sábado, junio 11, 2011

El desafío de Sonia Castedo

Artículo 9.1 de la Constitución: "Los ciudadanos y poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico".

Sonia Castedo, nueva alcaldesa de Alicante: "Lo que las urnas han dicho, no puede modificarse en otros lugares".

El nombre de Sonia Castedo se ha escrito y pronunciado en muchas informaciones relacionadas con el caso Brugal. Con esa frase viene a decirnos que ya es alcaldesa y que los jueces no van a decidir lo contrario, haya o no delitos de por medio. Interesante apreciación de la política la de esta mujer. No acabo de entender cómo es posible que un cargo electo pueda lanzar semejante desafío y que nadie salga para desautorizar esta sentencia. Bueno, sí lo entiendo. Sonia Castedo era la cabeza de lista del PP. A mí no deja de hacerme gracia que la democracia sólo le vale al PP cuando le beneficia. ¿Separación de poderes? Si un juez les investiga a ellos, no. ¿Respeto a los resultados electorales? Si ellos no ganan, no. ¿Acusaciones sin pruebas? En los demás es síntoma de que son mala gente, en ellos de que son defensores de la democracia. ¿Manifestaciones? Sólo las de ellos, que las de los demás son de gente que no es normal, de perroflautas, de rojos peligrosos.

Me asustan frases así. Pero me asusta más que dé igual. Con o sin concentraciones de indignados.

5 comentarios:

Petrarca dijo...

Son unas declaraciones abyectas a las que, lamentablemente, estamos empezando a acostumbrarnos. Para estos sinvergüenzas lo que dicen las urnas supone una patente de corso y no una exigencia de responsabilidad. Es decir, una dictadura democrática.

Claire dijo...

El endiosamiento de algunos políticos.. El espectáculo ó show de la política da más "perlas" que el "Sálvame" y parece que es cierto, que todo da igual. Digan lo que digan, hagan lo que hagan...
Besos.

Trilce dijo...

Es fascinante y terrible la poca vergüenza de algunos... Pero es peor ver que les seguimos votando.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Petrarca, eso es lo malo, que nos acostumbremos a estas cosas. Ojalá la justicia pudiera intervenir...

Claire, pues sí, es tremendo que el nivel del corazoneo más barato sea equiparable al de la política... Madre mía, sólo de escribirlo, ya me he estremecido...

Trilce, no sé por qué pero creo que el término fascinante encaja perfectamente en este fenómeno... Y sigo echando de menos tu blog, ¿eh...?

Sonix dijo...

Lo malo de todo esto es lo que ya habéis comentado, que hay gente que vota a gente que dice cosas así. Y no solo les vota, sino que les defiende a capa y espada. Tremendo.
Y no por criticar estas cosas uno se posiciona como votante de otra, las cosas como son, y esta señora es una sinvergüenza.