martes, julio 13, 2010

Campeones del mundo

España ha ganado el Mundial de fútbol. Campeones del mundo. Esperad, que lo voy a escribir otra vez: campeones del mundo. Y otra más: campeones del mundo. No sé cuántas veces más lo voy a poner por escrito o decir de viva voz para terminar de creerlo, para asumirlo completamente. Para darme cuenta de que aquello con lo que todo crío ha soñado alguna vez es verdad. Porque ahora me acuerdo de aquellos partidos que jugaba de niño con un balón hecho con papel de plata o incluso con una botella de batido de chocolate que era nuestro Jabulani particular (y se movía más o menos igual, vaya...). En aquellos partidos de patio de colegio lo que jugábamos en realidad era la final del Mundial, aquel partido inalcanzable que sólo cobraba forma en nuestros sueños, juegos e ilusiones. Y ahora es real. Es mío. Yo soy campeón del mundo. No he jugado esa final, no, pero he soñado con ella tantas veces que un trocito tiene que ser mío por fuerza. Mío y de todos los que lo habían soñado.

Y ya sé que todo el mundo verá mil veces, un millón de veces, el gol de Iniesta, el tanto que nos da la victoria en la final ante Holanda y el título de campeón del mundo. Ya sé que todo el mundo pensará que eso, y no otra cosa, es lo que nos convirtió en campeones. Ya sé que en los próximos años vamos a escuchar no sé cuántas veces la narración original de ese instante, sea en una cadena de televisión u otra. Pero para cuando Iniesta marcó el gol, yo ya sabía que éramos campeones. Que íbamos a serlo, más bien. Que la Copa no podía tener otro dueño. Que no había más resultado posible que la victoria, fuera en lo que quedaba de prórroga o en los penaltis. Yo ya había cantado otro gol sin que el balón entrara en una portería. Cuando Sneijder, creo que fue él, metió un balón de profundidad a Robben, ya sabía que Piqué no iba a llegar a cortar ese balón. Ya sabía que no iba a llegar ningún otro defensa para cortar la jugada. Ya sabía que en esa jugada se decidía quién iba a ser campeón del mundo.

Llamadme oportunista si queréis, pero ya sabía que Iker la iba a parar. Creo que él también. No sabía si iba a ser una mano salvadora, quizá un pie oportuno, a lo mejor un blocaje en toda regla. Pero sabía que no iba a ser gol. Yo soy portero y, aunque no juegue, siempre lo voy a ser. Tengo ese alma solitaria que hace falta para ponerte bajo los palos con una camiseta distinta a la de todos tus compañeros de equipo. Para mí el momento de la final fue éste. Fue ver ese pie rechazando el disparo de Robben. Ahí ya supe que íbamos a ser campeones del mundo, que no había carambola del destino que nos pudiera arrebatar lo que tenía que ser nuestro. Qué grande eres, Iker. Qué grande es este deporte. Y qué grande es, mucho más, cuando además es justo. Esperad otra vez, que tengo que repetirlo: campeones del mundo. Sí, el escalofrío que me recorre la espalda cuando lo digo me confirma que es verdad. Saboreadlo y disfrutadlo, que es Historia.

7 comentarios:

Sonix dijo...

Qué chulo verlo desde otro punto de vista... estos días se habla mucho de goles, de quién metió tal o cual gol, de que Iniesta nos dio el mundial, etc. Iniesta me cae genial, parece majo, pero está bien verlo desde el punto de vista de "ganar también es conseguir que no nos metan goles"... ya sabes que no soy futbolera pero sí curiosa, y siempre me interesa leer tus entradas porque son muy personales. Me alegro tanto de que esto haya traído alegría a mucha gente, eso es lo que más me ha gustado del Mundial.
Besos!!

(Y por cierto, me da rabia que estos días casi se hable más de cierto beso que de fútbol, que es de lo que se trata)

Claire dijo...

Te doy la enhorabuena, porque sé que lo has vivido muy muy muy intensamente. Yo que no soy futbolera ví el partido y por primera vez, supe que se sentía al ver de verdad un partido de fútbol. Me alegré mucho por la victoria, pero más por la alegría general. Me alegro un montón, por ti, y por todos los que han vivido el Mundial y han sufrido y han sido felices.
Un abrazo.
P.D.: Esa parada fue casi milagrosa ...

El Impenitente dijo...

Pues yo no lo vi tan claro. Y tenía pánico a los penalties. Casillas estaba pletórico, pero no veía a ninguno de los delante capaz de meter alguno. Y Casillas ha ido creciendo conforme fue avanzando el Mundial pues llegó bastante dubitativo.

En fin. Somos campeones. Campeones del mundo. Y yo jugaba delante y marqué ese gol muchas veces. Muchas. Pero ninguno de los que marqué me dio tanta alegría como el de Iniesta.

Anna Jorba Ricart dijo...

¡¡campeoooones,campeooones oeoeoeeeee!!
Vaya chavales,vaya equipo, vaya seleccion, nunca mejor dicho: "selectos", vaya resultado, vaya acontecimiento en la historia para recordar....vaya deportividad, vaya dia ....
¡¡vaya,vaya!!
...y que contenta estoy...

Jose Vte. dijo...

Puedes repetirlo cuantas veces quieras, y pellizcarte si quieres, porque no es necesario que despiertes de un sueño, porque ese sueño ya no existe, ese sueño ya se ha hecho realidad. Todos hemos tenido el mismo sueño que se ha convertido en realidad.
Enhorabuena a todos los que lo hemos soñado y lo hemos visto cumplido

C.C.Buxter dijo...

Cuando Casillas paró el disparo, pensé lo mismo que tú: esta va a ser la típica jugada recuerdas toda tu vida pensando que pudo cambiar el resultado final. Sin embargo, cuando después Villa y Ramos fallaron dos goles cantados, pensé que quizá seríamos nosotros quienes nos acordásemos de esas oportunidades. Y cuando en el minuto 82 Robben se fue otra vez solo hacia Casillas... ¡se me hicieron eternos esos segundos!

Menos mal que ganamos, porque nos lo merecíamos. Además, no hubiese sido justo que la Holanda de los setenta quedase dos veces subcampeona y esta Holanda karateka ganase la Copa del Mundo; fue una gran decepción verles ¿jugar? así. Florentino habrá respirado tranquilo, porque si no seguro que le hubiesen dado el Balón de Oro a Sneijder.

Como adelantó Marca y predijo Inda, España campeona del Mundo de fútbol :D

Juan Rodríguez Millán dijo...

Sonix, muchas gracias por tus palabras, de verdad... Llevo tiempo pensando si hablaba en el blog justo de todas las tonterías de las que se ha hablado. Que si el beso, que si el pulpo... Igual lo acabo haciendo, no creas...

Claire, muchas gracias. Sí, lo he vivido a tope, porque esto es lo máximo a lo que se puede aspirar como aficionado al fútbol. Enhorabuena a todos.

Impenitente, pues aunque hubiéramos ganado la tanda 1-0 con gol de Capveilla, pero ganábamos fijo, ya te lo digo yo...

Anna, es para estarlo, desde luego, Fue algo muy grande que tardaremos en olvidar... si es que lo olvidamos.

José Vte., es bonito eso de que los sueños se cumplan, ¿verdad? Enhorabuena a todos, sí señor.

C.C.Buxter, menos mal que nos lo dijo Inda, sí, que si no mi confianza no hubiera sido tal, je, je, je... Lo de Holanda fue terrible. Y, como dices, hubiera sido muy injusto y triste que ésta hubiera sido campeona y la que jugaba al fútbol como los ángeles no.