martes, julio 03, 2012

Leyenda

El mundo necesita héroes. Los héroes modernos están en la ficción. Pero de vez en cuando alguno aparece en la realidad. El deporte es una de esas actividades que lo tiene todo para ofrecer héroes al mundo. Los míos hoy visten de rojo y las razones están en esas tres imágenes que se han producido con dos años de diferencia. Recuerdo perfectamente haber dicho en una ocasión, hace algunos años, que mi yo futbolero consciente, ese que se generó cuando el niño futbolero empezó a ser consciente de que no se gana sólo con desearlo, daría lo que fuera simplemente por ver una semifinal de un Mundial o de una Eurocopa. Por saber qué se sentía. Era lo que ese yo le debía al niño que llevo dentro, ese que siempre soñaba con ser campeón y que apenas recordaba ya aquella Eurocopa de 1984 en la que España jugó la final. Una semifinal. Daba entonces cualquier cosa por una semifinal. Y de repente me he encontrado con tres. Con tres semifinales. Con tres finales. Con tres títulos.

El mundo no es perfecto y los héroes tampoco lo son. No lo son ni siquiera en la ficción, mucho menos lo van a ser en la realidad. Pero siempre estarán ahí y ojalá nunca nos falten. La selección española hizo realidad el sueño de muchos niños, la mayoría de ellos ya adultos, en 2008. Sólo con aquel título europeo. Pero es que ha sumado dos más. Otro europeo y otro mundial. Se ha llevado por delante a las mejores selecciones jugadores del Viejo Continente. Cada competición se convierte en un reto más, y lo acaban superando. Por azares de los sorteos, nos queda por superar Argentina. Y Brasil. La siguiente Copa del Mundo es en territorio carioca. Quiero un maracanazo propio. Y entonces creo que mi yo futbolístico de selecciones no podrá pedir nunca nada más. Pero ya son héroes. Con sus imperfecciones y en su reducido ámbito de felicidad que sin duda no sirve para curar los males del mundo. Nadie ha hecho lo que ellos han conseguido. Y, por eso, son leyenda.

3 comentarios:

C. dijo...

héroes hay apagando el incendio de Valencia y salvando vidas, ayudando a niños desfavorecidos a cambio de nada, etc. etc. Aunque no sepamos sus nombres.

El Impenitente dijo...

No estaría mal un maracanazo. Nada mal.

Héroes son. Unen y ponen de pie a España como no lo hace nadie. Nos llenan de ilusión y, viendo cómo consiguen los trofeos, nos enorgullecemos de ellos. Héroes hay muchos, es cierto. La mayoría son anónimos. Estos no. Pero no son menos héroes por ello.

Juan Rodríguez Millán dijo...

C., héroes hay muchos y de muchas clases. Hablar de unos no significa excluir a otros, aunque podemos seguir hablando y debatiendo, que ya sabes que me encanta...

Impenitente, ya te he puesto los dientes largos, ¿eh?, je, je, je... Comparto tu visión, ya lo sabes...