lunes, junio 15, 2009

El dinero de Cristiano

No pretendo convencer a nadie. Quien piense que es una obscenidad inmoral el dinero que se ha gastado Florentino Pérez para que Cristiano Ronaldo juegue en el Real Madrid y lo que cobrará el jugador portugués, lo va a seguir pensando después de leer lo que este humilde servidor pueda decir. Quien entienda que ese dinero se ha tirado a la basura, lo seguirá viendo igual. Pero escucho, leo y veo, y no puedo dejar de darle vueltas a este asunto porque las posturas parecen en demasiados casos poco coherentes con otros aspectos de la vida y poco consecuentes con lo que se aplica a este caso en concreto y no a otros que, de alguna manera, podrían considerarse análogos. Ya sé que noventaytantos millones es un dineral. Pero también sé que se los gasta una entidad privada que puede hacer con su dinero lo que le venga en gana mientras no quebrante ley alguna. Y eso parece que se nos olvida.

Lo primero es dejar las cosas claras, sin cortinas de humo que nublen la visión. Los más de 90 millones de euros que se va a gastar el Real Madrid en fichar a Cristiano no se han sacado de fondo alguno para combatir la pobreza en el mundo. Es más, creo que no me arriesgo mucho si digo que la alternativa no era fichar al ex jugador del Manchester o destinar ese dinero a causas humanitarias o zanjar la crisis económica mundial (siquiera la de España). ¿A que me lleva esto? A decir con claridad que me parece algo hipócrita y muy demagógico vincular el fichaje de un jugador de fútbol con la situación de cuatro millones de parados. Nada tienen que ver de forma directa. Nada.

Apurando la ecuación económica hasta el final, resulta que el fichaje que ha acometido Florentino Pérez es justo lo contrario de lo que se le acusa. Sería bueno que algún economista serio o algún medio de comunicación riguroso (vale, estos ya no existen, que sea un economista...) explicara los beneficios que tiene un fichaje como el de Cristiano para la economía en general y diferentes mercados en particular. En primer lugar, inyecta dinero en un sector como es el deportivo que pasa por horas bajas. Este verano nadie iba a hacer grandes fichajes porque no hay dinero y sí muchas deudas (reconocidas y ocultas). Ahora, con más de 90 millones de euros en circulación, muchos equipos van a recibir tajada. Y un caso muy concreto para explicar mi razonamiento. De esos millones, puede que alguno caiga en la Real Sociedad, un equipo que está en proceso concursal y que tiene previsto acometer un ERE en septiembre. A lo mejor ese dinero salva algún puesto de trabajo.

No acaban ahí los beneficios económicos de esta operación, puesto que ese dinero llegará al mundo audiovisual (más dinero por las retransmisión televisivas), a la prensa escrita (más periódicos vendidos; incluso en Barcelona), a la industria textil (más camisetas con el nombre del jugador)... y si queremos frivolizar, hasta al sector del ocio, gracias a las noches de juerga más caras que va a tener Cristiano Ronaldo en Madrid. Los bares ganarán más porque la gente se irá a ver los partidos allí, las pizzerías venderán más pizzas para quienes prefieran quedarse en su casa. Va a moverse mucho dinero gracias a este fichaje. ¿No decían que uno de los problemas de la crisis era la caída del consumo? Pues este fichaje va a dinamizar lo suyo el movimiento de capitales.

De vez en cuando siempre sale alguien que dice que los jugadores de fútbol ganan mucho. Y me rebelo ante ese argumento por dos motivos. En primer lugar, porque creo que el futbolista, por mucho que trabaje una hora al día, dos cuando tiene partido, se lo gana. No hay muchos espectáculos capaces de congregar 100.000 personas en un estadio y doce millones (de españoles) delante del televisor, y el fútbol es uno de ellos. Si son los futbolistas quienes generan esos ingresos (seamos serios, la gente no paga una entrada de fútbol para ver a los árbitros), ¿por qué no van a tener derecho a su parte? Los jugadores no están robando, están cumpliendo un contrato laboral como cualquier otra persona y es el mercado el que dicta la cuantía de lo que deben ganar. El problema no está en los que ganan mucho, sino en los que ganan poco, pero nadie se solivianta al leer que un periodista con título universitario y seis años de experiencia cobra 850 euros mensuales. Eso sí es obsceno.

En segundo lugar, rechazo eso de que ganen mucho porque la gente no suele preguntarse lo mismo cuando hablamos de otros profesionales. ¿A alguien le preocupa cuánto cobra una modelo? ¿Un jugador de golf? ¿Un presentador de televisión? ¿Un actor de cine? ¿Alguien deja de ver un programa televisivo o una película porque le parezca obsceno lo que cobra su protagonista? ¿Alguien recibe con recelo o animadversión el anuncio de cosméticos de la top model de turno? Si es la cantidad de dinero lo obsceno, o aplicamos ese baremo a todos o a ninguno. Pero da la sensación de que lo obsceno para muchos es el propio fútbol. Y eso no me parece mal, hay libertad de opinión y de pensamiento, así que allá cada cual. ¿No le gusta el fútbol a quien hace estas críticas? Me parece tan estupendo como que sí les guste el fútbol, es lo bueno de que cada cual pueda elegir con qué se entretiene y con qué no. Pero eso no tiene porqué degenerar en argumentos demagógicos.

Vertiente política, que parece que en todos los fregados se tiene que meter algún político, y además está relacionada con lo anterior. ICV (la Izquierda Unida catalana, vaya) ha llevado este asunto al Congreso de los Diputados. Nada menos. Porque será que el Congreso de los Diputados no tiene nada mejor en lo que emplear el tiempo, claro. El caso es que esta formación catalana (cuánto malpensado hay por el mundo que ya ha relacionado eso con el Barça... ¿o no?) quiere que el Gobierno limite el salario de los deportistas de élite. Vale. ¿Están los miembros de este partido político dispuestos a que los ciudadanos soliciten un limite para el sueldo de los políticos? Porque es posible que, si salimos a preguntar a la calle, encontremos más gente que piensa que son los políticos y no los futbolistas los que no se ganan el sueldo que perciben (salvo que sus equipos pierdan, que eso es otro cantar...).

Si queremos hacer algo así, hagámoslo en serio. ¿Pero quién pone el límite salarial? ¿En base a qué? ¿En qué actividades se debe colocar un tope salarial y en cuáles no? ¿Y por qué parece que no tenemos el mismo derecho a formular nuestras dudas quienes pensamos que es una barbaridad que un eurodiputado pueda ganar 90.000 euros anuales que quienes piensan lo mismo de que un jugador del Real Madrid gane cien veces más? Lo que hay que hacer es vigilar las deudas de los clubes, el dinero negro que puedan mover, y eso no se hace, porque no les deben interesar. ¡Si hasta la Iglesia critica lo de Cristiano Ronaldo! ¿Con razón? Yo creo que no, pero las opiniones son libres.

13 comentarios:

carlos dijo...

me parece acertadísimo todas y cada una de las cosas que dices. ya solo el hecho de pagar tanto dinero por cristiano a generado tantas noticias y debates que seguro que nadie se pierde sus partidos.

Creo que no eres economista, pero el análisis económico que has hecho no lo he visto ni en Expansión ni en Cinco Días, poruqe para saber explicar algo no hace falta ser un experto en la materia.

Enhorabuena a ti y a Cristiano

Arual dijo...

Desde luego y aunque no eres economista tu post es todo sentido común. Mira a mí Cristiano Ronaldo me cae fatal y el Real Madrid no es mi equipo favorito ni mucho menos, bien sabes que soy culé hasta la médula, pero las idioteces que se han comentado estos días acerca del asunto de este fichaje son de lo más ridículas. Y no me extenderé más porque tú lo has explicado perfectamente. Espero que todo esto además de reactivar la economía sirva para que el año próximo haya una liga la mar de emocionante.

INÉS dijo...

Ojalá hubiese más gente en este país capaz de generar tanta ilusión y tanto negocio como hace Florentino Pérez.
Me preocupan más otros agujeros y otras inversiones, menos beneficiosas para todos.
Muy buen post.

C.C.Buxter dijo...

Qué alivio he sentido al leer esta entrada, Juan; según parece, algunos piensan que yo no puedo decir esas cosas porque "claro, como eres del Madrid"...

El fichaje de Cristiano ha batido dos récords: uno, el de dinero gastado; otro, el de hipocresía y demagogia. He llegado a escuchar que "con ese dinero se podría haber construido un hospital para doscientos niños". ¡Maldito Florentino!

Ya sabes que no soy especialmente devoto del "ser superior", pero la inversión en CR7 me parece más que justificada. A las razones que tú aportas, añado una que leí a principios de año: si no recuerdo mal, el 55% de los ingresos del Manchester procedían, directa o indirectamente, de Cristiano Ronaldo. Cristiano no sólo es muy bueno jugando a fútbol, sino también generando dinero; es como el LeBron James del fútbol, vamos.

Por otra parte, como dices, ¿por qué no nos escandalizamos con otras cosas? ¿Qué pasa con los 50 millones de euros que ha costado "Ágora" de Amenábar? ¿Y los cuadros por los que han llegado a pagarse 100 millones de euros? ¿Cuánto dinero mueve el mundo de la moda? O, ya puestos, ¿cuánto pagan -y ganan- las televisiones por los derechos para retransmitir competiciones de fútbol?

Peor me parece el argumento de que estamos en crisis. ¿Sólo es obsceno gastarse el dinero si en el primer mundo estamos en crisis? ¿Si sólo están en crisis los países pobres no pasa nada? ¿No es poco ético gastarse en una videoconsola, un traje o una televisión lo que algunas personas no ganan en uno o dos meses de trabajo?

El fútbol se mueve por la oferta y la demanda, y el hambre en el mundo no es culpa de Florentino. En cualquier caso, he hecho un cálculo rápido: si en España somos 46 millones de personas (más o menos), con que cada una donemos dos euros ya tenemos 92 millones de euros para construir el hospital para niños. ¿Quién empieza la colecta?

El Impenitente dijo...

Te he leído con lágrimas en los ojos. Me he hartado estos últimos días de discutir con tus argumentos y de tildar de demagogos a todos los que se rasgan las vestiduras y hablan de inmoralidad. Me alegro de tu entrada.

Simone B. dijo...

Pues te voy a decir una cosa Juan, yo era una de las personas a las que les parecía un despilfarro el dinero de Cristiano incluso a sabiendas que era dinero privado y por tanto usado como a uno le de la gana, pero me has hecho ver un punto de vista muy diferente con tu artículo.

Puede que sea mucho dinero,(lo es), pero pocos han visto lo que tu me has explicado aquí y tan importante como los beneficios que puede aportar a diferentes industrias como la textil, la prensa o cosas en principio banales como la mayor asiduidad a los bares que no tiene nada de banal.

Asi que te doy mi enhorabuena, porque sólo alguien con un buen hacer y educación a la hora de tratar un punto de vista diferente puede hacer que cambies de opinión.

Excelente artículo.

Saludos;)

Juan Rodríguez Millán dijo...

Carlos, muchas gracias. Seguro que lo que digo contiene muchas inexactitudes, pero es un punto de vista, creo, importante. Que quien sepa de esto le ponga cifras y veracidad.

Arual, tienes razón, además tenemos el beneficio deportivo... A ti como culé a lo mejor te hace sudar más, pero a mí, que miro el duelo Madrid-Barça desde fuera, me encanta la perspectiva de ver fútbol de altísima calidad.

Inés, ese debiera ser otro punto trascendente. Parece que no se miran con los mismos ojos otras inversiones, públicas incluso, que podrían ser más discutibles. ¿Por qué? Cada cual sabrá...

C.C.Buxter, seguro que alguien piensa que yo tampoco puedo decir esto porque soy futbolero, je, je, je... Espectacular la cuenta para el hospital, je, je...

Impenitente, muchas gracias, me alegro yo también de que te haya gustado el enfoque. El problema es la vara de medir, que cambia a conveniencia. Cambia demasiado.

Simone, es toda una satisfacción leer lo que me dices, de verdad. Llega un punto en el que las posiciones están tan radicalizadas en casi todos los aspectos de la vida que uno no espera que de un debate alguien se plantee lo que piensa. Yo intento hacerlo cuando alguien me da razones y me alegra una barbaridad comprobar que tú también lo has hecho en este caso. Así da gusto exponer ideas y que la gente conteste, sea para estar de acuerdo o no.

bebita dijo...

Cristi... qué? Es ese moreno de las abdominales perfectas, no? :P

A ver cuando alguien se atreve a hablar tan alto y tan claro de cómo Florentino ha recuperado el puesto que ahora ocupa...

Un besote.

Reverendo Pohr dijo...

Bueno, Juan, me temo que en este tema diferimos un poco.

Personalmente creo que esa cantidad es una barbaridad porque, aunque es un jugador brillante (aunque su imagen de divo me resulte antipática), creo que está sobrevalorado (el precio no marca un valor real, sinó marca un valor de mercado, susceptible a distorsiones provocadas enormes). También me parecería una burrada si la hubiera hecho el Barça.

Como aficionados más al deporte que al negocio (inevitable) que lo circunscribe, estos números no son sobre los que más nos gusta leer o escuchar.

Tampco coincido contigo de que esto reactive la economía.Me parece un plantemiento con tintes republicanos: unos pocos se llenarán los bolsillos con un gran negocio y una misera parte "compasiva" para unos cuantos más. Seguro que se llenarán bares...de gente que se pasará 2 horas viendo un partido tomando un único cortado o una única cerveza. Poco negocio para estos dueños. Es más barato estar en la calle, con el botellón.

Y sabeis lo que se dice de las estrellas? que no pagan casi nunca en los locales a los que van, así que... el salario a reinvertir en la economía doméstica es relativamente escaso.

Que el BSCH, Caja Madrid o La Caixa concedan esos créditos no me parece mal si la inversión les sale rentable (saben que "alguien" se los devolverá). Pero qué cara van a tener cuando se lo denieguen a pequeños empresarios y otros particulares. Las ayudas del gobierno a los bancos deberían priorizar más a estos potenciales clientes, no?. Los bancos tienen libertad para hacer operaciones rentables y satisfacer a la masa social de un equipo simplemente porque son un amplio mercado... pero que lo hagan con capital privado, no con el público.

... aunque si con el préstamo más intereses de tanto fichaje, estos bancos desarrollan un obra social descomunal, a fondo perdido,y desinteresado, que beneficie a la sociedad en general, entonces cerraré la boca.

Sin embargo, lo que más me jode del tema no esa transación y su vertiente moral en esta coyuntura. Como bien dices, es una adquisición de una entidad privada, que corre a su cuenta y riesgo con una inversión considerable. Pero lo que sí me toca la moral es que nos estén dando la paliza constantemente como si fuera un acontecimiento relacionado con la humanidad. O peor: que sea un tema de trascendencia nacional. En serio, no sé dónde esconderme. No se habla de una simple entidad privada... parece que se habla de un pseudosímbolo nacional (que en Catalunya, el Barça sea un tema cansino no es excusa y además se supone que España es algo más que Madrid, aunque algunos medios autodenominados "nacionales" no lo tengan claro). Parece más un "venganza forofa" que una información objetiva (en la medida de lo posible) de noticias.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Bebita, ese es uno de los grandes problemas del periodismo actual, que perdemos el tiempo en debates estériles y no buscamos noticias de verdad.

Reverendo, bendita discrepancia, aunque creo que en el fondo no discrepamos tanto. Desde el punto de partida, pues los dos pensamos que ese dinero es una barbaridad. Lo que yo lamento es la tergiversación del debate. A mí me encantaría leer sobre los goles de Cristiano, cómo juega, qué puede aportar... pero los medios no se interesan por eso.

Yo creo que algo ayuda que haya buen fútbol para que algo más se consuma. Un dato dereferencia: Anoeta ha perdido siete mil espectadores desde que la Real no se juega nada. Eso es dinero perdido en muchos terrenos. Con Cristiano es lo mismo, pero a lo grande. Ya verás como suben los ingresos en Pay per view, que es lo más cuantificable del fútbol.

En el tema bancario, me pasa lo mismo que con el gasto general. A mí no me molesta que se dé este dinero a un cliente que lo devolverá. A mí lo que me duele es que se ahogue a otros muchos, independientemente de lo que haga el Madrid. Porque no se iba a dar más créditos a pymes si Ronaldo no viniera al Madrid. Lo de la trascendencia nacional, universal o galáctica me fastidia tanto como a ti, creeme. Pero pocos han realizado críticas sensatas y muchos han caído en la demagogia.

Reverendo Pohr dijo...

A pesar del CR7, ese salario no va a ninguna empresa. Va a un particular que, como bien se ha podido ver en prensa, emplea parte de sus recursos en ocio particular del cuál poco se beneficia el ciudadano de a pie. Aunque igual tiene una fundación que entrega dinero a proyectos desinteresados (de Kaka, por ejemplo,tengo la sensación de que parte de su sueldo va a parar a su comunidad religiosa, que, almenos, presta amparo espiritual en países pobres)

Coincido contigo que el tema conlleva mucha hipocresía, aunque se le ha de sumar mucho elemento desinformador. Hipocresía e ignorancia venden una barbaridad. Y para salir de la crisis hay que consumir, no? Vaya plan!!!

Anónimo dijo...

Yo soy economista, y te aseguro que lo que dices es una auténtica barbaridad. Los clubs de fútbol son deficitarios y si funcionasen como una empresa normal de cualquier industria ya estarían en quiebra técnica y cerrados hace tiempo. ¿Acaso crees que es lógico que los futbolistas ganen más dinero que los que generan? Ningún club de fútbol genera suficientes ingresos para mantener sus plantillas, y eso les genera ese déficit.

Después, respecto al factor de arrastre del fútbol es mínimo y muy concentrado. No es lo mismo que Cristiano Ronaldo gane 209 mil euros a que ese mismo dinero sea inyectado a miles de trabajadores de una industria. Es lo que se llama distribución de la riqueza, y no es lo mismo dárselo todo a una persona que generar mil puestos de trabajo directo. Igual que el impacto que pueda tener el "espectáculo" de fútbol respecto a la inversión de esos millones en algún sector productivo. Con 96 millones de € puedes montar una planta industrial que puede generar un impacto directo e indirecto sobre la economía mucho más fuerte.

Por último, te aconsejo que no confundas deseos con realidad. Es poco conveniente hacerlo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Anónimo, perdona que me extienda en responderte, pero me interesa mucho tu punto de vista. Dices como economista que lo que escribo es una auténica barbaridad. ¿Qué exactamente de todo lo que digo? Yo ya proclamo que la economía no es mi fuerte, pero entre mis opiniones hay hechos constatados y constatables, como que los casi 100 millones de euros pagados por Cristiano Ronaldo han revitalizado el mercado futbolístico (y van a salvar a algún que otro equipo de la ruina en la que viven) y que la prensa se ve beneficiada. Es un hecho que se venden más periódicos cuando hay noticias como ésta.

Hay tres cosas que me apuntas con las que no estoy de acuerdo. En primer lugar, un club de fútbol como el Real Madrid con Cristiano, Kaka y compañía sí genera ingresos suficientes para pagar sus sueldos. Otros clubes han decidido instalarse en una riqueza que no tienen y blindan a sus jugadores con sueldos que no pueden asumir, esos son el problema, no este Real Madrid ni el fichaje de Ronaldo. No sé si estarías de acuerdo en aplicar esa frase de que los jugadores no merecen cobrar más de lo que generan a otros sectores productivos.

En segundo lugar, como ya digo en la entrada, no me parece justo utilizar como argumento que con 96 millones de euros se puede montar una planta industrial capaz de generar más empleo y riqueza. Claro que es cierto, pero es demagógico si se dice sólo con respecto al fútbol. Tanta inquina hacia este deporte no parece encontrar salida contra el mundo de la moda, del cine, del espectáculo, de la música o cualquier otro que mueve incluso más dinero para beneficio de unos pocos. Eso es lo que critico.

Y por último, me aconsejas no confundir la realidad con los deseos. ¿A qué te refieres? Yo no soy seguidor del Real Madrid. Yo no gano nada con este fichaje y yo poco voy a contribuir a que se mueve dinero como digo que sí se va a hacer.