no me permita llegar a fin de mes...

Pd: Sigo sin ser anónima, si acaso Anonymus.

María dijo...

A los comentarios anónimos a los que no se les puede enlazar en ninguna parte, ¿dónde estábais el 22 de mayo?, ¿cambiando el país?.

Esther dijo...

¿Y tú? ¿Escribiendo un blog?

Bueno, ya no soy anónima.

No sólo os falta sentido crítico sino también sentido del humor. Claro que una cosa lleva a la otra. "Comentarios horribles..." dónde vamos a llegar...

Es absurdo seguir con esto; ya os tocará indignaros con vuestra Ley en la mano, con vuestra democracia y con vuestro partido político.

Y sí: el fútbol es el circo; los romanos lo utilizaron para tener entretenido a un pueblo descontento.

Seguid publicando desde vuestras casas y criticando nuestro movimiento. Mientras tanto seguiremos intentando cambiar algo.

María dijo...

Sí, leyendo también. Y votando.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Anónimo 1, siento que no seas capaz de comprender lo poco que me conoces. La libertad de expresión la defenderé siempre y tu mensaje sí parece de muerte al discrepante. Me tratas exactamente igual que como, según entiendo de tus palabras, crees que yo trato al 15-M. Sólo que tú sí desprecias lo que digo y yo no desprecio lo que dice el 15-M. Sólo expreso dudas razonables con las que se puede estar de acuerdo o no.

Pilar, a mí hay cosas de las que dices que también me indignan y me parece estupendo que tú estés indignada y que lo demuestres. Otras muchas que se dicen y que no se dicen también me indignan a mí. Pero también te digo que ni la sociedad ni la legalidad que había en la época de la Revolución Francesa tienen que ver con las que hay ahora. Por eso no acabo de ver clara la comparación. ¿Que hay que protestar? Desde luego. Pero sin guillotina.

Anónimo 2, yo creo que ha habido muchas cosas innecesarias, superpluas e incluso contraproducentes en la forma de protestar.

Abuelitodimetú, no acabo de entender por qué me juzgas con semejante dureza, cuando no sabes si yo protesto o no protesto, si lo he hecho o cómo lo he hecho. Cuando uno habla de un tema, es imposible fijar posición sobre todo. En la vida he dicho, y menos en esta entrada, que no tengas derecho a quejarte (tanto como yo, por cierto), al contrario, mi defensa inquebrantable de la libertad de expresión se extiende también a los que no piensan como yo.

Anónimo 3, se hab lanzado muchísimos propuestas desde el 15-M, muchísimos asuntos de queja, pero comparto lo que dices: no termina de haber concreción. No se dan esos mínimos, y eso me hace desconfiar. Yo estoy convencido de que es un movimiento que tiene mucho que ganar por cauces legales, pero la decisión la tienen que tomar ellos.

Hastaloshuevos, lamento decirte que no tienes ni la más remota idea de quién soy, de lo que pienso o de lo que vivo. Eso sí, te reconozco una cosa: jamás en la vida me habían tachado de facha. Pero ni así tienes derecho a decirme qué tengo que pensar o contra qué tengo que protestar, lo siento.

DESPIERTAAAA, en una República también hay partidos políticos. Y en un mundo justo, fundaciones. Todo lo demás que me dices en tu comentario la verdad es que lo creas tú.

Anónimo 4, una de las cosas que daba a entender en la entrada es que pasaría si otro movimiento distinto al 15-M decide protestar de una forma que no le guste al 15-M. ¿Qué harán entonces? ¿Quejarse de que aquellos actúen al margen de la ley? ¿Pedir protección al sistema que quieren abolir? Esa es la vía peligrosa que siento que se está abriendo.

Anónimo 5, ya ha habido momentos de radicalización contra políticos (lo del Parlamento de Cataluña o lo de Gallardón) y contra la Policía. A mí me gustaría frenar esas cosas antes de que pasen a mayores. Ya veremos a quién acaba beneficiando todo esto...

Trilce, te agradezco, y mucho, tu respeto. Y tu opinión discrepante. Lástima que entre tanto ruido te hayan dejado hablar tan poco. Tu opinión siempre me interesa, ya lo sabes.

C.C.Buxter, efectivamente, hay puntos oscuros y méritos indudables. Sólo que hay demasiada gente en estos momentos, dentro de ese colectivo, que sólo ve lo segundo. Y sin ver un problema, es imposible solucionarlo. Fantásticas tus reflexiones, como siempre.

María, sí que es curioso que el 20-M se perdiera una oportunidad de demostrar la indignación en los términos que algunos defienden. Votaron casi 23 millones de personas en este país y, por lo visto, eso no tiene ningún valor para algunos. Curioso. Tan curioso como que leer o escribir esté perdiendo valor. Muchas gracias por tu comentario.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Esther, perdona, que me he saltado tu comentario sin querer. ¿Qué tiene de malo escribir un blog, que tanto parece molestaros? ¿Por qué la forma de protestar de tu movimiento tiene que ser la única posible? Hay muchas formas de intentar cambiar las cosas. Yo no deslegitimo la tuya, sólo digo que hya cosas que no me gustan. Y estoy en mi derecho. Tú, en cambio, si desprecias mi forma de intentar cambiar las cosas. ¿Por qué?

Pilar dijo...

Venga, que lo explico otra vez, que no ha quedado claro: Revolución Francesa como ejemplo de que, por mucho que se empeñen, si queremos, el poder lo tiene el pueblo. Quién ha hablado de guillotinas, por dios!!!???

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pilar, lo he entendido. Pero estoy convencido de que el pueblo puede demostrar el poder que tiene por métodos legales. Convencidísimo. No pretendía ofender con la alusión a la guillotina, simplemente hacer referencia a que las cosas han cambiado y ahora tenemos otras muchas vías. Lo malo es que parecemos despreciarlas.

Trilce dijo...

Lo de la revolución francesa es peliagudo. Cuanta más historia estudio, más convencida estoy de que todo cambio va acompañado de violencia o sangre. Pocas o ninguna revolución pacífica se me viene a la cabeza, y la mayoría en las que pienso estaban justificadas (aunque posteriormente sus fines se tergiversasen o hubiese otros intereses detrás).

Con el 15-M me pasa algo parecido. Soy una persona absolutamente pacifista (o, más bien, pacífica),pero cuando veo que un puñado de gente salió a la calle pidiendo un cambio en el sistema electoral porque es injusto (no en términos legales, sino populares), que por otro lado es lo que más valor tiene para mí de todo el movimiento este, y no se les hizo caso... a veces es imposible que las entrañas empiecen a arder y acabes deseando que le corten el cuello a alguien o que quemen el parlamento como si Guy Fawkes se hubiese apoderado de nosotros.

Sé que es una opinión controvertida y con muchos puntos flacos, que en una discusion serena pierde toda validez, pero entiendo muchísimo a la gente que la sostiene porque se le quitan a una las ganas de hacer las cosas bien cuando se ve lo que hay por ahí arriba.