jueves, febrero 11, 2010

Racismo

Esta es la fotografía que ilustrará la portada del número de marzo de la revista Vanity Fair. Son nueve actrices jóvenes que, según la publicación, encarnan el futuro de Hollywood. Sus nombres son Kristen Stewart, Carey Mulligan, Evan Rachel Wood, Mia Wasikowska, Abbie Cornish, Amanda Seyfried, Anna Kendrick, Emma Stone y Rebecca Hall. La semana pasada esta fotografía se hizo popular porque casi todo el mundo se hizo eco de la polémica que, al parecer, suscitó. Según algunos, la foto es racista. ¿El motivo? Que no hay ninguna actriz negra (me perdonaréis que no utilice alguno de esos absurdos y rocambolescos eufemismos tipo "de color" o "afroamericana", que me producen cierta irritación).

Racismo puro, sí señor. Ríete de lo que vivió Sudáfrica en el apartheid, o de la trata de esclavos procedentes del continente africano, o de las revueltas sociales en el Estados Unidos de los años 60, de la lucha del Black Power, de la fundación del partido de las Panteras Negras o de una paliza que pueda sufrir cualquier negro del mundo en cualquier país del mundo a manos de un grupo de blancos que se creen superiores por la gracia divina. Racismo es esta denigrante acción de Vanity Fair: no incluir una negra en una foto. Servidor sólo puede lamentar la endeblez del argumento, endeblez que se ha apoderado del lenguaje cotidiano y del debate sobre todo asunto de mínimo interés, porque ya cualquiera que hable tiene que tener más cuidado de no ofender a nadie (¡qué fácil nos ofendemos!) que de defender sus propias ideas. Así nos va.

Pero dicho esto, veo más detalles interesantes en los que nadie ha profundizado. ¿Quién ha acusado a Vanity Fair de racista? Algunas noticias hablan del diario británico The Guardian. Su director, Alan Rusbridger, es blanco. Otras mencionan a USA Today. Su editor ejecutivo, John Hillkirk, es blanco. Otras hablan de la web Politics Daily. Su editora en jefe, Melinda Hennenberg, es blanca. Y también aparece el nombre de otra web, Jezebel. Su editora jefe es Anna Holmes. Y, sí, también es blanca. Está claro que todos tenemos derecho a indignarnos por los desprecios que sufre cualquier colectivo y que el trabajo de los periodistas es precisamente ese, destapar las injusticias. ¿Pero es normal que una polémica sobre racismo hacia la raza negra la despierten sólo editores y periodistas blancos? ¿Me aceptarían todos estos responsables de medios de comunicación que les acusara de racistas por ser ellos y no un negro (o negra, no me vayan ahora de catalogar de machista...) el que ocupe su cargo?

Empiezo a pensar que las acusaciones (y su posterior difusión en miles de páginas web) sólo tiene tres explicaciones posibles. La primera, que hay un juego de intereses ocultos que ni conocemos ni controlamos, según el cual las distintas cabeceras van generando polémcias de este tipo para que sus fotografías, reportajes y publicaciones tengan publicidad gratuita y, por tanto, difusión y beneficios. La segunda, que los medios de comunicación viven ya casi de forma exclusiva de la bronca gratuita, supérflua y malintencionada. Y la tercera, que como hay rellenar huecos, páginas y enlaces con lo que sea, nos vale cualquier historia para eso, por absurda que sea y aunque no se haya contrastado la información. Igual las tres son verdad y coexisten de forma pacífica. Qué miedo da el mundo de la información hoy en día...

13 comentarios:

La Tilde Perdida dijo...

Bastante absurdo, sí. ¿Por qué? No tendrán otra cosa de la que hablar,o que la polémica da publicidad.

Arual dijo...

Qué tonteria no?

Petrarca dijo...

A partir de cierto número de personas retratadas los fotógrafos deberán plantearse las cuotas. ¿Cuántos negros corresponden por cada blanco? ¿Y cuántos asiáticos por esquimales? Además, alguien debería investigar cuántas lesbianas hay en esa foto y denunciar en caso de que no se respete el porcentaje convenido. ¡Me presento voluntario para la investigación! ^^

Jo Grass dijo...

Es cierto que el racismo es un mal más dveastador que la peste bubónica. Lo digo con pleno conocimiento de causa porque tuve un marido negro y tengo una hija mulata, y podría contarte anécdotas al respecto durante un buen rato pero, lo de la polémica de esta foto de promesas hollywodienses me parece una soberana gilipollez. Como están cayendo las publicaciones es una manera de incrementar la publicidad.

ya lo decía mi abuela: " Se hable bien o mal lo importante es que se hable" Pues, así estamos!

Sonia R dijo...

Vivimos en la era de lo políticamente correcto aplicado de forma inútil y superflua. De "quedar bien" con la paridad en gobiernos y lugares así, y tonterías parecidas. ¿Que no hay una negra? Bueno, pues no. ¿Que igual seguro que hay varias que se lo merecerían más que estas que salen? Seguramente, no lo sé. Pero a fin de cuentas, y como bien dices, ¿por qué hay polémica sobre una revista que en el fondo, no debería importarle a nadie? Si empezasemos a diseccionar contenidos de revistas, no acabaríamos, creo. Parece más maniobra publicitaria que otra cosa.
En fin... es lo que hay.

Claire dijo...

El cine de hollywood que vemos es de blancos así que es normal que las jóvenes promesas sean blancas. A mí, que soy bastante cinéfila, no me viene a la cabeza ninguna joven actriz negra. Blancas, muchísimas. Quizá si yo fuera negra no me haría gracia...
Besos.

C.C.Buxter dijo...

Yo añadiría una cuarta razón: la fe del converso. Precisamente por ser blancos "necesitan" demostrar que no son racistas, incluso antes de que nadie les acuse de ello, ya sea por mala conciencia, ya sea por miedo al qué dirán. Hay que tener en cuenta la gran hipocresía que hay con estos temas en Estados Unidos; hasta hace cuatro días en los autobuses había asientos para negros y para blancos, y esa vergüenza la tienen muy interiorizada.

No sé si lo recordarás, pero hace un par de años despidieron una periodista (blanca), comentando un campeonato de golf, dijo que a Tiger Woods sólo se le podía ganar pegándole una paliza en un callejón y lesionándolo. Enseguida fue tildada de racista (cuando obviamente era un elogio hacia Woods) y al final la cadena de televisión la despidió. Sin embargo, en los últimos meses se han dicho cosas mucho peores de Woods y nadie se ha rasgado las vestiduras, porque ya no era "un negro", sino un marido infiel...

Lo peor de todo es que en España (y en toda Europa) vamos por el mismo camino, y pronto el puritanismo de lo políticamente correcto (esa sutil forma de autocensura) va a acabar ahogándonos a todos. Un profesor de filosofía de mi instituto decía que corría la leyenda de que en Departamento de educación de la Generalitat había un funcionario dedicado a contar cuántas fotos de hombres y cuántas de mujeres salían en los manuales de texto...

El Impenitente dijo...

La dictadura de lo políticamente correcto. La tiranía de las minorías. ¿Y los judíos? ¿Y los amerindios? ¿Y los latinos? ¿Y los orientales? ¿Y los musulmanes? Qué bien queda cogérsela con papel de fumar. Y qué ridículo también.

Noelia Jiménez dijo...

Pero vamos a ver: quizá es que no hay ninguna negra porque entre las que destacan son todas blancas. Y puede que fuera al revés... que dentro de tres años todas las que destaquen sean negras... ¿por qué buscar cuotas también en esto?

Lola dijo...

El otro día recibí un mail en el que comentaban una carta de Zapatero a Fidel Castro en la que el primero casi se ponia de rodillas ante el segundo, para darle coba. La daban por verídica. Yo ya la había leido en ABC, en una crónica no se si semanal o diaria, pues no es el periódico que compro, de Rafael Anson, que se llama "Canela fina". Son crónicas irónicas, de política normalmente.
Me dio mucha rabia que dieran por cierta esa noticia aunque fuera en contra de Zapatero. Este es un ejemplo de los bulos que corren por ahí.
Entre los bulos y los absurdos.... estamos "apañaos". Un beso de Lola

Juan Rodríguez Millán dijo...

Tilde, pues yo me temo que va a ser lo último, que la polémica les sirve para ganar dinero. Triste, pero cierto.

Arual, pues sí, es toda una tontería...

Petrarca, me da que no te van a dejar hacer esa investigación... Esa es la otra parte. Si hubieran puesto una negra, dirían que son pocas. Si el caso es quejarse...

Jo, al escribirlo me estaba acordando de ti (y de Simone). En estos casos, siempre me ha parecido un poco triste que la gente prefiera mala publicidad a ninguna publicidad...

Sonia, tú lo has dicho: si queremos analizarlo todo, en todo vamos a encontrar motivos. Por cierto, desde hace unos días tu blog me da problemas y no he podido dejar comentarios... A ver si encuentro la causa...

Claire, por eso lo decía, que igual a la comunidad negra le puede fastidiar algo. Pero que sólo se quejen blancos me hace sospechar más todavía...

C.C.Buxter, lo del funcionario me ha dejado noqueado, lo de Tiger lo recuerdo perfectamente (y me pareció tan absurdo como esto). Qué malos son los conversos en tantos ámbitos de la vida...

Impenitente, ridículo, muy ridículo. Estoy por buscar la religión de estas actrices. Lo mismo son todas judíos y tengo que quejarme...

Noelia, por desgracia las cuotas ya forman parte de nuestras vidas.

Lola, muy apañados, tú lo has dicho... No conocía ese bulo. Pero es eso, uno más...

Reverendo Pohr dijo...

Vete tú a saber si no se hizo a propósito para que la revista pudiera obtener mayor atención. La prensa gráfica está en constante y dura competencia. Las polémicas, sobretodo las estériles, son una publicidad añadida y gratis.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Reverendo, casi seguro que se hizo por eso. Lo mío es el constante recurso al pataleo y, por lo menos, dejar claro lo que pueda saber que hay detrás.