miércoles, marzo 03, 2010

Un argumento de tamaño

No es Guillermo Toledo un actor que me entusiasme lo más mínimo. No tengo ningún grato recuerdo de su trabajo como intérprete. Ninguna de sus películas o series me ha llegado al alma o al corazón. Quizá es por eso que no tengo demasiado interés en que, dentro de su libertad de expresión, se moje sobre los temas de actualidad que le de la real gana, sea sobre la situación del Sáhara Occidental o de la Cuba castrista. Pero como yo no dicto la agenda de ningún medio de comunicación, no he tenido mano en que Guillermo Toledo se haya convertido en noticia por hablar de lo segundo para comparar su actitud con lo que hizo por el primer problema en dos casos que algún lumbreras ha considerado análogos. Quizá mi desinterés en lo que pueda decir viene porque no considero que Guillermo Toledo tenga influencia real en el futuro del Sáhara o en el de Cuba, por mucho, insisto, que tenga derecho a decir pública y privadamente lo que le venga en gana de cualquiera de los dos asuntos.

Quizá es que sigo teniendo una ya arcaica concepción de lo que es noticia y de lo que no (no me pongo por encima de nadie ni me cuelgo medallas; simplemente veo cualquier periódico o cualquier informativo y constato que hay multitud de noticas en las que no veo nada noticioso, cosa que hace años no me pasaba), y lamento profundamente que se hable más de lo que dice un actor español sobre la muerte en una prisión cubana de una persona (que, para el caso, me da un poco igual si es un preso político, uno común, un disidente o lo que sea) que de la propia muerte. O de Cuba. O del futuro de Cuba. O de los dirigentes de Cuba. O de la gente que quiere cambiar el destino de Cuba. Eso sería lo esencial de la noticia, del debate y del contraste de ideas. No Guillermo Toledo.

Pero hete aquí que ayer escucho por casualidad un fragmento de una cosa que llaman tertulia (en realidad no lo es; aunque la Real Academia no lo diga, para mí una tertulia implica un debate de ideas, no un akelarre unidireccional de pensamiento único que sólo sirve para alentar a los fieles... o a los extremistas) en una de estas televisiones de bajo coste que se han impulsado en los últimos años, vía concesión político-digital (de dedo, que nada tiene que ver con las nuevas tecnologías aunque su escenario sea la TDT). Criticaban las palabras de Guillermo Toledo, y sustentaban esas críticas en un gran argumento: que la tenía pequeña. Que, vaya curiosidad, tenerla pequeña parecía un rasgo de los actores de izquierdas. Y, claro, no podía ser fruto más que de la casualidad, que no hay regla biológica que sostenga el razonamiento, pero que ahí lo dejaban para que sus espectadores lo tuvieran en cuenta.

Ya me imagino hoy las tertulias en el bar. El tipo más de derechas de cada grupo de amigos o compañeros de trabajo dirá: "¿sabéis qué? Los actores de izquierdas la tienen pequeña". Porque imagino que serán sólo los actores, no dijeron más en la tertulia. Eso sí que es un argumento de peso. O de tamaño. Pero no precisamente de esa parte del cuerpo que están pensando esos tertulianos (palabra que, si no lo tiene ya, dentro de poco tendrá un sentido peyorativo predominante), sino de la materia gris que, dicen, todo el mundo tiene dentro del cráneo. Ya sé que la biología tampoco soporta mi argumento, ya. Pero es que todos podemos usar estos argumentos de tamaño para hacer la demagogia que queramos, ¿no?

12 comentarios:

Jo Grass dijo...

No he estado al quite en esta noticia pero si que he visto la foto de Willy Toledo y algún titular circulando. Lo de sacar de contexto lo que tu llamas no noticiable está a la orden del día y no hace más que desprestigiar esta bonita profesión tuya.¡Qué pena!

María Regina dijo...

Lo que a mí me parece de vómito es que SÍ prestes una desmesurada atención a alguna gilipollez que se haya podido decir en alguna cadena maldita derechosa, y NO quieras prestársela al escupitajo de este hijo de puta sobre el pobre cadáver maltratado de Orlando Zapata, cuyo nombre ni mencionó, redondeando su asqueroso desprecio.

Vomitivo es que mañana mismo algún colega periodista haga una graciosa entrevista a este MISERABLE y, una vez despedido el entrevistado, pase a pedir la eliminación de esas cadenas de baratillo de la TDT.

Porque Orlando Zapata murió por defender la Libertad, incluída la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, claro. Y Libertad de Expresión es lo que peligra muy seriamente, no en Cuba, sino en España. Libertad de Expresión hasta para los fachas, siempre que no hicieran una invitación al genocidio. Libertad para que digan todas las gilipolleces que les venga en gana.

Lo de este mamón del Toledo no ha sido una gilipollez sobre la que tengamos que pasar por encima, HAN SIDO LAS PALABRAS DE UN MALDITO MISERABLE, secundadas directa o indirectamente por otros cuantos que no tardarán en darle cancha, porque, ¿sabes?, se siente agredido por las críticas, que hay que tenerlos cuadraos.

Habrá que hacer algo para que no se venga abajo este delincuente tan común, cada vez más, en la España de ZP.

Y ahora me criticas duramente por mis palabrotas, o me borras, sin más, que crispo, ¡hay que joderse, que crispo!

Noelia Jiménez dijo...

Demagogia. Ésa es la cuestión clave. Abunda demasiado en todos los órdenes, me temo.

Claire dijo...

Comparto contigo que este actor no me entusiasma; de las películas que he visto de él, la verdad es que ni mi acuerdo... osea, que nada. No comento nada más porque me pillas fuera de juego que no sé lo que ha dicho este hombre...
Un abrazo.

Reverendo Pohr dijo...

Será que Toledo es otro líder de opinión, como Belén Esteban, y por ello requiere que otros líderes de opinión dejen constancia del espectacular sentido del humor que tenemos en este país. Los debates políticos aburren y, como cansa estar todo el día criticando a nuestra clase política,supongo que habrá quién se esfuerce en subir el nivel. Ya solo falta esperar a que los guionistas de la película "Spanish Movie" encuentren material suficiente para escribir el guión de "Escribe como puedas", con las mejores y más brillantes demostraciones de ese día a día que debe afrontar el periodismo actual cuando pretende combatir el aburrimiento.

Y hablando de combatir el aburrimiento, ¿este año no hay porra para los óscars?

Greetings

Anna Jorba Ricart dijo...

Sometimiento,terrorismo de estado,represión,tirania,abuso de poder....y un ser humano,prisionero de conciencia, que ha luchado hasta la muerte, en una huelga de hambre por unos ideales...
Ambas cosas me entristecen considerablemente.
Guillermo Toledo...no se quien es.

El Impenitente dijo...

Redundo en los comentarios anteriores. Lo sorprendente es la repercusión que han tenido las declaraciones de Guillermo Toledo. Efectivamente, aquí cualquier mentecato es líder de opinión.

Ahora, si la tiene pequeña entonces la cosa cambia, desde luego.

bebita dijo...

Alberto San Juan no la tiene pequeña!! No en mis fantasías... :P

En la demagogia caemos todos. En darle importancia a lo que no la tiene, también.

Un besote.

Lola dijo...

He entrado en Google para enterarme de la noticia y he leido sobre ella y por lo visto va siempre de lo mísmo, quiere famoseo como sea.
Te doy la razón en que los periódicos de ahora, a veces, sacan noticias que de por sí no son tan importantes y noticiables. Y de esas "cadenitas" de que hablas, alguna vez las ojeo y no son nunca debates, son reuniones de amiguetes todos de la mísma condición. Como está todo Juan...

Scotty dijo...

Pero... ya sabemos que los cojones los tienen las gente de derechas, que son muy machos ellos. El señor César Vidal, por ejemplo, que es quien incidió en ese detalle de la anatomía de los rojos. Seguro que él las habra visto de todos los tamaños y si concluye que son los de izquierdas los que las tienen muy pequeñita, pues se hace adalid de la derechona que es de donde puede sacar buenas tajadas. No, si tonto no es...

´´Saray´´ dijo...

¿Dónde he estado metida yo? Mira que me leo todos los periódicos por la mañana pero no me había enterado de las declaraciones de este tal Willy Toledo que ni sabía que era actor. Me suena de verle la cara cuando pasó lo de Aminatu ¿puede ser?

Lo de Zapata tristísimo :S ¿cuántos años más van a seguir los cubanos padeciendo? nadie mete mano a este asunto de verdad, no veo que ningún gobierno ayude ¡¡qué impotencia!!

Y sobre la libertad de expresión da miedo como se coarta estos días en España. A mi nunca me publican mis opiniones en un periódico por ser totalmente anti-taurina y en un periódico de derechas muy conocido hasta piden el DNI para poder opinar.

Me asusta este país con tantos radicales, tantos obsesionados con la religión (leí que piensan construir un mini-Vaticano en Madrid; espero que haya sido una broma de mal gusto, una inocentada) y tanta gente que no hace nada por cambiar las cosas. Este barco se hunde.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Jo, pues sí, es una pena, pero es uno de los muchísimos males que aquejan al periodismo...

María Regina, creo que me has malinterpretado. No he disculpado a Guillermo Toledo y no estoy de acuerdo con sus palabras. Lo que venía a decir es que me parece más importante hablar de la muerte de Orlando Zapata (no mencioné su nombre de forma deliberada, es una opción como otra cualquiera a la hora de escribir un texto de opinión, no hay mala intención en ello) que de lo que pueda opinar sobre ella una persona que no es parte de ese asunto. Dicho de otra forma, te pongo un ejemplo. ¿Te parece más noticiable la situación de De Juana Chaos en Irlanda del Norte o que un actor norirlandés de ideas independentistas le defienda? No tengo por qué borrarte porque no estés de acuerdo conmigo, creo que aquí tienen cabida opiniones de todo tipo. Lo que no me gusta es que haya insultos. Eso sí crispa, y no las opiniones.

Noelia, pues sí, hay mucha demagogia. Pero creo que quien la utiliza es perfectamente consciente de que lo hace. ¿Tan difícil es que cada cual apele entonces a la ética para que los medios no sean un terreno abonado para la demagogia...?

Claire, pues casi que me alegro de que no te hayas enterado de la polémica. A mí me ha parecido muy superficial y ha tapado el debate de fondo, ese que nunca existe sobre ningún tema, esta vez sobre la situación de Cuba.

Reverendo, el caso es que todo ese bucle interminable que tan bien describes me parece terrible... Y por eso no me cansaré de recordar que es eso, un bucle sin trascendencia, en futuras ocasiones...

Anna, creo que esa es la forma más adecuada de hablar sobre este tema, sí... Pero, por desgracia, no es la más común. Nos detenmos en la anécdota y se nos olvida lo trascendente.

Impenitente, es justo eso, qué fácil se convierte uno en noticia, en líder de opinión o en tipo caristmático. Y yo que pensaba que para eso hacía falta tenerla grande...

Bebita, quién soy yo para negar nada que aparezca en tus fantasías, je, je, je... ¿Y no sería bonito que la prensa fuera capaz de evitar esa demagogia...? Por lo menos una vez, para ver cómo es...

Lola, y es que es triste que hay quien rellene programación así, en lugar de hacer lo que tendrían que hacer: bajarse al bar a mantener esa tertulia con sus afines (si es que sólo les gusta hablar con afines).

Scotty, a mí lo que me asusta es que haya gente supuestamente formada, de la ideología que sea, que acabe recurriendo a argumentos así... y lo haga en serio.

Saray, sí, seguro que le viste por lo de Aminatu, porque ese es el caso con el que se comparaba. Tienes razón, asusta tanto radicalismo que, además, nos exige cada día con más fuerza a todos que optemos por un bando u otro, Me temo que lo del mini-Vaticano no fue una broma, no...