lunes, diciembre 02, 2013

Premio Liebster

No me dan los días y tengo abandonado Un mundo peculiar. Tenía que pasar con una agenda tan repleta como la mía, pero en el fondo no quiero. Así que aprovecho la excusa que me da Doctora (de El día de la espectadora y Paso de Twitter) para quitar las telarañas que había ya por aquí. Esta amiga bloggera, a la que he venido siguiendo desde hace ya algunos años y por varios blogs anterior a los dos que tiene ahora y a la que deberíais leer si queréis reíros un rato, me da el Premio Liebster, que se supone que sirve para dar a conocer nuevos blogs. Como tengo esa faceta de búsqueda, lectura y seguimiento algo abandonada, me voy a saltar la tercera de las normas del premio, la de nominar, pero sí voy a plantear esas once nuevas preguntas para que quien quiera pueda hacerlo en sus blogs o en los comentarios.

Las normas, como decía, son éstas:
1. Nombrar, agradecer y seguir al blog que te nominó.
2. Responder a las once preguntas que te han planteado.
3. Nominar a 11 blogs con menos de 100 seguidores y dárselo a conocer.
4. Plantear 11 nuevas preguntas.

Y las preguntas que plantea Doctora, con sus correspondientes respuestas son las siguientes:

1. Si tuvieras que cambiarle el nombre a tu blog, ¿cuál le pondrías?
Puf, pues la verdad es que ni la más remota idea. Lo de poner nombres se me da fatal. Me cuesta mucho y le doy incontables vueltas para al final ni siquiera acabar satisfecho con lo que elijo. Por eso todos mis blogs tienen nombres a los que no termino de verles la gracia, no me parecen redondos ni tan carismáticos como tendrían que ser, pero como son míos les acabo cogiendo cariño. De verdad que ni idea. Así que me seguiré quedando con Un mundo peculiar sólo por no tener que volver a pensarlo.

2. Conoces a tu pareja ideal, te enamoras y el sentimiento es mutuo, pero de pronto un día te dice que en su opinión todos los que escriben blogs son unos gilipollas, ¿qué haces?
Pues, con todo el cariño del mundo, reírme de ella primero y, espero, con ella después. Porque dado que mi identidad bloggera es pública, firmo con mi nombre y apellidos reales y le dedico tanto tiempo a esta tarea, me resultaría imposible que mi pareja ideal no supiera de la existencia de este y mis otros rincones de la blogsfera. Ahora, si me dices que no tiene ni idea y que cree de verdad que todos somos gilipollas... no sé yo si sería mi pareja ideal, ¿no?

3. Entre no volver a escribir un blog nunca o no volver a tener sexo oral nunca, ¿qué elegirías?
Pues como servidor se tiene por un caballero y no habla de ciertas cosas, voy a esquivar muy sutilmente la pregunta. Lo único que se me ocurre decir, para que cada cual interprete y haga las elucubraciones que quiera (que alguien me enseñó una vez que eso del misterio tiene su gracia), sólo diría que la necesidad de escribir nace antes que la del sexo oral y a día de hoy estoy bastante seguro de que también muere después (si es que llega a morir alguna vez).

4. A partir del mes que viene la única forma de escribir un blog es pagar una mensualidad, ¿cuánto es el máximo que estarías dispuesto a pagar?
A día de hoy, cero. La gracia de los blogs está precisamente en su accesibilidad. Y ya hay opciones de pago para quien quiere sacar más de este mundo. Pero puestos a pagar por un blog, para eso prefiero comprar un dominio y montar una página web a lo grande.

5. Aparece un nuevo comentarista en tu blog, parece muy majo y educado, pero acaba todos sus comentarios diciente "Viva España, viva el rey, viva el orden y la ley", ¿qué haces?
Investigo, voy a su blog o busco otros comentarios suyos, veo si es una coña hacia mí, hacia el mundo entero, o si va en serio. Y si va en serio, me preocupo levemente, porque realmente no sé qué ve una persona en mi blog para pensar que ese comentario puede ser adecuado. Pero todo de forma discreta, porque cada cual es muy libre de pensar y/o escribir lo que quiera. Es una de las cosas más bonitas de la libertad. Y no por no estar de acuerdo le voy a impedir escribir a nadie nada mientras lo haga con respeto hacia los demás.

6. Si tu blog empezase a hablarte, ¿irías al psiquiatra o lo aceptarías como un amigo más?
He tenido amigos, y sobre todo conocidos, mucho más raros que mi blog, que cualquier de mis blogs en realidad. Así que lo aceptaría como un amigo. ¿Al psiquiatra? Si no he ido a preguntarle si soy yo el loco viendo lo que han hecho algunas personas a mi alrededor, no voy a ir por algo tan sencillo como que mi blog se ponga a hablar...

7. Se planta en tu casa un inspector de hacienda y te pregunta si tienes un blog, ¿le dices la verdad o lo niegas para quitarte de líos?
Si se planta en mi casa un inspector de hacienda no creo que venga a saludarme, a felicitarme por mi trabajo o por cualquier otro motivo lúdico-festivo. Con lo cual, y con toda la educación del mundo, le preguntaría que por qué motivo le importa algo que está fuera de sus competencias. ¿O acaso este maravilloso gobierno liberal que tenemos ya ha legislado sobre esto también para acabar con otro espacio de libertad más en su triste legislatura de expolios y recortes sin fin?

8. Descubres que tu blogero favorito es en realidad Ana Botella, ¿qué haces?
Lo del psiquiatra de la pregunta 6 sería una opción más que probable. Seguir a Ana Botella sin saber que es ella es motivo indudable para ir a una revisión psicológica, psiquiátrica e incluso espiritual. Una persona tan mediocre no tendría que ser capaz de esconder ni uno solo de sus defectos con una personalidad bloggera secreta. Y si lo intentara y me lo tragara, me sentiría realmente mal conmigo mismo.

9. ¿Si te pagasen 20.000 euros te tatuarías el símbolo de Blogger en el cuello?
No me gustan nada los tatuajes, no me gustan nada las iniciativas publicitarias desesperadas, no me gusta poner precio a las acciones humanas. Así que creo que la respuesta sólo puede ser no.

10. De pronto un día se te aparece la Virgen María, te mira fijamente, te dice "Tu blog es una mierda, colega" y desaparece sin más, ¿qué haces?
Una entrada sobre esa aparición. Porque como ha desaparecido sin más no me ha dado tiempo a decirle que las opiniones son libres y que si cree que mi blog es una mierda lo mejor que puede hacer es dejar de leerlo. Anda que no hay blogs como para perder el tiempo en uno que no se disfruta leyendo, ¿no?

11. Crees que en la blogsfera hay demasiados blogs que hablan sobre...
Nunca hay demasiados blogs sobre nada. Que haya oferta, que haya siempre gente dispuesta a compartir sus ideas, sus pensamientos, sus reflexiones y hasta sus idas de olla, me parece algo terriblemente positivo.

Y vamos con las once preguntas que tengo que plantear, y que entiendo que han que tener alguna relación directa o indirecta con esto de los blogs...
1. ¿Por qué decidiste que tu identidad como bloggero fuera pública o secreta?
2. ¿A quién no le has contado que tienes un blog y te sientes terriblemente culpable por no hacerlo?
3. ¿De qué iba esa entrada que has escrito y no te atreviste a publicar? ¿La tienes todavía en borradores o la borraste para siempre?
4. Te llaman por teléfono para decirte que tu blog les encanta y que están dispuestos a comprártelo. ¿Qué precio le pondrías?
5. Tienes ganas de abrir otro blog. ¿Sobre qué quieres escribir en él?
6. ¿Crees que un blog personal es una forma de desahogo, una forma de encontrar gente afín o ninguna de las dos cosas?
7. ¿Te ha salido mal alguna experiencia de desvirtualizar a un bloggero y conocerle en el mundo real?
8. ¿En qué has cambiado desde que escribiste la primera entrada en tu blog hasta el día en el que has escrito la última?
9. ¿Qué crees que tendría que pasarte para que cerraras tu blog y nunca más volvieras a escribir en él?
10. ¿Qué gadget/herramienta/contenido/tontería añadirías a tu blog que no has podido añadir hasta ahora por la razón que sea?
11. Y para acabar de forma positiva, ¿qué es lo mejor que te ha pasado gracias a tu blog?

Como decía, quien quiera contestar, que se sienta libre de hacerlo.

3 comentarios:

El Impenitente dijo...

Bueno, se hacía extraño tanto silencio, aunque viendo que los otros estaban activos pensé que era sólo cuestión de (poco) tiempo. Aún así me sorprendió que no le hincases el colmillo al tema de Canal 9.

Y buenas respuestas. Una duda. ¿Por doscientos mil euros te harías el tatuaje? ¿Y por dos millones?

Las preguntas también son interesantes. Las he ido respondiendo conforme las leía, pero no sé si las hare públicas, no tanto por pudor como por pudor.

Speedygirl dijo...

A ver si me doy vida en hacer mis preguntas, que me las vais a quitar todas al final jajaja

Doctora dijo...

Gracias por sacar un hueco para hacerlo. Y ya que también pensaste unas preguntas las voy a responder, pero aquí:

1. ¿Por qué decidiste que tu identidad como bloggero fuera pública o secreta?
El nick de Doctora lo tenía antes de abrir blog propio y cuando lo abrí ni me planteé cambiarlo (creo que tampoco hubiera podido). Luego dije mi nombre sin problema porque sé que en mi círculo nadie lee blogs.

2. ¿A quién no le has contado que tienes un blog y te sientes terriblemente culpable por no hacerlo?
A nadie, el 95% de las personas a las que se lo he dicho pasan del tema, así que...

3. ¿De qué iba esa entrada que has escrito y no te atreviste a publicar? ¿La tienes todavía en borradores o la borraste para siempre?
La escribí hace poco, iba a publicarla, pero no me sentí con ánimo de amargar a nadie. La tengo guardada, quizá la publique tras las fiestas.

4. Te llaman por teléfono para decirte que tu blog les encanta y que están dispuestos a comprártelo. ¿Qué precio le pondrías?
Si quisieran comprar alguno de mis otros blogs para publicar un libro me alegraría tanto que dudo que pidiese mucho, me conformaría con lo mínimo. El que escribo ahora tendría poco sentido que lo comprase nadie, porque son mis opiniones sobre cine, dudo que tuviera mucho tirón comercial.

5. Tienes ganas de abrir otro blog. ¿Sobre qué quieres escribir en él?
He tocado tantos palos en mis blogs... me molaría saber manejar bien photoshop, hacer montajes con fotos e imágenes y publicarlas en un blog.

6. ¿Crees que un blog personal es una forma de desahogo, una forma de encontrar gente afín o ninguna de las dos cosas?
Un poco las dos, te desahogas y con suerte encuentras gente que se identifica contigo y te lee y comentan. Ahora bien, si la idea es conocer gente a otro nivel creo que hay medios más rápidos.

7. ¿Te ha salido mal alguna experiencia de desvirtualizar a un bloggero y conocerle en el mundo real?
Lo primero que me juré a mí misma cuando empecé es que no conocería en persona a ningún bloguero y lo he mantenido. Siempre temo que la experiencia sea chunga, no sé por qué.

8. ¿En qué has cambiado desde que escribiste la primera entrada en tu blog hasta el día en el que has escrito la última?
Bueno, he mejorado ortograficamente, ahora escribo mejor en todos los sentidos. En el plano personal, cuando empecé estaba más cerca de los 20 y ahora estoy más cerca de los 30, pero he cambiado poco, yo es que creo que soy la misma desde los 17. Igual ahora me preocupan otras cosas, pero creo que es por la crisis más que por la edad.

9. ¿Qué crees que tendría que pasarte para que cerraras tu blog y nunca más volvieras a escribir en él?
Tengo entradas programadas hasta abril, así que podría estar 4 meses sin escribir nada y seguiría publicándose una entrada a la semana, así que de momento la falta de tiempo no me preocupa, incluso si encontrase trabajo y estuviera ocupada creo que podría seguir manteniendo el ritmo del blog, porque al final son sólo 4 entradas al mes. Supongo que para que dejase el blog mi vida debería pegar un giro, o sea, además de encontrar un trabajo donde echase muchas horas (cosa chunga de momento), tendría que ocupar mi tiempo libre en otras cosas, como echarme un novio formal, tener una casa, hijos... imagino que entonces ya no tendría tiempo, pero vamos, estamos hablando de una dimensión parelela.

10. ¿Qué gadget/herramienta/contenido/tontería añadirías a tu blog que no has podido añadir hasta ahora por la razón que sea?
No es algo que me llame la atención, no me molan mucho los blogs que están plagados de gadgets... antes ponía encuestas de vez en cuando, pero las últimas veces no funcionaba bien y ya no pongo más.

11. Y para acabar de forma positiva, ¿qué es lo mejor que te ha pasado gracias a tu blog?
La posibilidad de escribir y que otra gente te lea, sin los blogs sería imposible y es algo que me llena de orgullo y satisfacción.