domingo, junio 07, 2009

Y pese a todo, he votado

Sí, he votado. Como he hecho en todas y cada una de las elecciones desde que cumplí los 18 años y, por tanto, adquirí ese derecho. ¿Por qué voto? Por eso, por ejercer un derecho que durante tanto tiempo no fue tal. Porque es una conquista política y social de primera magnitud que ahora parece que la gente no aprecia tanto como en los primeros años de la Transición. Porque, en el fondo, me gusta eso de acercarme al colegio electoral un domingo por la mañana y respirar el ambiente de unas elecciones. Porque disfruto viendo como padres y abuelos llevan consigo a los más pequeños para enseñarles, ya desde el principio, lo que supone vivir en democracia. Porque creo que es necesario.

Sí, he votado, pero también tengo que reconocer que ha sido la vez que más me ha costado defender ante mí mismo la obligatoriedad de ir a votar que tengo autoimpuesta. Porque estoy cansado de la política y los políticos que tenemos. Porque cada vez que alguno abre la boca el primer pensamiento que me viene a la cabeza es "a ver qué chorrada dice éste ahora". Porque sus campañas electorales (quizá habría que cambiar el nombre por campañas difamatorias) suponen un despilfarro de dinero, absurdo en los tiempos que corren, al servicio de una carencia absoluta de contenido. Porque me importan un bledo el Falcon, los guardaespaldas de Aznar y los vídeos que unos y otros han publicitado en estas dos semanas. Porque, me digan lo que me digan, hoy no he ido a votar ni a Zapatero ni a Rajoy, tampoco a Camps, no estoy decidiendo un adelanto electoral ni el cambio de líder en el PP, porque no son unas elecciones generales.

Me aburren. Cada día más. Pero voto. El ciudadano político que soy cada día está más confuso. Y mucho me temo que esa confusión va a ir en aumento. Ya se encargarán ellos de que así sea...

8 comentarios:

muchachadeojostristes dijo...

pues yo también he votado, aunque no tenía pensado hacerlo, pero ayer recibí un correo en el que se denunciaba el boicot a un acto de izquierda anticapitalista en Madrid y me encendí, me entró la vena izquierdosa que llevaba un tiempo vacía y fui a votar. Yo tambpoco voté ni por el PP, ni por el PSOE, voté por Izquierda Unida (como siempre). Fui a votar y estoy orgullosa de ello
Me alegra que tú también hayas ido
besitos

El Impenitente dijo...

Un cincuenta y cinco por cien no votó ayer. A alguno debiera caérsele la cara de vergüenza.

Yo también voto siempre, pero no por principios o por ideales. Me parece divertido votar. Es un día diferente.

Totalmente de acuerdo con el despilfarro absurdo de las campañas electorales, con la sucesión infinita de memeces (lo de la Pajín planetaria es de traca. ¿Habrá habido alguna inteligencia en España que no se haya sentido ofendida?), con la vergüenza ajena que uno siente.

En fin, por lo menos creo que por ahora descansaremos por un tiempo.

C.C.Buxter dijo...

Ay, pese a lo que escribí el jueves, al final he cedido y he acabado yendo a votar. Y con qué pocas ganas...

Y ahora los analistas, ¿qué dirán? De cara al exterior, todos habrán ganado, eso por supuesto, pero ¿serán capaces de reflexionar? En el conjunto de España un 55% de abstención, aquí en Cataluña un 63%. Creo que es como para hacérselo mirar...

dexter dijo...

Bueno, yo creo que todo eso que dices está muy bien para unas elecciones generales. Hay que ir a votar, aunque sólo sea por todos aquellos que dieron su vida para que un día pudieramos hacerlo. Esto es otra cosa. Yo no voto, sencillamente porque nadie me ha enseñado qué tengo realmente que votar.

GARRATY dijo...

Mia buelo se tiró 40 largos años sin poder votar. Cuando por fin pudo hacerlo en libertad me confesó que había sido uno de los días más felices de su vida. Desde entonces no dejó nunca de hacerlo y trató de concienciarnos a todos de lo importante que era.

Yo tampoco he dejado de votar nunca desde que cumplí los 18 e, incluso, creo que soy la única persona del país que se alegró de que le designaran para estar en una mesa.

Con los resultados de las elecciones de ayer creo que vamos a tener un otoño e invierno de matraca en plan "marchese señor zapatero", si no al tiempo.

Arual dijo...

Pues yo no fui a votar, pasé de votar, quería contribuir a dar un toque de atención a todos los políticos poniendo mi gotita para alimentar el fantasma de la abstención, pero anoche viendo las noticias me daba cuenta que ni siquiera se habían dado cuenta de nada. Viven en otro mundo. Qué pena!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Muchacha, yo también me alegro de que votaras, ya digo que pese a todo me parece importante que lo hagamos.

Impenitente, pues sí, las cifras asustan. Ganando quien ha ganado no estoy yo muy seguro de que el periodo de descanso sea muy largo...

C.C.Buxter, ya has visto que no, que todos han ganado o perdido poco. Y a nadie le importa la abstención porque "sólo" son unas europeas. Triste.

Dexter, yo creo que debiera ser para todas las elecciones, pero tienes razón: nadie nos ha enseñado lo importante de unas elecciones europeas. Y vamos apañados si la pedagogía tiene que salir de unos medios de comunicación que hablan mucho de apostar por Europa pero sólo saben interpretar los resultados en clave local.

Garraty, estoy de acuerdo contigo, nos esperan meses de asedio al Gobierno. Mal momento para hacerlo, por cierto, pero eso sería otro debate. A mí me eligieron para una mesa justo en unas elecciones que no podía acudir porque trabajaba cubriendo esas elecciones. Ojalá me vuelva a tocar en algún momento, tiene que ser una experiencia bonita.

Arual, yo entiendo la abstención como parte del sistema y entiendo perfectamente tus razones. Pero ya me temía que a nadie le iba a importar el porcentaje de gente que no acudió a las urnas... Es una pena, pero hasta eso es ineficaz en la política que nos ha tocado vivir.

Reverendo Pohr dijo...

Madre mía, veo que casi todos los que votaron el domingo están escribiendo aquí, ja,ja,ja

¿No habeis escuchado el concepto "Abstención activa"? Lo escuche de un importante regidor (y teniente-alcalde) que lo complementaba con la consideración de "personas que no otorgan su apoyo explícito a ningún partido pero indirectamente dan su beneplácito al partido mayoritario"...

Del abstencionista se puede decir "que pena". En cambio, el voto en blanco reduce los porcentajes del resto de partidos, puesto que los porcentajes se calculan sobre "votos válidos", no sobre "votos a candidaturas". A efectos de escaños no afectara... pero menos repercusión tiene no ir a votar.