jueves, abril 25, 2013

La peor profesión del mundo

Dice una consultora de trabajo estadounidense llamada CareerCast.com que el de periodista es la peor profesión de las doscientas, repito, doscientas, que han analizado para saber cuáles son los trabajos más y menos apetecibles en estos momentos. El de periodista ha caído con respecto al mismo informe del año pasado, en el que estaba por encima, atención, del trabajador de una plataforma petrolífera, soldado profesional, granjero y talador de árboles. No me voy a detener en el triste análisis de la comparación con las profesiones mencionadas porque hay más. En su explicación, detallan las razones por las que la de periodista (en realidad hablan de "newspaper reporter" pero imagino que podemos generalizar) es la peor elección que puede hacer alguien que busque una vocación profesional. Y las dividen entre las de siempre y las nuevas.

Entre las primeras están el sueldo ("nunca ha estado terriblemente bien pagado con respecto a otros trabajos"), el estrés ("trabajas con un cierre (...). Sufres el juicio del público") y el horario ("esencialmente, estás de servicio todo el tiempo"). Ahora vienen las segundas razones, las nuevas, las que hacen que sea "un peor trabajo de lo que solía ser". La primera que cita es el menor número de salidas, lo que parece obvio teniendo en cuenta el alto número de medios que se han ido cerrando y los despidos que han vivido los que todavía siguen en pie. La segunda, una mayor demanda de trabajo para cada periodista, porque al artículo en cuestión hay que sumar la visibilidad en las redes sociales, la edición de vídeo o la escritura de un blog añadido. Y la tercera es la incertidumbre, no sólo por el puesto de trabajo de cada uno, sino por el futuro del medio en el que trabajas, si sobrevivirá o cerrará, o si se venderá a un grupo que tenga otros planes.

Así que ya podemos decir oficialmente, con un informe de esos que nos avala, que la del periodista es la peor profesión que hoy en día se puede desempeñar. Y eso que el informe habla sólo de cuestiones que sus autores tachan de objetivas y no se detienen en otras muchas que pueden ser más o menos opinables, como las injerencias políticas y empresariales, los intereses de lobbies y grupos de presión, las insolidarias e imprudentes gestiones de los medios que han realizado muchos de sus mandamases (desde la silla del director o desde la del dueño), el impulso obcecado para convertir el periodismo en la transcripción de declaraciones o en el griterío fanático y tantas otras circunstancias de las que tanto (¿o en realidad tan poco?) sabemos los que hemos pisado una redacción alguna vez.

Y sin embargo, con todos estos problemas, el periodista muchas veces quiere seguir siendo periodista. Ahora nos preguntamos todos por qué y los que todavía sientan ese gusanillo que ayuden como puedan y desde donde puedan a que la profesión siga viva. Viva de verdad.

6 comentarios:

El Impenitente dijo...

Puedes tener consuelo. Tu profesión es la peor del mundo pero todavía existe. Puede ser la peor del mundo. Hay sectores, como el de la construcción, que han desaparecido. Nadie quiere ser periodista. Nadie puede trabajar en la construcción. Y siempre es mejor no querer que no poder.

Doctora dijo...

¿Peor que trabajador de una plataforma petrolífera, soldado profesional, granjero y talador de árboles?, ¿a qué gente le han preguntado?. Vaya tontería.

Speedygirl dijo...

Lo que tenían que hacer es mandar a alguien que explicara este informe a los chavales de los coles que están a punto de decidir la carrera que van a estudiar. Para que si escogen periodismo sepan en lo que se meten. Y es que a las razones que da el informe para nombrarla la peor profesión, se unen unas cuantas más que hacen muy pero que muy difícil conservar el gusanillo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Impenitente, dales tiempo y dentro de nada el periodismo quedará confinado a un hobby en el mundo de los blogs. Pero sí, tienes razón.

Doctora, sí, estos estudios son bastantes tontos en general, no pretendía tomármelo en serio. Pero asusta pensar que trabajos que así, de forma aséptica, vemos mucho más duros, ofrezcan mejores condiciones personales.

Speedygirl, como me dejaran a mí ir a colegios a explicarles a los críos lo que tendría que hacer un periodista igual acabo en comisaría por subversivo. Tenemos demasiadas razones que matan la vocación. Malo.

ElQuintoPuntoCardinal dijo...

El informe puede decir todo eso y más, pero te puedo asegurar, y lo sabes, que cada día hay más personas que deciden estudiar Periodismo. Según el "Informe Anual de la Profesión Periodística" entre 2011-2012 crecieron las matriculaciones un 2.5%.
Puede que muchos se metan allí porque es "fácil", porque tienen un papa o una mama que les puede colocar en un buen lugar o simplemente porque les gustaría dedicarse a ello. A mí me gusta. Y cada día me gusta más pensar que quizá algún día (año) me pueda dedicar a esto.
Sé perfectamente cómo esta todo, sé también cómo han decaído los medios; tengo los pies en el suelo pero no por ello debo dejar de lado mis ilusiones. Y aunque sé que de ilusiones no se puede vivir, vale (demasiado) la pena intentarlo.

Saludos.

Anónimo dijo...

http://donotthinkstraight.blogspot.com.es