lunes, julio 26, 2010

Las fuentes de La Granja

Es una pena que a veces no nos demos cuenta de la cantidad de maravillas que tiene España. Es el nuestro un país con una enorme riqueza cultural y turística, con miles de rincones que conocer y disfrutar. Esa es la sensación que desprende La Granja, en Segovia. Porque allí había mucha gente ayer domingo, pero todo es relativo. En comparación con el espectáculo, me pareció en realidad poca gente la que acudió, a pesar de que desde Madrid es una cómoda excursión. Los jardines son espectaculares y por sí solos ya consiguen que la visita merezca la pena. Pero es que además ayer 25 de julio, al igual que sucederá el 25 de agosto, se pusieron en marcha las ocho fuentes monumentales que completan estos jardines. ¿Y eso es espectacular? ¿Merece la pena verlo? Aunque las fotos no dejan ver ni la décima parte de lo que se experimenta en vivo, juzgad vosotros mismos.

Y ahora os preguntaréis quiénes son estos dos señores... Pues yo os lo digo. Estos, y algún otro que llevaba el mismo uniforme, son los tipos que se encargan de coordinar el espectáculo de juegos acuáticos (para saber el orden en el que se encienden las fuentes, a partir de las 17.30, no hay más que seguir al que lleva una gran bandera española), de dar las órdenes de que se enciendan las fuentes y de que la gente esté correctamente ubicada en torno a las fuentes. ¿Y por qué he puesto esta foto? Pues porque si ellos o cualquiera de sus compañeros os dice que el agua va a llegar hasta el seto, es que el agua va a llegar hasta el seto. No exageran, no. Si te quedas entre el seto y la fuente, es totalmente seguro que viviréis algo parecido a ésta:

Y para qué engañaros, con treinta y tantos grados, uno agradece el agua... aunque venga a traición como vino en la fuente que hay detrás de los dos operarios. Con que os llevéis ropa para cambiaros basta para que podáis disfrutar a tope la experiencia. Iba a deciros que es altamente recomendable, pero no es del todo cierto. Eso sería si visitas los jardines, el laberinto, el estanque, la cueva y el pueblo. Con todas las fuentes mostrando los juegos acuáticos es sencillamente imprescindible.

8 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

espectaculo bonito ...el agua siempre da mucho juego...las fotos dan la idea de lo que fué y lo mejor el broche final del remojon..jajajaja
si hubiera sido en invierno....
Un saludo.

Arual dijo...

La Granja de San Ildefonso es un lugar bellísimo, hace muchos años que lo visité pero tengo un recuerdo muy bueno del lugar.

El Impenitente dijo...

Igual que Arual. Yo estuve hace menos y La Granja me pareció un lugar fabuloso para perderse. Si encima están funcionando las fuentes ya es para quedarse a vivir.

Jo Grass dijo...

No he estado en Segovia nunca, y tampoco en La granja, pero, después de ver lo que nos enseñas, lo tendré en cuenta. Imagino que con el calorazo que está cayendo, resulta superagradable hacer una excursión como esta.

besitos

Lola dijo...

La Granja es un sitio preciosísimo, lo conocí hace muchos años, y ahora con las fuentes será digno de volver a verlo... aunque te mojen. Un abrazo Lola

María dijo...

La verdad que en Segovia además de buen cochinillo, se puede disfrutar de espectáculos como este. Lo de ver las fuentes activas es una oportunidad única. Muy buenas las fotos.

Un beso!

Claire dijo...

¡¡qué bonito!! A mí España me encanta, y es verdad que tiene sitios maravillosos para visitar. Me tomo nota, que este verano lo más probable es que no ande muy lejos.
Un abrazo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Anna, el remojón era casi imprescindible con el calor que hacía...

Arual, bellísimo, sí. Es de esos lugares que es genial ver de vez en cuando.

Impenitente, uno de mis amigos decía que los reyes sí sabían vivir, sí.

Jo, el agua sí que fue superagradable, je, je, je... El sitio es una preciosidad. Apúntalo, que merece la pena.

Lola, ¿verdad que sí es genial? Yo ya tengo ganas de volver, que me ha mandado unos amigos fotos de La Granja con nieve y son maravillosas...

María, nos faltó lo del cochinillo, pero entre el calor y lo que andamos creo que eso hubiera sido nuestra muerte, je, je, je...

Claire, pues si no andas lejos, es un sitio magnífico para pederte unas horitas. Ya me contarás si lo visitas...